miércoles. 28.02.2024

Según la médica veterinaria, los alimentos balanceados no son recomendados para todos los perros, ya que “el contenido de harinas que contienen los alimentos balanceados hacen que sean sumamente inflamatorios, muchas veces les damos un alimento balanceado formulado para una patología y nos olvidamos de que está hecho a base de harinas que van a continuar provocando esa inflamación”, agregando como ejemplo el caso de los perros diabéticos que, más allá que se suele recomendar un alimento balanceado para esa patología en específico, va a contener harinas que “no está bueno”, necesitaría una dieta con alto contenido de fibra. 

 

Por otra parte, en cuanto a la “industrialización” de los alimentos balanceados, según Silvia, las reglas las establecen las empresas y no necesariamente son las mejores o ideales, como es el caso del contenido de omegas permitido por ley. “Imagínate cuánta cantidad menos y cuánto de inflamatorio puede llegar a ser un alimento balanceado que puede tener 30 partes más de omega 6 con respecto a omega 3. Porque el omega 6 tiene un efecto inflamatorio en el organismo y el omega 3 tiene el efecto contrario. Tienen que estar en una relación ideal para que ese organismo no quede en un estado inflamatorio permanente, que después derive en una diabetes, en una pancreatitis, en una enfermedad inflamatoria intestinal o hasta en un cáncer”, señaló. 

 

Otra cuestión a destacar es el caso de los alimentos balanceados definidos como “light” para los perros con obesidad, “`pero estamos en la misma” aclara Kelly, “el perro que sigue comiendo harinas con el alimento balanceado nunca va a bajar de peso”. 

 

La veterinaria explica que, según el índice corporal del animal se saca el porcentaje de lo que debe comer el animal, “Se tiene en cuenta su edad, su tipo de actividad, si es macho o hembra, si vive dentro o fuera, si está castrado o no, son muchas las cuestiones a tener en cuenta para saber las necesidades de alimentación del perro, cada uno tiene sus propias necesidad”. 

 

“Cada perro tiene su propia necesidad alimentaria”