• 11:58
  • miércoles, 16 de junio de 2021

“No tuvimos nada de apoyo”

La pandemia tensa la relación entre el gobierno local con distintos sectores de la comunidad que aseguran que no recibieron ayuda para enfrentar la crisis causada por la pandemia. Soledad Emanuele, propietaria de Solem, confirma que “durante los meses que tuvimos el local cerrado nadie nos ofreció ayuda, seguimos pagando los impuestos municipales y no tuvimos nada de apoyo”. En otro orden de cosas se refiere a la falta de controles en los protocolos y asegura que este lunes abrirán sus puertas. 

Screenshot_20210531-075122_Drive
Screenshot_20210531-075122_Drive
“No tuvimos nada de apoyo”

“Es una situación muy difícil. Nos pidieron que hiciéramos un esfuerzo esta semana y la verdad es que es enorme, porque el año pasado el rubro gimnasios estuvo cerrado ocho meses, entonces fuimos quienes más tuvimos que hacer el esfuerzo. No se puede más”, dice Soledad Emanuele en diálogo con este medio. Ayer se reunieron virtualmente con un grupo de propietarios de gimnasios, y hoy hubo otra reunión con representantes del gobierno de Chacabuco, “pero la idea es que el lunes todos podamos abrir, y vamos a abrir”, asegura. 

 

Para Emanuele, “abrir las puertas no es un capricho” y entiende que “la situación está terrible, pero también sabemos que trabajando y cumpliendo con el protocolo, la gente de nuestro gimnasio no se contagia, esa es la realidad”.

 

En otro orden de cosas, se refiere a la falta de respuestas oficiales; “en todos los meses que tuvimos el local cerrado, nadie nos ofreció ayuda. Es más, yo estoy pagando el impuesto municipal y la habilitación la pagué todo el año. Nadie vino a decirme `mirá tuviste el gimnasio cerrado, no pagues la habilitación´, no tuvimos nada de apoyo”. Además insiste en que “En todas las reuniones que hicimos el año pasado para que nos dejaran abrir, siempre había un no, y nadie se hizo cargo, esa fue la realidad”. En la misma línea asegura que presentaron algunos protocolos para poder abrir ya que “en la zona todos los gimnasios estaban abiertos cuando Chacabuco no nos permitía abrirlos”. 

 

Respecto a las medidas de cuidado aclara “cumplimos todo y más, desde la alfombra para los pies, el gel para las manos, continuamente estamos sanitizando todos los elementos, además el lugar donde trabajamos es gigante, entonces las camas de pilates están muy separadas entre sí, tenemos ventilación cruzada, etc”. Por eso, insiste en que “no hay riesgo, lo puedo decir porque además te das cuenta que la gente cuando va no tiene miedo, sabe que está más que cuidada”. Por último pide que “las autoridades de la Municipalidad controlen, está bueno que pasen y comprueben que todos cumplimos con las medidas”.