18:29 h. Viernes, 19 de julio de 2019

Una gran Red de contención

La modernidad encuentra a los de a pie siempre ocupados y sin tiempo. Un grupo de veinte personas conforma -desde hace más de seis años- Red Solidaria Chacabuco y deslegitima esa premisa. Es un valioso equipo humano que ha ido mutando con el paso del tiempo, y en donde se encuentran las manos, la energía y la sensibilidad de quienes están dispuestos a arremangarse y ayudar a los demás. Son -según palabras de sus integrantes- el nexo entre quienes pueden ayudar y quienes necesitan ayuda, son ordenadores del equilibrio.

ALMUERZO SOLIDARIO ​  |  22 de abril de 2019 (09:45 h.)
Más acciones:

Caminan, piden, dicen que tienen “la cara hecha un fierro” por tocar tantas veces las mismas puertas en búsqueda de colaboración. Son también, quienes están donde falla o no llega el Estado y tienen la imaginación avispada, ya sea por el cara a cara con los vecinos, o porque solo responden a sus ganas de ayudar y a la voluntad de sus cuerpos que ponen al servicio. 

El último sábado fue un día de sol sin nubes y la Red convocó a una olla popular, un almuerzo barrial, comunitario o solidario, como ellos mismos lo llaman. 

Desde las ocho de la mañana comenzaron a instalarse en el lugar. Dispusieron el perchero solidario, una cocina improvisada, cuatro tablones para el almuerzo, un escenario, centros de mesa, globos, sillas y guirnaldas.

El cocinero de la Red es reconocido en la ciudad por su cultura culinaria, aunque es la primera vez que cocina para tantos vecinos. El dispositivo que armaron y funciona de cocina para más de doscientas personas lo ocupa a destajo. El menú es un guiso de arroz, que comenzó a gestionarse el día anterior con el preparado de las verduras y la cocción de la carne. El acabado final es abundante, atractivo y huele bárbaro. 

Mientras se acerca la hora del almuerzo, las niñas y niños del barrio corren, andan en bici, se dispersan y recorren el lugar que fue preparado para ellxs. Algunas mamás revisan el perchero y miden la ropa a sus hijas e hijos, de la que podrán disponer de forma gratuita.

Muchos de los chicos del barrio almuerzan en el colegio, por eso el feriado largo iba a cortar con esa costumbre pero esta iniciativa les permitió un almuerzo con sus papás y vecinos, además de una jornada comunitaria. 

Alrededor del solar hay varias casitas de construcción precaria en donde empiezan a asomarse al convite. Para la hora pactada son casi doscientas personas del barrio Alcira de la Peña las que se sientan al banquete de la Red. 

Además, en el mismo acto prepararon viandas para más de 60 chicos del Merendero de Nancy y 20 del San Martín. 

Sumar alimentos no perecederos, medicamentos, ropa o voluntades son otras tareas de las que se ocupa este grupo de emprendedores sociales, además de promover la donación de órganos y de sangre entre otras cosas. 

Por la organización, por haberse sostenido en el tiempo y por dejar por fuera sus diferencias políticas/ideológicas por el bien común, les cabe un rango institucional que la ciudad les reconoce. Mientras tanto, ellos advierten en Chacabuco una ciudad solidaria, aunque coinciden en que son las manos y la energía de más vecinos lo que apremia en la modernidad sin tiempo, en donde la pobreza cero se escurre. 

Red Solidaria en Fcaebook: https://www.facebook.com/redsolidariachacabuco/