• 21:12
  • jueves, 26 de mayo de 2022

"La culpa no es del perro sino del dueño"

La noticia de un evento desafortunado, en el que días atrás un perro se escapó y mató a otro de una vecina, reavivó una repetida discusión en redes sociales: ¿Hay determinadas razas con tendencia a comportamientos agresivos?¿O la conducta de cada mascota solo depende de la educación y el adiestramiento que le dé su dueño? César Cane, segunda generación de veterinarios, despeja dudas y derriba mitos en una entrevista con Cuatro Palabras.

Por Andrés Colicchio

 

"La culpa no es del perro sino del dueño"

Todos tuvimos alguna vez la experiencia de cruzarnos en la calle o en la casa de un conocido, con algún ejemplar canino que por su raza y características físicas puede resultar intimidante o generar temor. Especies como el rottweiler, dogo argentino, doberman, bulldog, gran danés o el ovejero alemán, también conocido como “perro policía”, suelen provocar inquietud si se acercan a desconocidos. Estas razas, consideradas como "peligrosas" en algunos países, han dado lugar en los últimos tiempos a una discusión acerca de si se puede generalizar a la hora de clasificar a un can como una amenaza a la seguridad de las personas o de otros animales. 

 

Una discusión social y profesional

César Cane es colega de su padre, Miguel. Ambos comparten un consultorio en calle Catamarca 91 y se refirió a este debate expresando que “esta temática siempre trae polémica no solo a nivel redes sociales, sino a nivel profesional, ya sea veterinario o etólogo, que es la ciencia que estudia lo que es el comportamiento animal”. En la búsqueda de abordar alguna conclusión que guíe a las personas a la hora de intentar comprender cómo funcionan las conductas de los perros, Cane propone “diferenciar instinto animal de inteligencia animal". Los perros, como animales domésticos, tienen instinto, que consiste en un comportamiento que no ha sido aprendido sino que lo trae en los genes. A éste hay que separarlo de la inteligencia, un concepto también muy debatido, que comprende todo lo aprehendido por el animal por medio del adiestramiento que puede darle un ser humano”, remarca Cane. 

 

Distintas razas, diferentes aptitudes

“Con el correr de los años, el ser humano ha ido seleccionando diferentes tipos de razas, que van generando cada vez más, distintas cualidades, que se conocen como aptitudes. Cada raza tiene una aptitud desigual, más allá que hay muchas que se comparten. Por ejemplo, el perro rottweiler, que está en una lista de los llamados “perros peligrosos”, junto al pitbull, el dogo, el cane corso, el doberman, el fila brasileiro. Si se ven bien en estas razas, dicen “aptitud de guardia”, “aptitud de defensa”, inclusive hay una lastimosamente llamada “aptitud de pelea”. En Estados Unidos existe una industria de peleas muy grande, que la verdad es horrendo. Entonces, el ser humano ha seleccionado en esa raza perros más agresivos hacia otros perros. Esto no es culpa del perro, es culpa del ser humano que los educa para eso”, explica el veterinario chacabuquense. 

 

“Perros grandes y buenos”

“Yo atiendo a muchos pitbulls, el 90 por ciento son un pan de dios, una maravilla. ¿Qué deducimos con esto? Que más allá de la aptitud, el medio ambiente donde se cría el animal, es extremadamente importante, y acá viene el hecho de que haya razas que no están seleccionadas dentro de las “más peligrosas”. Yo atiendo border collies, que son más buenos que Lassie, pero hay algunos que son agresivos. Está muy relacionado con el ambiente donde se cría el animal. Hay una parte humana iatrogénica, que hace que el perro pueda desarrollar cierta “inteligencia agresiva” con otros animales”, dice Cane. 

 

Tenencia responsable

“A la hora de adoptar un perro con estas aptitudes, es responsabilidad del propietario conocer las características de la raza. Hay muchos científicos, etólogos, profesionales veterinarios, biólogos, que dan una estabilización de la misma, que son una serie de características a la hora de adoptar un perro, tratar de leer esas cualidades para ver si se podrían adaptar a mi estilo de vida, o si puedo ser responsable de llevar a cabo la vida normal de la mascota. Hay algo muy importante que son las aptitudes de un perro hacia otro. Los perros, como provienen del lobo, tienen una cierta "Jerarquización de su jauría". Generalmente es un macho, macho dominante, o la pelea de los machos para llegar a ese liderazgo, se llama "Dominancia". Entonces, no solo en razas puras, sino en mestizos o cruzados con otras razas, aparece un poquito ésto, perros que son más dominantes que otros. Si un perro es altamente dominante, el tenedor del animal debería ser más precavido en el contacto con otro perro. Por ejemplo, el macho rottweiler es uno de los más dominantes que existen dentro de las razas, esto no significa que todos van a atacar a otros perros. Ahí entra la llamada "Tenencia responsable". Conocer con qué biotipo de animal estoy, es fundamental a la hora de tomar precauciones”, sostiene Cane… (Nota completa en Facebook de Cuatro Palabras).