miércoles. 29.05.2024
LIONEL MESSI

"Desde ese día cambió todo"

El capitán de la Selección Argentina habló con Andy Kusnetzoff en su programa radial “Perros de la calle” en Urbana Play 104.3 y dio sus primeras palabras luego de toda la euforia del título conseguido en Qatar. El mayor sueño del “10” fue posible y recordó con mucha emotividad lo que representó para él, para su familia y cómo fueron los festejos en el regreso a Argentina.

 

Lionel Messi
Lionel Messi

Messi dio su primer mano a mano como Campeón del Mundo y el afortunado periodista Andy Kustenzoff, quien fue a la casa del 10 para realizar la nota para su programa radial. En la misma no dejó escapar nada y habló de todo lo que sucedió en la consagración de Argentina. Lo que significó para él, su familia, los argentinos y sus ganas de que la Copa se la entregue Diego Armando Maradona, quien desde arriba, brindó todo su apoyo.

 

Lo que significó el título del mundo

"Desde ese día cambió todo. Para mí y para todos fue algo impresionante. Se dio lo que tanto soñábamos, lo que tanto deseaba durante toda mi carrera y bueno, llegó casi al final".

 

Salir campeón del mundo, un sueño inimaginado 

"Todo lo que me imaginaba iba a resultar chico al compararlo con lo que realmente paso. Y así fue.. Vivirlo con la gente, mis sensaciones, las de mis amigos, mi familia. De toda la Argentina. Fue mucho más de lo que imaginaba, y eso que no imaginaba poco. Al final fue mucho más todavía". 

 

Cómo vivió la noche anterior a la final del Mundial

"Con Antonela seguimos haciendo lo que hicimos durante todo el Mundial: hablamos antes de irnos a dormir, pero sin tocar mucho el partido ni nada especial. Hicimos la misma rutina de cada día antes de los partidos. Repetíamos lo mismo, pero estaba muy tranquilo, dormí muy bien. Durante todo el Mundial estuve muy relajado, sentía que estábamos bien, que yo estaba bien, que estábamos haciendo todo para que se dé. Tenía una tranquilidad muy grande. Pude dormir bien".

 

El “Ya está” a su familia luego de la final

"Significó que ya está, que ya se había terminado. A ella, a mi familia, después de tanto tiempo, de tanto sufrimiento. Porque hubo épocas en las que sufrí muchísimo con la Selección. Muchas decepciones, finales perdidas. Siempre haber estado tan cerquita y que nunca se diéra. Había recibido muchísimas críticas, de todos los colores, durante mucho tiempo, y yo sé que mi familia sufría igual o más que yo. Siempre querían demostrarme que estaban enteros, fuertes, pero yo sabía que -por dentro- estaban sufriendo muchísimo por las cosas injustas que se dijeron de mi, que sobrepasaba lo futbolístico e iban más allá. Eso me molestaba y me dolía. Y bueno, ganar la Copa del Mundo era como cerrar el ciclo... Ganamos la Copa América, el Mundial. Ya está. No queda nada, se terminó".

 

Cómo sufrió los penales frente a Francia

"Es difícil de explicar lo que sentí en ese momento. Se te cruzan muchísimas cosas por la cabeza y al mismo tiempo nada, es como que estás ido, disfrutando. No podía creer que al final lo conseguimos. Decís “ya está”, “se terminó”, “se me dio”. Conseguí todo con la Selección, como siempre soñé. Era cerrar mi carrera de una manera única. Nunca imaginé que iba a ser de esta manera, llegar a ese momento fue lo máximo".

Sobre qué dijo en ese preciso momento, que se barajó la idea de haberle hablado a Maradona o a su abuela, Messi aclaró: "Le hablaba a Cachete que iba a patear. Que lo meta, que no nos haga sufrir más, que lo terminemos acá. Le pedía a Dios, como fue durante toda mi vida siempre, en todo y más en ese momento"

 

El beso a la Copa

"La vi ahí y no podía no hacer lo que hice. La Copa me llamaba. Me decía 'Ya está, vení y agarrame que ahora sí me podés tocar'. La veía ahí que brillaba, que sobresalía en ese estadio hermoso y no lo pensé, la fui a besar porque pasé por al lado. Lo necesitaba".

 

La llegada al país

"Fue hermoso volver de esa manera. Fue un viaje largo. Llegamos a Ezeiza y estaba lleno de gente. Dormí una o dos horas, me levanté y ya había gente en el Obelisco tipo cinco o seis de la mañana. Me di cuenta de que iba a ser una locura y lo fue. Ver la felicidad de la gente, grandes y chicos, era inexplicable. Lo mejor de todo fue cómo se comportó la gente, porque había cinco millones de personas y no pasó nada, que podría haber pasado porque era una locura la gente en los puentes, a reventar". 

 

Diego, siempre presente 

"Me hubiese gustado que Diego me entregue la copa. O por lo menos que vea todo esto, a la Argentina Campeón del Mundo, con todo lo que él amaba a la Selección y deseaba que pasen estas cosas. Hubiese sido muy linda esa foto también. Desde arriba tanto él, como mucha gente que me quiere y quiere mi bien, hacía fuerza para todo. De arriba estaba empujando".


 
"Desde ese día cambió todo"