miércoles. 19.06.2024

Desde la Mesa Sindical de Chacabuco manifestamos nuestra gran preocupación y la mayor solidaridad con los trabajadores y las trabajadoras del Sanatorio Chacabuco frente al atropello que vienen sufriendo desde hace más de un año por parte de la patronal y la abrumadora inacción del Gobierno Municipal.
En momentos como este, es menester recordarle a toda la población de nuestro distrito que desde hace tiempo el Sanatorio ya no cuenta con el servicio de laboratorio, guardia pediátrica, ni mucho menos guardia nocturna. Tampoco cuenta con servicio de internación, y solo se venían haciendo intervenciones quirúrgicas simples donde no sean requeridos cuidados intensivos. Es evidente el vaciamiento que desde el plano empresarial se viene generando, con la clara finalidad del cierre del Sanatorio, sumado a la reciente presentación del Procedimiento Preventivo de Crisis.
Los trabajadores y trabajadoras de este efector de salud hace más de un año que no cobran su salario en tiempo y forma. La presentación del Procedimiento Preventivo de Crisis, más el incumplimiento de las leyes laborales muestran la clara intención de cerrar el establecimiento, para que luego unos cuantos vivos lo compren por migajas dejando decenas de familias en la calle. 
Nuestro municipio es conducido por un profesional de la salud, que supo en plena pandemia del COVID 19 buscar ayuda en el Sanatorio ante el posible colapso del Hospital Municipal. Aturde el silencio del Intendente Aiola y de su gabinete, no solo ante la real posibilidad de que 60 familias se queden sin trabajo, sino también ante la chance de que el Hospital se convierta en el único efector de salud de segundo nivel en nuestro distrito. 
Es por eso que desde esta Mesa Sindical nos preguntamos ¿dónde está el intendente de todos los chacabuquenses cuando se da una situación de tal gravedad?, ¿quién vela por el efectivo acceso a la salud de los vecinos y vecinas de Chacabuco?, ¿qué pasa si tantas familias se quedan sin trabajo en un momento tan complejo para el país?, ¿quién absorberá la demanda en materia de salud a la que el Sanatorio daba respuesta? ¿está el Hospital Municipal en condiciones de hacerse cargo?
Estas preguntas parecen no tener respuesta, porque el Intendente Aiola no da la cara. Usó al Sanatorio, eligió exponer a sus trabajadores en plena pandemia, y cuando se necesita su intervención para resolver un conflicto de tal magnitud, no está. Lamentablemente esto es moneda corriente en nuestra ciudad. 
La prioridad para el municipio es otra y no es justamente un Derecho Humano fundamental como es la salud y el trabajo.
Es por esto, que la Mesa Sindical se declara en alerta y movilización.
No vamos a permitir que ningún trabajador se quede sin su fuente laboral y que el pueblo de Chacabuco no tenga la atención en salud que se merece.

Comunicado de la Mesa Sindical: con la salud y el trabajo no se jode