Imprimir

Fugadores seriales 

OPINIÓN  Por Martina Dentella | 09 de mayo de 2019

A principios del año dos mil diez, como muchos pibes y pibas del interior, migré a estudiar a la Capital. Uno de los registros más fuertes que tengo como estudiante de periodismo tuvo lugar esos años. Para prácticas de radio nos hicieron elegir una temática y realizar varias entrevistas para armar un enlatado bien sustancioso. Elegimos hablar con científicos repatriados. El gobierno ostentaba la cifra de más de dos mil retornos de guardapolvo y neuronas al país. El Programa Raíces (Red de Argentinos Investigadores y Científicos en el Exterior) es el que les abrió las puertas. En 2003, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva avanzó en ese sentido. 

Más allá de las cuestiones técnicas y sus investigaciones particulares la mayoría repetía lo mismo. Los habían mandado a lavar los platos -literalmente- y ahora el Estado los invitaba a volver. No era ficción, eran testimonios de argentinos de carne y hueso radicados en sus ciudades natales como Bariloche, Rosario, Mendoza, Capital Federal, que celebraban el retorno, el poder estar cerca de sus familias, dedicarse a lo suyo, el criar a sus hijos en su tierra. El poder volver. 

Ahora si lxs ven...

Para que todxs hablen de vaciamiento y desfinanciamiento del Conicet no alcanzó con el pase de Ministerio a Secretaria y con los numerosos reclamos que los becarios y trabajadores realizaron durante estos últimos tres años. Hubo que pisar el prime time y hacerlo bien. En Argentina los debates que importan siempre se enfrentan a un doble esfuerzo y estrategia para visibilizar. Si se cuenta bajito -y frente a un grueso cerco mediático- no alcanza. Visitar a Santiago del Moro en su programa “Quién quiere ser millonario”, paga doble. Funcionó. La bióloga-investigadora que ganó quinientos mil pesos con los que financiará su investigación para la cura de cáncer, tuvo efecto mediático inmediato. Ahora sí lxs ven. 

El asunto sigue y explotó en medio del brote viral sobre la situación de la ciencia. Dora Barrancos anunció su renuncia anoche, mientras que denuncia que desde hace un año espera la designación de su sucesor en el área de Ciencias Sociales y Humanidades al Directorio del Conicet, Mario Pecheny. Dijo que su renuncia es “de orden moral, es un problema porque el área queda sin representación pero esto no da para más”. 

“Ya pasó un año desde que se eligieron autoridades y mi sucesor no fue designado en su cargo. Es una manera de dejar en evidencia la negligencia del gobierno actual, al que no le interesan las reglas democráticas ni el republicanismo que pregona”, plantea. Lo cierto es que para efectivizarse, los cargos deben designarse mediante un decreto del Poder Ejecutivo Nacional que brilla por su ausencia. 

Como resultado de la renuncia de Barrancos, el área de Ciencias Sociales y Humanidades quedará acéfala. “Existe una idea capciosa, equivocada y macabra que refiere a una cierta inutilidad de estas ciencias con respecto a impactar en la sociedad. Se ha constituido, desafortunadamente, como una cuestión cultural muy fuerte. Nos encontramos frente a una arremetida de ajuste general”, explica Barrancos. 

El desfinanciamiento y el ninguneo es un modo retorcido y edulcorado de mandar a lavar platos. Es arrastrar al pueblo al subdesarrollo y a la miseria intelectual. Es desalentar a quienes desean seguir el camino de la ciencia. Es así de perverso, así de violento, así de inmoral. 

fuente: https://www.pagina12.com.ar/192491-se-agudiza-la-crisis-en-la-ciencia-argentina?fbclid=IwAR2LPi11FLB4gA7aEa9hsAbwMKtTMmz4V4O1BMfQHpyUij-vhxHHDtS17iY

Puede ver este artículo en la siguitente dirección http://www.cuatropalabras.com/articulo/politica/fugadores-seriales/20190509154737012635.html

Cuatro Palabras
© 2019 Cuatro Palabras

Plataforma Opennemas - CMS for digital newspapers
CUATRO PALABRAS

Chacabuco - Buenos Aires - ARGENTINA


     
Desarrollado por Openhost con:      
OpenNeMaS CMS OpenHost S.L. Opennemas CMS