• 04:31
  • lunes, 04 de julio de 2022

"La violencia en la ciudad es cada vez mayor"

La concejal por el Frente de Todos, Karina Geloso, presentará hoy un proyecto de ordenanza de su autoría que busca declarar la emergencia en materia de violencia. “Si se está trabajando desde el área de Seguridad, la verdad es que no se ve, porque la violencia es cada día mayor. No se están viendo resultados”, asegura. En diálogo con Cuatro Palabras, Geloso crítica a la gestión de Gobierno por “la carencia en los servicios, la falta de coordinación y de trabajo” y por estar más preocupados “en los resultados electorales que en la acción”. Sobre el Frente de Todos dice: “Tenemos claro el norte y hay mucha hermandad más allá de las diferencias”.

 

"La violencia en la ciudad es cada vez mayor"

-¿Cuál es el diagnóstico sobre la seguridad de la ciudad para definir este proyecto?


-Este proyecto surge a partir de los innumerables hechos de violencia que suceden a diario en nuestra ciudad, pero sobre todo de las demandas de los vecinos. Cada vez que nos acercamos con las bancas a los distintos puntos de la ciudad, nos manifiestan el problema de la seguridad, que viene de la mano de la violencia. Tenemos de ejemplo los últimos días el caso de la directora de un colegio, del corredor nocturno, violencia de todo tipo en las calles, en las plazas. Nos moviliza y nos da fuerza de acción para llevarlo al Concejo, porque la violencia no solo trae consecuencias inmediatas, ya que pone en riesgo la vida, sino que pone en juego el desarrollo futuro, psicológico y social. 
El primer grupo vulnerable son los adolescentes y los adultos mayores, por la seguidilla de asaltos que hubo en la ciudad con casos que llegaron a la violencia física. Ni hablar de la violencia familiar y de género. 

-¿Cuál es el modo de encarar la problemática que denuncian?

-Con este proyecto buscamos declarar la emergencia en materia de violencia, para poder activar los mecanismos que lleven a mitigar la problemática y encontrar soluciones efectivas pero rápidas. 
Si se está trabajando en ese sentido desde el área de Seguridad, la verdad es que no se ve, porque la violencia cada día es mayor. No se están viendo resultados. 
Lo que planteamos es que exista un comité de trabajo en el que participen distintas patas del Estado como el Legislativo, el Ejecutivo; también los profesionales que estén involucrados en la temática, de forma transversal: salud, educación, justicia, derechos humanos. Pero sobre todo, que se incluya a los vecinos como protagonistas, que son quienes padecen esta realidad. Queremos que sea una política municipal, que promueva la participación, y que implique un diagnóstico local, no podemos trabajar solo con programas que vengan de arriba y no tengan que ver con las particularidades que vivimos. 

-¿Cuál es la respuesta de Seguridad a esta situación?

-La respuesta está en los hechos que ocurren. No hay resolución de los conflictos, las consecuencias son cada vez mayores. Los vecinos no son escuchados, se actúa cuando el hecho sucedió y para paliar no alcanza. La escucha debe ser previa, preventiva. Y no está sucediendo. Muchas veces, las mismas decisiones que toman generan más hechos de violencia. Hemos visto accidentes provocados por algunas medidas que se tomaron. 

-¿Cómo es la dinámica de las bancas en los barrios?

-Era una promesa de campaña que estamos llevando a la práctica. La experiencia es muy positiva, la gente se acerca porque el Concejo dejó de trabajar de cara a la gente. Es un puente, y son muchos los pedidos, situaciones muy puntuales, urgencias de distintas familias, pero también problemáticas barriales. Desde ahí surgen la mayoría de los proyectos que presentamos semana a semana. El mejor diagnóstico de la realidad, es la calle, es el contacto con los vecinos. 

-El Frente de Todos pareciera consolidado más allá de diferencias internas nacionales, ¿cuál es la realidad?

-El Frente está unido, superamos esas hostilidades y nos enriquecemos con la impronta de cada uno. Tenemos claro el norte y sabemos cuál es el camino. Hay mucha hermandad más allá de las diferencias, que también tienen que ver con cimbronazos que sufrimos de afuera: la pandemia, la deuda con el FMI, la guerra que viene a sumar en ese impacto. Si no estamos unidos, no se puede construir nada. Por ahora, tenemos metas conjuntas, y celebro que estemos trabajando así. 

-Teniendo en cuenta el final de la última elección legislativa, ¿cómo llega el oficialismo local y cómo el Frente de Todos al 2023?

-Nosotros trabajamos desde lo constructivo, desde la generación de proyectos y para la mayoría de la población. Es una postura difícil porque genera más hostilidades que cuando se busca el voto de odio como lo hace el oficialismo. Tienen latiguillos críticos que apuntan al desgaste, atacan a lo personal sin fundamentos. Estamos seguros de que lo que vamos a lograr es genuino, a través del contacto con los vecinos y trabajando por ellos, con las herramientas que da la política para mejorar la calidad de vida de la comunidad. El camino todavía es largo, y hay mucho trabajo por hacer de cara al 2023. 

Los vecinos no están contenidos, nos hablan de carencia en los servicios, falta de coordinación y de trabajo. No visibilizan los problemas, están más preocupados en la foto, en los resultados electorales que en la acción.