jueves. 20.06.2024

La crisis habitacional en Chacabuco afecta duramente a las familias trabajadoras. Es casi imposible alcanzar el sueño de tener una casa propia, ya que los precios son inaccesibles para aquellos que dependen de sus salarios. Incluso adquirir un terreno resulta complicado debido a los altos precios que obligan a las personas a comprar en zonas alejadas sin servicios básicos. Una opción es alquilar, pero el mercado es regulado por especuladores inmobiliarios que exigen precios exorbitantes superando los $70.000 u $80.000. Otras personas optan por construir detrás de la casa de un familiar viéndose obligadas a hacinarse en lotes cada vez más chicos. Y finalmente hay tomas de terrenos fiscales por la falta de soluciones. Tampoco hay estadísticas disponibles sobre el déficit habitacional, las viviendas desocupadas y los lotes fiscales.  

Quienes ya gobernaron no han ofrecido ninguna solución real. El peronismo entregó lotes para construir viviendas mediante un plan de pago en cuotas. Sin embargo, estos terrenos no cuentan con servicios esenciales y, lo que es peor, no tienen escrituras. El actual intendente, Aiola, prometió inicialmente 272 viviendas en estos terrenos, pero después redujo la cifra a 132. Durante sus casi 8 años de gobierno, no ha construido una sola vivienda. La mayoría de las construcciones no ha pasado de los cimientos, y solo una pequeña parte ha llegado al lintel.

Si la izquierda gobierna, implementaremos un plan masivo de viviendas sociales para resolver de una vez por todas el problema habitacional. Generaríamos loteos de tierras fiscales y expropiando tierras ociosas, otorgaríamos terrenos con varias opciones de planes sociales gratuitos para construir con sus respectivas escrituras. Pondremos una cuota accesible que no supere el 10% del ingreso familiar. El Estado garantizará el suministro de luminaria, agua, gas y cloacas previo a cada loteo. La pregunta más importante es: ¿De dónde sacaremos los fondos? Implementaremos impuestos progresivos a los que siempre ganan: el gran capital agroindustrial local, los especuladores inmobiliarios y de la construcción. Además, estableceremos impuestos progresivos para los propietarios de viviendas ociosas en función de la cantidad de propiedades que posean. El dinero recaudado de la cuota de los lotes y casas se utilizaría para llevar servicios a los nuevos loteos. Finalmente, los vecinos que vivirán en estas casas serán quienes controlen y administren las obras de construcción y servicios para garantizar la transparencia. Sumando la creación de un Banco de Tierras. Estos proyectos generarían cientos de puestos de trabajo en la ciudad, así como una reducción del precio de los alquileres.

Fuera los políticos capitalistas, por un gobierno de los trabajadores y la izquierda.

Antonela Schettino precandidata a concejal - Enrique Chilano precandidato a intendente -

Romina Del Pla pre candidata a vice - Gabriel Solano pre candidato a presidente.

Partido Obrero - Frente de Izquierda UNIDAD

Viviendas: la propuesta del Partido Obrero