• 14:08
  • domingo, 05 de febrero de 2023

Otro golpe de inseguridad

Un nuevo hecho delictivo volvió a sacudir ayer a nuestra comunidad. En las primera horas de la mañana el conocido empresario Abel Pavesa y su esposa Elvira “Ita” Guruceaga, fueron víctimas de un atraco en su domicilio de calle Corrientes, entre Alberdi y Zapiola. En no más de 12 minutos y luego de ingresar por el fondo de la vivienda, los delincuentes se llevaron dinero en efectivo y alhajas. Pavesa fue golpeado durante el robo y luego trasladado al Hospital Municipal, donde por la tarde recibió el alta medica. 

 

Otro golpe de inseguridad

En las primeras horas de ayer,un nuevo hecho de inseguridad y violencia volvió a poner en alerta a toda la comunidad de Chacabuco. El conocido empresario Abel Pavesa y su esposa Elvira “Ita” Guruceaga, fueron víctimas de un robo con intimidación y a mano armada. Si bien el parte oficial de prensa no abunda en mayores detalles, durante toda la jornada circuló información de allegados a su grupo familiar, quienes aseguran que los malvivientes habrían ingresado al domicilio del matrimonio, ubicado en calle Corrientes entre Alberdi y Zapiola, alrededor de las 07:30. Según investigaciones preliminares, el ingreso a la vivienda se produce por el fondo de la misma -muy cercano a la parte posterior del Cuartel de Bomberos- y de inmediato logran reducir a la mujer atando sus manos para luego amedrentar a su esposo. En ese momento, Pavesa se encontraba en preparativos para dirigirse a la fábrica Engormix, ubicada en acceso Elguea Roman continuación, ritual que cumple sagradamente cada mañana. Durante el atraco, que no duró màs de doce minutos, los delincuentes se llevaron dinero en efectivo y alhajas por un monto y valor aún no confirmado.

 

Llamado al 911

La Policía Comunal tomó conocimiento de lo sucedido por un llamado al 911, que según también pudimos saber, fue realizado desde el teléfono de un hijo del matrimonio, quièn habia llegado alertado por el aviso que el propio padre realizó a pesar del estado de shock en el que se encontraba. Durante las primeras diligencias periciales, se acudió a las cámaras de seguridad de vecinos de esa misma cuadra para comenzar a trabajar sobre la identidad de los asaltantes. Mientras tanto se hizo presente personal de Salud del Hospital Municipal que de inmediato realizó el traslado de Abel Pavesa, para llevar adelante las atenciones primarias por los golpes recibidos. Afortunadamente, durante las últimas horas de la tarde fue dado de alta.   

 

Idéntica modalidad 

Si bien ya son muchos los hechos de inseguridad y violencia que se acumulan en el último tiempo en nuestra ciudad, el robo ocurrido en las primeras horas de ayer, guarda similares característica en cuanto a la logística desplegada, respecto a otro delito del que fue víctima el también empresario de la molienda, Eduardo Basile. A diferencia de este caso, en aquella oportunidad el atraco se produjo en horas de la tarde noche, pero la modalidad y el tiempo utilizado para disponer de un botín inmediato es casi idéntico. 

 

Cámaras y esclarecimiento

Si bien no fue formalmente informado, hace algunos días el Gobierno local volvió a contratar por un monto millonario la instalación de equipos y mas cámaras operativas para el Centro de Monitoreo ubicado en calle San Martín ,al lado del club Porteño. Lo cierto es que desde hace largo tiempo los principales delitos contra la integridad física y/o la fortuna de los vecinos y vecinas de Chacabuco, terminan sin un debido esclarecimiento, al mismo tiempo que siembran y contagian el pànico principalmente en adultos mayores que se encuentran en situación de mas vulnerabilidad. Parte del enojo que en tiempo real manifestó el hijo del matrimonio Pavesa (ver página 2), tiene que ver con una sensación colectiva que atraviesa toda la comunidad de Chacabuco y que desgraciadamente confirma la realidad.