viernes. 17.05.2024

Muchos inmigrantes de ascendencia turca, árabe o siria que llegaron a nuestra campaña entre fines del siglo 19 y comienzos del 20 se dedicaban al comercio de prendas de vestir y otros productos de uso diario. Esta actividad tenía varias categorías y a los que se dedicaban a la venta ambulante se los llamaba mercachifles o buhoneros.

Su labor consistía en recorrer a pie las calles de pueblos o los caminos de campos, ingresando a casas o establecimientos para ofrecer su mercadería, entre la que solía haber camisas, sacos, bombachas, polleras, sombreros, peines y peinetas, alpargatas, jabones, bombillas, cortaplumas, brochas para afeitarse y navajas.

Los mercachifles llevaban sus productos en árganas, que eran grandes canastas sostenidas en los extremos de una vara. En tanto, los objetos más pequeños y valiosos los ponían en cajas de vidrio con marcos y tapas de madera, y las prendas de vestir en bolsos de lona. Con el tiempo, lograban entablar una relación cordial y de confianza mutua con las familias de campo a las que visitaban, que solían invitarlos a comer o a tomarse un descanso. En agradecimiento, el buhonero obsequiaba algún perfume a las damas o golosinas a los niños.

Entre los vendedores que figuraban en un registro de extranjeros del año 1914 en Chacabuco había inmigrantes de apellidos como Sffeir, Salomón, Ayluk, Antonio y Elías. 

“Hoy apenas podemos concebir una borrosa idea de los penosos sacrificios que su particular género de vida imponía a los mercachifles, en la inmensa soledad de los caminos, expuestos a los rigores del clima”, escribió el profesor Oscar Melli.

Cuando al buhonero le iba bien y lograba ahorrar algunos pesos, solía comprarse un caballo, y si era posible un sulky o charret. Eso significaba un ascenso en su categoría comercial, pues podía ampliar el stock que llevaba a cuestas y también el radio de sus recorridas. Si ese crecimiento le permitía engrosar aún más su capital, el tercer paso era abrir un comercio en Chacabuco o algún centro urbano cercano.

Bisemanario Chacabuco

Mercachifles en acción