• 01:56
  • miércoles, 28 de septiembre de 2022

Fuertes críticas a las ciclovías

El Gobierno apura obras con fuerte impacto mediático pero que no encuentran la mejor receptividad de los contribuyentes. Por caso, la renovación de luminarias en la plaza San Martín, o el proyecto de Ciclovías anunciado el último lunes. Vecinos y vecinas apuntan sus críticas al despropósito de que el Estado invierta esos recursos en este tipo de obras y el impacto real en la calidad de vida de la comunidad. Además, advierten que “existen otras prioridades” y que se desconocen las necesidades reales de la población. 

 

Fuertes críticas a las ciclovías

Hace un par de semanas, casi un centenar de lectores de este medio opinó a través de la red social Facebook sobre los recursos que el Gobierno municipal destinará a la obra de luminarias en la plaza San Martín, con un presupuesto que ronda los treinta millones de pesos. Los usuarios critican que hay un desfasaje entre este tipo de inversiones y las necesidades urgentes de los vecinos, como la falta de luminarias en distintos barrios de la ciudad. 

Nuevas críticas se suman con el anuncio de las bicisendas para la ciudad. El último lunes, en la sala de conferencias de la Casa de la Cultura, funcionarios del Gobierno de Víctor Aiola presentaron formalmente el proyecto de ciclovías que acaba de concretar su primera etapa.

La misma abarca un trazado definido una cuadra más allá de las cuatro avenidas: calle Primera Junta y su continuidad en Reconquista, su paralela por calle La Rioja y San Luis; transversalmente Moreno continuación Rivadavia; y calle 25 de Mayo con su continuación en San Lorenzo. 

Según informaron, tienen previsto que el acceso Elguea-Román se encuentre dentro de la planificación de este proyecto en una segunda etapa. 

Son varios los vecinos que no están convencidos de que sea una buena opción. Además, la ausencia de políticas de seguridad vial para los ciclistas, la falta de registros oficiales con datos sobre accidentes y muertes, la mala señalización, y la falta de mantenimiento de las calles, las vuelven potencialmente peligrosas. 

En su cuenta de Facebook, el excandidato a concejal por el espacio Avanza Libertad, Andrés Orsini, opinó “Estas son las "obras de un Estado" disparatado, sin ningún tipo de estudio sociológico, sin tener la menor idea ni relevamiento de cuáles son los comportamientos citadinos, necesidades, gustos o preferencias de los usuarios, transeúntes, conductores, o los hábitos de los ciudadanosl”. 

Además, Orsini cuestionó que se tomen medidas que “en cada cuadra perjudicarán a los comerciantes, dado que viendo los comportamientos de los que manejan por ejemplo en horario de salidas de colegios, ni siquiera caminan dos cuadras a los efectos de estacionar el vehículo, mucho menos agarrar la bici”. 

Por otra parte, escribió que “quisiera saber cuanto nos sale en dinero, cuál es el costo de perjudicarle la vida diaria a cientos de negocios que verán pasar a sus clientes sin poder estacionar. Si al menos fuera para poner la excusa de "asfaltar" calles.... pero no, solo es para joderle la vida aún mas, a residentes y comerciantes que ya no dan mas con los impuestos, regulaciones y demás yerbas que solo sirven para que los políticos ganen de 5 a 20 veces mas que los integrantes de la sociedad”. 

Claudia, otra vecina, señaló en su muro que son “más incomodidades para lxs vecinxs del centro de la ciudad. A las dificultades existentes para estacionar cerca de nuestros hogares, se suma la restricción de la mitad del espacio existente. Horrible”. 

Oscar, otro usuario, apuntó a otro temor que se repite entre el resto de los comentarios: que los conductores de motos  se apropien de los carriles. “Me parece que primero tendrían que solucionar el tema del tránsito. Van a andar más motos que bicicletas por la ciclovía. Además va a quedar menos lugar para estacionar, más que nada en las cuadras céntricas, tendrían que ir pensando en las playas de estacionamiento, es cada vez más complicado estacionar”, escribió. 

En otro orden de cosas, Caíto aludió a la falta de inversión en la pavimentación en avenidas y opinó que “deberían extenderse como en Chivilcoy u otras ciudades”. “El centro quedó muy chico, la ciudad creció mucho en las afueras”. 

Por último, y entre otros, un vecino optó por el humor para filtrar su crítica. “Yo había perdido la fe, llegué a creer que mi pueblo estaba perdido, que no iba a progresar en nada. Pero mirá… las autoridades pintaron una bicisenda. ¿Cómo? No, no es joda. Está pintada”.