• 03:38
  • lunes, 04 de julio de 2022

Geriátricos en el centro del debate

Por Andrés Colicchio


Una publicación anónima realizada en redes sociales de WhatsApp y Facebook, en la que se viralizaron imágenes de abuelos y abuelas de un geriátrico de Chacabuco, derivó en un escrache donde se apuntó contra un hogar y su propietaria. La mujer salió al cruce e invitó a "conocer el lugar cuando quieran".

Geriátricos en el centro del debate

Paraíso Dorado es un hogar para ancianos ubicado en calle Avellaneda, entre Belgrano y Almirante Brown. Su propietaria, Lilia Mariel Giménez Alvarado, fue blanco de acusaciones que incluían supuestos maltratos, baja calidad en la alimentación, robos de pertenencias e incluso de "dejar morir a los abuelos". Inmediatamente después de hacerse público el "escrache", Giménez Alvarado salió al cruce de las imputaciones en una nota exclusiva para Facebook del Diario Cuatro Palabras y en vivo se defendió "invitando a quienes quieran visitar Paraíso Dorado y ver cómo viven allí los abuelos".

 

"Me siento difamada y discriminada"

 "Vengo siendo difamada por gente que realmente no puedo entender cómo tienen tan mal corazón para expresar tantas cosas malas. Que soy asesina, ladrona, inclusive que le vendo droga al Intendente. Capaz por ser peruana es la discriminación que me están haciendo, me acusan de traer droga de mi país", comienza descargando Lilia, quien agrega que "hace años que no viajo para allá".

 

Las fotos de la polémica

"Cada foto que han publicado en esa nota de ese Facebook falso tiene su explicación. Las hice tomar yo misma para hacerles saber al médico cómo llegaba cada abuelo al Geriátrico y qué hacer en cada caso para acompañar los tratamientos. Esas imágenes las hice yo misma y ahora las están utilizando para hacerme una campaña en mi contra", resaltó Alvarado. "Por ejemplo, una foto donde aparece una abuela con escaras en los talones, era la foto que yo pedí para enviarla a la doctora para que me diga qué puedo hacer porque no había forma de cómo sacarle esas escaras. Porque esa abuela vino del Hospital donde estuvo internada bastante tiempo, y vino lastimada así de los talones.
La doctora me pidió esa foto para poder ver cómo ayudarla. Entonces la llevaron al Hospital y le hicieron un toilette en los talones para mejorar su estado", completó.

 

"Los bolsines"

Otra imputación que circuló, apuntaba a que en el Geriátrico se le daba de comer a los abuelos con productos de bolsines que le proporcionaban a Alvarado desde Desarrollo Social del Municipio. Al respecto, la entrevistada dijo que "pueden ir y preguntar si mi nombre está en algún lugar donde reparten los bolsines. Quiero aclarar algo sobre este tema: hay familiares que me traen polenta, fideos de bolsines que ellos reciben y me dicen, ¿Lili te sirve esto? ¿Y yo por qué no lo voy a agarrar? No es pecado consumir esos productos. Pero mi nombre lo pueden buscar en cualquier lugar para saber si yo recibo algún bolsín. En ningún lugar recibo bolsín ni la ayuda de nadie. A mí no me favorece en nada la Municipalidad", aclaró.

 

"Yo no vendo drogas"

Por otra parte, la propietaria se defendió de acusaciones que la señalaban como vendedora de drogas que conseguía favores políticos a cambio de proveer sustancias ilícitas. "Es mentira que desde la política me favorezcan porque yo les venda drogas. Lamentablemente los peruanos estamos mal vistos, porque supuestamente traemos drogas de Perú. No tengo el privilegio de viajar seguido a mi país, hace muchos años que no viajo a ver a mi papá, que está en estado terminal.Estoy acá, al frente de este trabajo y cuidando a estas personas.Si hago esta nota es por eso más que todo, no quiero que ensucien a políticos que no tienen nada que ver con esto", remarcó.

 

"Acá no se roba"

Otro de los cuestionamientos era que se le robaba a los abuelos. En este sentido, Alvarado expresó que "los abuelos ingresan con pertenencias mínimas, tales como dos o tres mudas de ropa, toallas o elementos de higiene personal. Acá no traen cosas de valor y los familiares están al tanto de todo. Hay mucha maldad en esas acusaciones, propias de gente sin corazón".

 

"Vengan a conocer Paraíso Dorado"

"Quisieran que entraran y vieran, invito a quien sea, a cualquier otro medio de comunicación también. No me avisen, vengan a la hora que ustedes deseen. En Paraíso Dorado las puertas están abiertas para quien quiera venir, para verificar esto y hablar con cada uno de los abuelos para que vean que no les pego. Si fuera así, cuando viene el familiar a ver al abuelo le diría lo que está pasando acá.

 

Reflexiones finales

Más allá del debate generado en torno al caso particular de Paraíso Dorado, las condiciones en las que se tenga a abuelos en diferentes hogares de Chacabuco deben estar garantizadas por el Estado, y son las órbitas de Salud y de Adultos Mayores quienes deben velar para que se cumplan las reglamentaciones. A raíz del escrache recibido por Paraíso Dorado, desde las mencionadas dependencias se acercaron a controlar el lugar, de lo que se desprende que no pueden las redes sociales marcar una agenda que ya debería formar parte del trabajo cotidiano de control que debe haber en cada lugar donde resida un adulto mayor en condición de internado. A partir de aquí se abre una nueva discusión que tendrá al Municipio, a los hogares geriátricos y a la calidad de servicio como tema de estudio y análisis, para garantizar los derechos de quienes forman parte de una de las franjas más vulnerables de la población, los adultos mayores.