martes. 23.04.2024

El bullying es un tipo de violencia frecuente en el ámbito escolar; tiene como actores a los propios alumnos e implica la presencia de conductas de intimidación, acoso, burla, amenaza, descalificación o insultos de unos alumnos (agresores, acosadores) contra otros (víctimas).A diferencia de otros tipos de violencia, no media una provocación por parte de la víctima, además de que existe un desequilibrio de poder entre los participantes.

En general se destaca la falta de apoyo de los compañeros no involucrados. Con respecto a la reacción de los padres al enterarse del problema; en muchos casos sus respuestas varían desde la indiferencia hasta la sobreprotección, no siendo ambas las apropiadas. En cuanto a los factores asociados al riesgo para el rol de víctima, se han señalado diversas circunstancias. En algunos casos se ha identificado la “ausencia literal” de uno de los progenitores como elemento sobresaliente ya que, no favorece el adecuado reforzamiento de la autoestima, la confianza y seguridad en sí mismo y la consecuente adaptación en las relaciones interpersonales

El hecho de que los padres y los maestros reaccionen indiferentemente o hagan caso omiso a su problema, de acuerdo a la percepción de las víctimas, constituye otro factor asociado en la continuidad de este rol. Para algunos expertos la presencia de algún defecto físico constituye un elemento preponderante de riesgo, al igual que factores como la raza, el color de la piel o las creencias religiosas. La percepción de los agresores, de que sus padres y sus maestros reaccionan de manera permisiva ante su conducta agresiva, constituye un incentivo para el reforzamiento de esta. Diversos trabajos han demostrado que el género masculino es un factor de riesgo para el desarrollo de este fenómeno y la implicancia de estos jóvenes en el mayor gusto por programas televisivos y juegos de video violentos implica mayor posibilidad que se generen las mismas.

Los efectos post pandemia

Producto de esta post pandemia y de nuestra realidad psicosocial económica estamos teniendo una sociedad con más respuestas violentas y se han incrementado más este tipo de situaciones;es una ventaja que está más visibilizada esta problemática y los que la viven se animan más a manifestarse.
No podemos dejar de señalar el enorme daño generado en muchas víctimas convirtiéndose en trastornos de estrés post traumáticos con enormes secuelas Una emoción puede crear, literalmente, miles de pensamientos a lo largo del tiempo con las concomitantes conductas derivadas de tal evento, generando aislamiento, dificultades en las relaciones, con enormes temores a repetir esas experiencias. Durante muchos años, diversos pensamientos se van asociando a ese simple suceso.

Es responsabilidad de todos en los diferentes ámbitos estar atentos a estas cuestiones y contribuir a propiciar conductas saludables para forjar jóvenes que puedan generar un eficaz proyecto de vida.

María Bernarda Jorba
Psicóloga

Algunos conceptos sobre bullying