• 00:12
  • miércoles, 29 de noviembre de 2023

OPINIÓN

La celebración también es nuestra

Este martes 9 de mayo se conmemora -con epicentro en Moscú- el 78º aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria. Se celebra la liberación de Europa del nazismo, suceso que puso fin a la Segunda Guerra Mundial. Hoy, cientos de uniformados y vehículos militares volverán a desfilar por la Plaza Roja, corazón de la capital rusa. La jornada adquiere un relieve especial en el marco de la guerra que ahora Rusia libra contra el nazismo enquistado en Ucrania y apoyado abiertamente por el imperialismo occidental. Lucir la cinta de San Jorge se vuelve totalmente necesario.

OPINION 1
OPINION 1
La celebración también es nuestra

En Rusia se denomina como Gran Guerra Patria al período de la Segunda Guerra Mundial que va desde la invasión nazi de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas(URRS), que comenzó el 22 de junio de 1941 y se prolongó hasta la caída de Berlín, y la capitulación de Alemania, el 9 de mayo de 1945. La batalla de Berlín, librada entre el Ejército Rojo y la última resistencia nazi, condujo a la derrota final del régimen de Adolf Hitler, quien se suicidó el 30 de abril de 1945. Se estima que en esos cuatro años de conflicto perdieron la vida más de 26 millones de soviéticos.

 

Este año, la conmemoración refresca sus orígenes, pues nuevamente en la “vieja Europa” se está batallando contra el rebrote del nazismo, expresado en el régimen que gobierna Ucrania. Ahí están los herederos ideológicos de Stepan Bandera, uno de los discípulos predilectos del mismísimo Adolf Hitler. Al respecto, ha sido muy claro el vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvédev, quien este lunes recordó la gesta de los soldados soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial. "Le recuerdo a los ciudadanos de los países que ahora luchan contra Rusia: más de un millón de soldados soviéticos sacrificaron sus vidas por la paz y la libertad frente al fascismo en Europa", expresó Medvédev. El alto funcionario detalló que "600 mil ciudadanos de la URSS murieron liberando a Polonia del fascismo, 380 mil dieron su vida liberando a Chequia y Hungría, más de 100 mil, a Alemania". 

En este contexto, el expresidente ruso lamentó que "la Europa actual y sus escuálidos dirigentes tienen muy poca memoria". "Pero nosotros siempre recordaremos a los héroes de la Segunda Guerra Mundial. Nuestro país erradicó el fascismo en 1945. No lo duden: en la Europa actual, aplastaremos el espantoso neonazismo de Bandera, tan apreciado por los herederos del Tercer Reich en la Unión Europea. Por la memoria de nuestros padres y abuelos. ¡Feliz gran Día de la Victoria!", enfatizó Medvédev.

Es la fiesta de todos

La mayoría de los pueblos de este planeta tienen un día para celebrar alguna liberación. En esta República que habitamos tenemos dos fechas centrales: el 25 de mayo y el 9 de julio. No estaría desubicado que anexemos al calendario el 9 de mayo. Lo deberían hacer todas las naciones que se reconozcan parte del mundo libre, pues se trata de homenajear nada menos que a aquellos que en la década del cuarenta del siglo pasado nos libraron de la amenaza mayor que sufrió la humanidad en su historia. 

En esa sintonía anda el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quien envió una carta a su par ruso por el 78° aniversario de la victoria de la Unión Soviética ante el nazismo. "Felicitaciones compañero presidente Vladímir Putin, familias soviéticas, familias rusas, familias del mundo fraternal y solidario, por todas las victorias y por las que seguramente llegarán", dice la misiva firmada por Ortega y por Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua.

El mandatario nicaragüense añade en el texto que celebran este aniversario "en plena y lúcida lucha contra los adversarios de la vida y de la familia humana", y se unen "a la memoria brillante y luminosa de todos los caídos y redimidos en la Gran Guerra Patria, pensando como Martí, que patria es humanidad". "Son cruciales momentos de esperanza y firme determinación, de convicción y fortalezas invictas, los que vivimos en el mundo de hoy, con las llamas sagradas y la fuerza del sentido común que nos exige a todos paz, respeto, derechos, buena voluntad, plenitud", expresaron Ortega y Murillo.

Buenas preguntas

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó este lunes al jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, de intentar llevar al mundo a una guerra nuclear, tras instar a apoyar militarmente a Ucrania por encima del bienestar social. "Josep Borrell ¿nos vas a llevar a una guerra nuclear? Por tu mentalidad guerrerista tú debes de ser diplomático, tú no sabes manejar ni un fusil ni una pistola y vas a estar hablando de guerra, de escalada y violencia", expresó el mandatario durante la tercera edición de su programa televisivo Con Maduro+. 

Borrell señaló recientemente que no es momento para conversaciones diplomáticas sobre la paz, sino para el apoyo militar a Kiev, pues dijo que si esto no sucede "Ucrania caerá en cuestión de días". Al respecto, el líder de la Revolución Bolivariana le preguntó a Borrell: "¿Para qué es la diplomacia? ¿Para la guerra? preguntamos desde Venezuela, ¿el enfrentamiento militar? ¿La destrucción de territorios, de pueblos, de países, para escalar la violencia armada? ¿Para qué es la diplomacia, Josep Borrell?, la diplomacia es para hablar, para acercarse, para entenderse y buscar fórmulas de paz", enfatizó Maduro, quien señaló que su país apoya las propuestas de paz de los Gobiernos de China y Brasil.

Hace 78 años se ganó una batalla central para la historia de la humanidad. Hoy, en el este de Europa, se reviven aquellos días. Por aquella victoria, y por la que vendrá, este martes es día de celebración.