• 00:00
  • lunes, 04 de julio de 2022

Nicolás Fabris, el corazón de los Torino

Nicolás Fabris es el motorista de Benvenuti y Landa. Luego de trabajar con Alejandro y Claudio Garófalo, desde 2021 tiene a su cargo los multiválvulas de los Torino oficiales preparados en nuestra ciudad. “Cuando vos probás algo, es más probable que pierdas 5 caballos a que ganes 1”, le dijo a SoloTC.

 

TC (1)
TC (1)
Nicolás Fabris, el corazón de los Torino

Su nombre acaso no sea muy conocido por buena parte del público del Turismo Carretera, pero Nicolás Fabris (38 años) trabaja en las categorías de la ACTC desde 2008. Y estuvo vinculado a los últimos 8 triunfos que logró el equipo oficial de Renault en el TC. Primero, trabajando en el taller de Claudio Garófalo y luego, ya independizado del quilmeño,  en el equipo conducido por Esteban Trotta. 

Luego de 4 años junto a Alejandro Garófalo, Fabris montó su propio taller. Allí tuvo como clientes a José Savino (TC) y Nicolás González (TC Pista). Hasta que en 2017 recibió un llamado que cambió el rumbo de su trayectoria laboral. “Yo quería ganar carreras. Por eso acepté cuando Claudio (Garófalo) me convocó para que, bajo su ala, sea el responsable de los impulsores del equipo Renault”, le contó a SoloTC. 

La pandemia y la suspensión que le aplicó la CAF a Claudio Garófalo generaron nuevos horizontes laborales para Fabris. “Esteban (Trotta) me ofreció hacerme cargo de los motores de los Torino. Me servía muchísimo a mí, para empezar a hacerme un nombre, y también a Claudio, ya que su taller tenía muy poco trabajo. La separación fue en los mejores términos, tengo una excelente relación con él”, indicó.

Nicolás Fabris vivía en Quilmes, pero en diciembre de 2020 se mudó con su familia a Chacabuco para “tomar posesión” de la sala de motores del Trotta Racing Team. “Me gustó la idea de que la familia viva más tranquila”, dijo quien se hizo cargo de los multiválvulas de Juan Cruz Benvenuti y Marcos Landa desde la 1ª fecha de 2021.

Con el neuquino ganó la carrera de Paraná, una de las dos victorias de Torino en el año, y con el uruguayo logró 1 podio y se clasificó con 1 fecha de anticipación a la Copa de Oro, un récord para un debutante en el TC. Sin embargo, Landa afrontó las últimas 3 carreras de la temporada con impulsores de Rody Agut.  

“En el afán de probar cosas para mejorar, cometí un error y el motor marcó poca potencia. Hay veces que las cosas no te salen y ellos decidieron probar con el motor de Rody para ver si podían estar a la altura de la lucha por el campeonato”, explicó Fabris, quien sostuvo que “la potencia se pierde fácil, pero cuesta muchísimo ganarla”.

“Cuando vos probás algo es más probable que pierdas 5 caballos a que ganes 1. Si ocurre eso, pasaste de tener un motor normal a uno malo. Y cuando llegás a mejorar 2 caballos, ya creés que es mentira. Tenés que hacer la contraprueba porque decís: ‘No puede ser’. Si ganás, lo hacés de a 1 caballo y después de probar muchas cosas”, agregó.

Fabris y la apuesta para ser campeón de TC

Luego de 6 carreras con Rody Agut, Marcos Landa volvió a utilizar los motores de Nicolás Fabris desde la carrera de Toay. “Por lo que se vio en La Pampa, que es un circuito con tiene muchas rectas, los motores están funcionando bien”, expresó quien con Juan Cruz Benvenuti se ubica 4º en el campeonato (el uruguayo está 32º). 

“Sé que con los 2 pilotos que tengo actualmente puedo pelear por cosas importantes. Mi sueño es ser campeón de Turismo Carretera y nada más. Si bien tengo la posibilidad de atender otros motores, por el momento no quiero. El día de mañana veré…”, manifestó Nicolás, cuyo padre (Renzo) corrió en la F3 Bonaerense. 

Fabris cuenta con 3 multiválvulas. “Al tener pocos motores, vengo bien con el stock de algunos repuestos, más que nada con lo que es importado, que es lo que suele faltar. Si tuviera más multiválvulas, seguramente estaría complicado, como les pasa a algunos colegas”, dijo. En cambio, todavía no se finalizó el armado de un 4º motor porque “nos faltan un par de elementos”.