martes. 28.05.2024
VIOLENCIA DE GÉNERO: 50 DENUNCIAS AL MES

“Nos queda mucho por hacer”

Esta semana, desde el Observatorio de Femicidios “Adriana Marisel Zambrano” -dirigido por La Casa del Encuentro- publicaron el informe que da cuenta de los femicidios que hubo en nuestro país desde el inicio del 2023: en los últimos cuatro meses hubo 116 víctimas de violencia de género. Se produjeron 101 femicidios, 2 trans/travesticidios y 13 femicidios vinculados. Diario Cuatro Palabras dialogó con la secretaria de Desarrollo Social, Laura Marchesse, y la directora del Área de Género, Verónica Alessandro, sobre el abordaje de la problemática en nuestra ciudad, donde se registran alrededor de 50 denuncias por mes, casi dos denuncias al día demuestran la gravedad de la situación local. 

Alessandro y Marchesse
Alessandro y Marchesse

Tal como se puede observar en el estudio, la Provincia de Buenos Aires es donde más casos se contabilizaron, llegando a 35 femicidios. Desde la Casa del Encuentro también emitieron un comunicado donde destacan el rol del Poder Judicial, “que tiene la obligación de escuchar y proteger a quienes denuncian situaciones de violencia” ya que, un 15% de las mujeres asesinadas habían realizado previamente la denuncia. Y de ellas, un 5% ya contaba con una perimetral como medida cautelar.  De estos datos se desprende la incógnita acerca de porqué el 85% de las mujeres restantes que fueron asesinadas no realizaron la denuncia, si acaso no se sienten protegidas ante medidas que no se cumplen, agresores que no son monitoreados, “habilitando indirectamente a los femicidios”, cuestionan. 


El espacio para trabajar sobre esta problemática surge en el año 2016, cuando el gobierno de Mauricio Macri debía, por la demanda del colectivo de mujeres, cumplir con su compromiso asumido de crear dependencias nacionales y municipales. Fue a partir del año 2020, desde la creación del Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidades que las áreas dejaron de ser “de las mujeres” para avanzar hacia un abordaje integral. Tal como explica Marchesse, “desde el año pasado, tenemos el Área de género -con Masculinidades y Diversidad- además del Hogar de Protección Integral (HPI)”. Esto permitió también contar con un presupuesto provincial, aparte de la partida municipal. 

 

“Nunca algo no se realizó por no tener presupuesto”

 

Al ser consultadas sobre la polémica de las partidas asignadas al área de género, Marchesse expresa, “Nosotros en la Secretaría de Desarrollo Social tenemos partidas asignadas, las áreas de masculinidades y los nuevos proyectos se hacen en acuerdo con el Ministerio, ellos se ocupan de la bajada del pago de profesionales e inversión inicial para ponernos en marcha”. 

 

Asimismo, destaca “Nunca algo no se realizó por no tener presupuesto. Las partidas son móviles, se pueden asignar nuevas partidas, el presupuesto , tal como lo dice la palabra, es pre-supuesto, es lo que pensas que podes necesitar o que va a ser una prioridad. Por ejemplo, respecto al HPI -Hogar de Protección Integral- no podemos establecer de antemano a cuantas personas vamos a alojar en todo el año pero nadie se queda afuera por falta de presupuesto, todo lo contrario. Ante la duda, se usa, si hay que utilizar un remis, ante la duda se usa. Nunca hay un recorte presupuestario y por eso determinamos que el área tenga guardia 24 hs, es un cambio de paradigma en la atención, ya no tienen que esperar a las 7 am del lunes a que abra la oficina si tuvo un problema a la noche ”. 

 

“El taller de masculinidades no es de carácter obligatorio”

 

Para Marchesse, el área de masculinidad “es de los espacios más enriquecedores” ya que aborda, directamente, la prevención. Más allá de su funcionamiento, remarca el hecho de su cuestionada creación “al nivel de política publica nos falta que se termine de comunicar o de entender”. 

 

Alessandro explica la dinámica del taller, que consiste en un grupo de diez hombres con denuncias por violencia, que realizan aproximadamente diez encuentros donde problematizan su conducta. “Recibimos cerca de cuarenta oficios mensuales pero asistir al taller no es de carácter obligatorio, nosotros trabajamos con adultos, por lo tanto, ya sea el caso de una mujer o de un hombre, se trabaja desde la voluntad”, expresa la directora del área, y agrega “tenemos un equilibrio difícil de lograr pero no imposible. El juzgado manda a los hombres al espacio de masculinidades, ahí nosotros recogemos el guante, no es obligatorio porque la ley no lo establece asi pero la Jueza en función a esa adherencia o no va a determinar las medidas en el caso. Siempre le digo a las chicas del equipo que el objetivo es lograr que vayan por el problema que tienen y para trabajar sobre eso y no por obligación”. 

 

Según Marchesse, “Se trabaja un montón pero es un problema que por algo está en la agenda mundial, es de alta gravedad, acá el trabajo es silencioso, invisible, cuidado y articulado”.

 

Dos denuncias de violencia de género por día 

 

Los números, tanto en nuestra ciudad como a nivel provincial y nacional, hablan por sí solos. Veronica Alessandro destaca que, desde su entrada al área, buscó la manera de sistematizar toda la información que recibían para generar estadísticas, lo cual “es importante porque es la base para pensar la política publica, tenemos que abordarlo sino siempre se siente como que estás detrás de la zanahoria. Eso nos llevó a pensar que sucede con el hombre y a crear el área de masculinidades”. 

Todos los días, la Comisaría informa las denuncias recibidas el día anterior, se trata de alrededor de 50 denuncias por mes, casi dos por día, de las cuales más de la mitad luego se derivan al Área de Género aquellos casos sobre los que se considera, desde el Juzgado, que se tiene que intervenir.

 

El mes pasado, hubo un cambio en la Fiscalía, con un juez subrogante, que impactó en los números. “Se derivaron muy pocos casos en comparación a meses anteriores, cuando pasan estas cosas, se modifican los criterios y eso se notó”. Otras cuestiones a tener en cuenta a la hora de leer las estadísticas, son aquellas situaciones que Alessandro determina como “el termómetro social que hace que las mujeres denuncien mas, no que la violencia no exista, eso está, pero sí que se animen  a denunciar” como puede ser un caso de femicidio de alto impacto en los medios de comunicación. 

Por otra parte, aclara que “a todas las denunciantes se las contacta, después con los oficios se hacen los seguimientos, si la mujer necesita estar acompañada mas alla de tener o no oficio, se trabaja igual”.

 

La cuestión económica no es un tema menor. El área también es un dispositivo parte del Programa Acompañar, una iniciativa desde Nación de ayuda económica para mujeres y personas del colectivo LGBTI+ que sufren algún tipo de violencia de género. Según la directora del área, “este programa obviamente tiene sus requisitos, es para casos de alto o altísimo riesgo”. 

 

“Nos queda mucho por hacer, tenemos que seguir construyendo”, finaliza Laura Marchesse. 

 

“Nos queda mucho por hacer”