martes. 23.04.2024
ENTREVISTA A JULIÁN DOMINGUEZ

"En esta elección se discute si es Massa o Macri"

Tras un vertiginoso cierre de listas del oficialismo, el exministro de agricultura de la Nación, firmó como primer candidato suplente en la lista de senadores nacionales de Unión por la Patria. Julián Domínguez asegura que hace tiempo sus objetivos están lejos de volver a ser legislador y que sus esfuerzos los vuelca en el gremio automotriz y en su compromiso con treinta y tres gremios industriales que coordina. En diálogo con Frecuencia Electoral (Radio Ultra FM 98.9),el exintendente habla de su rol como docente, la propuesta de la UTN Chacabuco y asegura que en esta elección se discute “si es Massa o Macri”

julian
julian

-¿Cómo transitaste el anuncio de la precandidatura de Sergio Massa mientras acompañabas a Wado de Pedro en su instalación mediática? Después de esas horas, ¿analizaron hasta qué punto la política le habló a la política y no a sus bases?

-Con Wado veníamos trabajando hace mucho tiempo. De hecho, en el 2015 es el candidato a vicegobernador que yo le había pedido a Cristina y que en ese momento no autorizó. Nos une una relación de afecto, de amistad, y de visión del peronismo. Defendemos las mismas cosas, creemos en los mismos valores. Estaba convencido de que una buena fórmula era la de Sergio Massa con Wado de Pedro, después obviamente el programa tomó el formato que tomó políticamente. Lo de Sergio no se resolvía, lo demás se hizo público. La fórmula representa al conjunto de las fuerzas que integran la coalición, es la mejor manera de hacer una propuesta electoral competitiva para ganarle al macrismo. Hoy, como está presentada, la opción es Massa o Macri. Entonces es una clara convocatoria a definir en qué lugar uno va a tomar posición en los próximos años. 

 

-Durante los días de mayor efervescencia se te nombró para que ocuparas distintos lugares en las listas, finalmente sos precandidato a senador suplente, ¿cómo lo viviste?

-No está en mis objetivos desde hace tiempo largo ser legislador. de hecho, el tercer lugar lo ocupa un hombre de una organización en la que hace mucho vengo trabajando que es Manrique, y me pidieron que acompañe y con mucho gusto lo hago. Es nuestra provincia, nuestra identidad política, pero despojado de cualquier aspiración electoral personal. Sí quiero ser parte de la Argentina de la industrialización, que va a despegar, pero con un sentido patriótico, nacional, de defensa de desarrollo, que lo podamos decidir los argentinos y no una multinacional, ni el Fondo Monetario. A la lucha no voy a renunciar mientras tenga fuerza y pueda aportar como creí en la unidad necesaria en Chacabuco para tener la mejor propuesta electoral, y pareciera que Darío (Golía) encarna la propuesta más competitiva. En está etapa no hubo interés personal. Mis esfuerzos los estoy poniendo en la industria gremial automotriz y tengo un compromiso con treinta y tres gremios industriales que estoy coordinando en su propuesta de desarrollo. Por supuesto que estoy militando, y se me encargó que maneje las relaciones con un sector de la industria, con el sector agropecuario, y con mucho gusto lo hago, contribuyo en ese rol. 

 

-El precandidato Sergio Massa dijo que hay que salir a buscar dólares para el Fondo Monetario Internacional, que es la obsesión para el futuro Gobierno, ¿no hay posibilidad de aplicar otra lógica yendo a horizontes que se abren en Eurasia con el nuevo banco de los BRICS?

-Creo que la única manera de sacarnos de encima al Fondo Monetario es no endeudarnos más en una moneda que no tenemos y depende de la exportación. El único camino para dejar atrás esta pesadilla es industrializar, fijar una estrategia de crecimiento y que se asigne -previo acuerdo social- un porcentaje de superávit de la balanza comercial. No se resuelve con más endeudamiento. Los problemas hay que asumirlos. Hay que resolverlos defendiendo el interés del pueblo, sabiendo que los muertos no pagan su deuda. Si seguimos teniendo las mismas recetas, y los mismos condicionantes, no hay horizonte posible para la Argentina, por eso se necesita un Gobierno con mucha legitimidad, mucho respaldo, orientado a producción y valor agregado como Cristina lo planteó en La Plata. 

 

-Muchas veces la dirigencia pega los volantazos más rápido que el electorado o incluso que la propia militancia ¿Se está a tiempo con el electorado de Cristina Fernández, alcanza con la foto de Cristina y Massa? 

-Es Massa o Macri. Cada uno sabrá en su conciencia lo que elige, independientemente del esfuerzo que hace Cristina como dirigente, que está haciendo un esfuerzo extraordinario de desprendimiento y de apertura. Se le reclamaba apertura y es lo que ha aportado en todos estos años, después de las dificultades y experiencias internas. La opción es Massa o es Macri, no hay otra opción. 

 

-¿Podés hacer un breve perfil de Sergio Tomás Massa?

-Es un hombre muy pragmático, que ha demostrado un enorme coraje para afrontar los problemas, y con todo su pragmatismo - que Cristina terminó convalidando- tiene la determinación, la amplitud para liderar este proceso político que es muy raro. Lo demás lo tendrá que demostrar él como candidato y todos tendremos que trabajar para ganar. Va a haber dos modelos en pugna, el de la productividad y el empleo o el de la timba financiera y el Fondo Monetario. Pero será la sociedad la que construya su propio destino. 

 

-Con este rol preponderante que viene ocupando Massa, ¿se abre un nuevo ciclo en el peronismo?

-Cada proceso electoral abre un nuevo ciclo, y los ciclos lo legitiman las políticas que responden al interés del pueblo. Finalmente si hay un nuevo ciclo quien lo determina es el pueblo. Si esto va en beneficio de la sociedad, mejora del poder adquisitivo y mayor participación del salario y redistribución del ingreso, seguramente el pueblo se apropia porque son ciclos positivos. Los ciclos de la política se viven por los resultados, de lo contrario, los pueblos tienen muy claro quiénes representan sus intereses mejor que nadie. A Perón le pasó que hasta que murió, fue el dirigente que la sociedad eligió. Y a Cristina la seguimos eligiendo como la líder de mayor representatividad porque defendió los intereses del pueblo argentino. 

 

-¿Cómo estás viendo al partido a nivel local?

-Desde hace meses entendí que justificaba volver a la militancia desde una unidad básica si la potencia central estaba y esa unidad la encarnaba Darío. Aún siendo Tomás Domínguez mi hijo y teniendo vocación de ser precandidato a Intendente, entendimos que el valor superior era la unidad, Darío encarnaba el sentimiento de los peronistas y de muchos ciudadanos de Chacabuco y hay que volver a discutir el futuro de nuestra ciudad. El gran desafío que va a tener el liderazgo institucional de Darío si el pueblo lo acompaña -y Dios quiere que sea el Intendente- es unificar las causas comunes de desarrollo, para volver a colocar a Chacabuco en las expectativas de crecimiento. También de capacitación con las universidades, por eso quiero destacar el trabajo de la UTN Chacabuco que tiene muchos años de consolidación de un equipo de trabajo, porque allí está la oportunidad de formar la conceptualización de las nuevas generaciones de los nuevos dirigentes y profesiones del modelo de desarrollo de la ciudad. Esto lo tenemos que debatir todos los que podamos aportar. 

 

-¿Hay una cátedra de Julián Domínguez en UTN?

-No, me han invitado a participar como docente de Políticas Públicas Agropecuarias y he dicho que sí. Doy Historia del Derecho Constitucional en la Universidad del Salvador, y también presido una diplomatura en la Universidad de San Isidro. La docencia es una cosa que me gusta, y la mejor manera de volver el aprendizaje que uno ha tenido es a través de contar experiencias didácticas. Cuando me han invitado a participar de UTN lo tomé con mucho gusto, con muchas ganas. 

 

"En esta elección se discute si es Massa o Macri"