• 03:47
  • miércoles, 28 de julio de 2021

LA FIRULATA ES INTERNACIONAL

“La Firulata, un Circo de Pueblo”

En diálogo con Cuatro Palabras, Candelaria Pantaleon, directora del documental,se refiere a la importancia de fomentar el cine nacional y federal “para contar las pequeñas historias de los pueblos”. El equipo espera, lo antes posible, poder estrenar en la ciudad.
Screenshot_20210712-090954_Drive
Screenshot_20210712-090954_Drive
“La Firulata, un Circo de Pueblo”

Los que se quedan y los que se van de la ciudad. Un grupo de adolescentes que concurren a “La Firulata”, una escuela de circo en Chacabuco, preparan un show para fin de año. En el recorrido se encuentran, interactúan y dialogan con habitantes del lugar, quienes cuentan sus historias y costumbres. Entre la quietud del pueblo y el movimiento constante de los y las jóvenes se da lugar a la creación y experimentación. 

“Es muy importante para nosotros haber ganado este premio, que nos permite abrir un recorrido. Gracias a toda la gente que votó, que fue muchísima, sobre todo de Chacabuco”, cuenta Candelaria Pantaleón en diálogo con Cuatro Palabras. El premio significa, entre otras cosas, tener laureles en el afiche y en el documental. Lo que le da prestigio es además ser galardonado internacionalmente, y sienta las bases para próximas competencias. 

Candelaria Pantaleón nació y vive actualmente en Chacabuco. Es realizadora audiovisual y este es su primer documental. En él cuenta los diez años de la compañía que emprende Agustina Rabolini y abre el horizonte para “contar cómo funcionan algunos factores alrededor, cómo se vive, por qué hay tanto sentido de pertenencia de la ciudad y por qué en otros casos no”. Le llevó más de cuatro años de trabajo con un grupo de amigos. 

“Siempre me gustó de chica sacar fotos, contar historias, leer, yo solo sabía que tenía la posibilidad, la oportunidad de irme a estudiar y la quería aprovechar”, cuenta Pantaleón, que apenas terminó el colegio se fue a la ciudad de Buenos Aires donde estudió Diseño de Imagen y Sonido (UBA). 

La idea del documental surgió después de una reunión con Agustina Rabolini, fundadora de La Firulata. “Ella quería hacer un documental porque La Firu cumplía diez años, empezamos a pensar diferentes ideas, y yo tenía ganas de abrirlo, de contar algunas cosas sobre el pueblo”, dice. Escribir el guión les llevó alrededor de un año y medio, muchas charlas, mirar muchas películas y documentales, buscar muchas referencias. Luego se filmó entre 2018 y 2019 con un equipo de cinco trabajadores audiovisuales, todos compañeros de la facultad que viajaban a Chacabuco los fines de semana libres. 

“Mucha gente se emocionó por lo que transmitimos en el documental, por cómo mostramos a Chacabuco, muchos se dieron cuenta cómo funciona La Firulata y el sentido de pertenencia y lo linda que es nuestra ciudad”, dice y agrega “También gustaron muchos los personajes que aparecen en el documental y lo importante que es mantener estos centros de cultura y arte que funcionan en los pueblos o ciudades más chicas”. 

Por último, se refiere a la importancia de fomentar el cine nacional, “para contar las historias de los pueblos, es importante que sea federal, que las pequeñas historias del interior puedan ser narradas”. 

Asistente de dirección: Fabiana  Urricelqui / Dir de Foto: Marko Barrier / Sonido: Mathias Ternavasio / Cámara: Marko Barrier, Fabiana  Urricelqui, Candelaria Pantaleón, Paula Conde. / Edición: Candelaria Pantaleón, Fabiana Urricelqui / Fotografía Fija: Leo Quiroga  / Música: Tijera Selmer / Gráfica: Florentina Gajate