• 12:28
  • miércoles, 07 de diciembre de 2022

“Los políticos nos dan ideas todo el tiempo”

Lo dice Fechu, Gabriel Eduardo Ferrari, el humorista gráfico de Cuatro Palabras. Toda su vida estuvo ligada al mundo de las viñetas, pero se sentó a dibujar a partir de la crisis del 2001, cuando buscaba desconectar de la realidad social. Es autor del libro de humor gráfico ¨Reirse de todo un poco¨ y  trabaja para más de treinta medios del interior. Asegura que es necesario “vivir informado”, aunque “nuestros políticos nos dan ideas todo el tiempo, hasta hacen el trabajo por nosotros”. Además, insiste en la importancia de que el humor no se censure: “Mientras no sean golpes bajos o insultos, no tendría que molestar. Es una opinión, un recorte, un disparador para ver más allá de nuestras ideas”. 

 

“Los políticos nos dan ideas todo el tiempo”

Desde que recuerda guarda folletos, recortes de revistas y diarios de viñetas, de humor gráfico, pero todo empezó en la crisis del 2001. Tenían una empresa a medias con su hermano, y quedaron -como las grandes mayorías- “patas para arriba”. A partir de eso empezó a buscar otras cosas para hacer, arrancó con un profesor de dibujo, después con otro, hasta que empezó a participar de concursos. 

 

-Publicás en varios medios nacionales, ¿cómo conectás con la realidad política y social de cada lugar?

-Actualmente estoy publicando en más de treinta medios nacionales, la mayoría del interior. Trabajamos temas locales con cada medio, charlamos sobre las ideas que tienen para ver a dónde quieren apuntar el humor, ciertas pautas y me manejo con eso. Cuando tocamos temas nacionales tenemos material de sobra, todo lo que cada día nos da este país. 

 

-Debés estar muy informado para poder describir la sociedad cada día con una historia nueva, ¿cómo lo hacés?

-Sí, constantemente estoy entrando a todos los portales, escucho radio. Nuestros políticos nos dan ideas todo el tiempo, hasta hacen el trabajo por nosotros. Vivo informado, pero además trabajo en el taxi y lo uso también para nutrirme y sacar ideas de todas las charlas con pasajeros, que son -muchas veces- fuente de información. 

 

-¿En qué momento surgen las ideas?

-Surgen en cualquier momento del día, no tengo un método. No hay un método, hay siempre una idea que anda divagando en la mente hasta que la cerrás. A veces en el taxi, a veces haciendo compras. Pero cuando hacés humor gráfico, la cabeza nunca para. 

 

-¿Qué opinás del humor contemporáneo? 

-Es un tema hoy, por la grieta política que aparece todo el tiempo. Yo tengo una idea muy cerrada: mientras no sean golpes bajos o insultos, no tendría que molestar. Es una opinión sobre la realidad, un recorte, un disparador para ver más allá de nuestras ideas. Claro que siempre y cuando no sea ofensivo. Pero es importante que nos demos esos permisos. 

A esta altura, cada medio tiene una línea y el humorista gráfico lo sabe eso y si apunta para otro lado, la relación no va a funcionar. Lo importante es que en democracia, el Gobierno no censura. Las quejas pueden existir, pero mientras que no pase más que eso, está bien que sea así.