• 01:32
  • miércoles, 28 de septiembre de 2022

Hoy toca Surinam

Después de un tiempo de pausa, Surinam vuelve a tocar. Lo hará esta noche a las 22:00, con una propuesta acústica, en Esquina Unión. Checho Fontana, líder de la banda, está por presentar un nuevo disco y contó a Cuatro Palabras cuál es la propuesta para su regreso al público. Además, habló de la música que lo inspira, cómo es volver a sus viejas canciones, y cuáles son las búsquedas de Surinam de los últimos años. 

 

Hoy toca Surinam

“Vamos a intentar reproducir las mismas canciones del último tiempo en un formato acústico, no hay guitarra eléctrica, no hay batería. Buscamos un sonido y un tono distinto. Vamos a sentarnos y a tratar de disfrutar las canciones con menos estridencia, un clima más cálido”, dice Checho Fontana sobre el show que dará esta noche en Esquina Unión. 

El músico de Chacabuco aprovechó el tiempo de pausa empujado por la pandemia para producir, producir, producir. “El camino artístico y de la música nunca paró, al contrario. Aproveché al máximo el tiempo de no tocar y de estar más encerrado para poder seguir grabando y componiendo, y al no depender de otros para hacerlo, me pude enfocar plenamente”, cuenta.

Así, en el estudio que tiene en su casa, es como consiguió darle un cierre a un nuevo disco que presentará próximamente, y que fue grabado íntegramente en la segunda parte de la pandemia. 

Sobre la experiencia de volver a tocar, asegura que no le resulta tan fácil, “hace rato que no lo vengo haciendo seguido, y al estar más grande y perder el entrenamiento de presentarme en vivo y mostrar las canciones a los demás, me vuelve a agarrar cierta vergüenza, me cuesta entrar en ese ritmo”. 

Surinam fue mutando sin perder su esencia. Fontana intenta “encontrar canciones nuevas y pintarlas de distintos colores”. Antes de estos últimos discos que hizo, experimentó con uno de folklore, bastante distinto al resto, pero que disfrutó y lo conformó. “En general, lo que hago, es componer canciones que después termino “disfrazando” con distintos matices musicales. No estoy persiguiendo un sonido, me gusta experimentar con distintos tonos, estilos, colores, bien distintos”, asegura. Por eso hay discos en los que vuelca la música sobre la guitarra y otros en los que se enfoca en la parte rítmica. Siempre, en el fondo, aparece su identidad, el mismo camino musical. “Por más que me esfuerce a correrme de un estilo, las canciones me salen de la manera que me gustan, que manejo. El espíritu termina siendo el mismo”, asegura. 

Como toda banda que logra anclarse al calor del público, Surinam tiene hits, canciones viejas y otras no tanto que forman parte del repertorio favorito de sus seguidores. A Checho sus discos le producen nostalgia, recuerda los momentos o circunstancias en que los hizo, pero no suele volver a escucharlos. “Cuando surgen, me pone contento. Me autocritico que le falta alguna técnica en la grabación, pero es una especie de falencia que encuentro por mi oído crítico, y después de haber transcurrido varios discos. Pero me gustan, me ponen contento porque es un recorrido”, dice. 

Sí vuelve a los viejos discos de las bandas que lo enamoraron: Prince, Depeche Mode, Spinetta. 

Mientras Canela, su hija, escucha Tini y “hace que me duela la cabeza”  aprovecha algún tiempo libre para prenderse a un músico inglés, Steven Wilson, un nuevo hallazgo. “Me parece una cosa de locos, un monstruo. Es un resumen de buen gusto musical”, cierra.