Imprimir

El patriarcado de las listas

cuatropalabras.com.ar | 08 de marzo de 2020

OPINIÓN /

Por Alejo Dentella

En medio de la organización de “festejos” por el Día de la Mujer, el gobierno de Víctor Aiola debe resolver el reemplazo de la banca que deja Laura Marchesse. La paridad significa uno y una o una y uno. Aiola le tira el problema a Lisandro Herrera para que decida desde el Concejo Deliberante. Se supone que las mujeres del bloque de Cambiemos pondrán el grito en el cielo y defenderán lo que no debería discutirse. Ariel Di Piero pide que se cumplan los pactos preexistentes. El sentido común manda a oír el ruido de la calle, salvo que todavía no hayan entendido de qué se trata. 

Justamente horas antes de finalizar "los festejos" semanales del Día de la Mujer organizados por la municipalidad de Chacabuco, el reemplazo de una banca del Concejo Deliberante pone al descubierto que el patriarcado sigue como guardián de los espacios de poder. Vale decir algo al respecto. Una licencia entre tanta cosa interesante y sabia que se publicó ayer. Un atrevimiento si se compara con ese enorme colectivo que le pone ovarios, alma, vida e inteligencia a la lucha. Digo, basta de festejos de cumpleaños, pongamos al Estado al servicio de la reparación de derechos hasta que los derechos de ellas sean como los nuestros. Y las garantías de su cumplimiento también. De ahí, la importancia nada menor, de exigir coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Y más aún, mucha convicción a la hora de defender lo que corresponde, interpretando la ley con el beneficio inclinado a favor del más débil. Buscar atajos legales es sacarle el cuerpo al problema. Se supone que las concejalas del bloque oficialista, y la propia Laura Marchesse, pondrán el grito en el cielo para que la paridad sea real. #NIUNAMENOS

El cupo

La paridad del cupo femenino en las listas de legisladorxs -entiéndase también concejalxs- es una de las tantas medicinas reparadoras que deberían tener carácter de inviolables e irrenunciables hasta tanto no se discuta más que una es igual a uno. Por eso el sistema, por convicción o acorralamiento, pone normas cuando el poder se muestra resistente al cambio. 

Casualidad o no, la última semana se definió que Laura Marchesse, cabeza de la lista de concejales de Juntos por el Cambio en las últimas elecciones, seguirá como Jefa de Gabinete. Marchesse no quería volver a esa función, pero era necesario cumplir un pacto político diseñado entre el intendente y el grupo interno del radicalismo que representa Diego Rodrigo. Esto es, Ariel Di Piero tenía desde hace rato fecha de vencimiento en el gabinete, lo anotaron número 6 en la lista de concejales pero bajo la condición de que terminaba sentado en una banca. Hasta ahí, ni más ni menos que un acuerdo electoral que no merece ningún reproche. Salvo, cosa nada menor, que para hacer viable ese acuerdo, hay que pisotear el principio de la paridad. Hasta ahora parecen estar dispuestos a hacerlo. Un dictamen no vinculante de la Asesoría General del Gobierno de Vidal -año 2017- habla de “respetar la paridad en el armado de listas”, después deciden los hombres. Una burla a la inteligencia y un desconocimiento total de lo que ocurría en las calles. Así les fue el 27 de octubre.

Que lo resuelva Herrera

Lo que en un principio se consideró solo un movimiento de fichas en distintos casilleros, puede sumarle un nuevo dolor de cabeza al presidente del Honorable Concejo Deliberante, Lisandro Herrera. Apenas supimos de este enroque que desconoce el ordenamiento en las listas, hablamos con el intendente Víctor Aiola quien nos dijo que “será una atribución de Herrera buscar la solución al problema”. Fierro caliente que nadie quiere agarrar pero que tendrá un final poco feliz si no le dan la salida adecuada.

El comité dónde está

Tirarle el problema a Herrera, es patear la pelota afuera o como mínimo, tirarla para adelante. Si los partidos políticos y/o alianzas electorales son quienes monopolizan la intermediación entre la sociedad y el Estado, este es una tema que deberá resolver -salvo partida de defunción mediante- la mesa de Juntos por el Cambio. En su defecto el Comité Alem. Como en toda cuestión de conflictos legales, la jurisprudencia y la doctrina siempre ponen al alcance de la mano argumentos para las dos partes. Pero determinadas circunstancias históricas y sociales suelen imponer sentencias por encima de las opiniones académicas o las coartadas a las que apela la dirigencia patriarcal. La paridad es uno y una, una y uno, no hay excusas. Lo gritan las pibas en la calle. Te lo explica el almacenero del barrio. Un nene=una nena.

No hay pactos preexistentes

Frente a la fuerza arrolladora del colectivo feminista y la capacidad para movilizar y generar conciencia, no hay pactos preexistentes ni rosca que se le cruce por delante. En medio de una catarata de problemas de gestión que impactarán en el recinto del Concejo Deliberante, Lisandro Herrera, no tiene margen para no poner las cosas en su lugar. De mínima, deberá dejar claramente marcada su postura. Institucionalmente es la cara visible del cuerpo. Su posición no puede tener ninguna fisura. Personalmente, no tiene margen para que sea de otra manera. La paridad de género es parte de un universo mucho más amplio de derechos de nueva generación que llegaron para quedarse. Jugar al distraído, esquivar el problema o resolverlo dando prioridad a la mezquindades políticas, sería una nueva evidencia de no entender el ruido de la calle. 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/politica/el-patriarcado-de-las-listas/20200308223337014550.html


© 2020 Cuatro Palabras

diariocuatropalabras@gmail.com

Chacabuco - Buenos Aires - Argentina