06:09 h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

Taller de Defensa: un recurso para las víctimas 

El sábado 7 de septiembre a las 14:00, en Moreno 38 y con un alimento no perecedero, cualquier vecina o vecino de Chacabuco podrá participar del Taller de Defensa al que invita la organización Las Manitos en el Bolsillo. 

La ONG tomó forma hace ocho años por el impulso de Karina López, hoy presidenta. Hace cerca de dos años hubo un reacomodamiento en la comisión y la doctora Sabina Lis Meza pasó a ser vicepresidenta de la institución, y empezó a trabajar en el territorio local. 

En 2015 pidieron una banca abierta y desde ahí comenzaron a trabajar con casos aislados de Violencia de Género en Chacabuco. Con el tiempo se dieron cuenta de que no tenían posibilidades de contener todos los casos que llegaban a sus manos. La ONG llegó como “paraguas de protección” para desarrollarse bajo otra forma de trabajo, la que habilita una ONG. 

“Salimos poco al territorio porque los casos nos llegan todo el tiempo a nosotras, no es que hay que ir a buscarlos, nos llaman, nos escriben a la página”, cuenta Sabina Meza. 

El viernes pasado hicieron una charla, los días previos, mientras difundían la actividad a través de los medios de comunicación locales les llegaban mensajes para contactarse y recibir asesoramiento. “Mucha gente que fue a la charla y escuchó distintos relatos y cosas que se contaban tomó conciencia de que quizás lo había vivido en carne propia, o que les había pasado a sus amigas, o empezaron a pensar en cómo podían ayudar”. 

EL PRÓXIMO SÁBADO  |  03 de septiembre de 2019 (11:16 h.)
Más acciones:

 

La campaña tapó un poco esta ola de relatos y denuncias que tomaron mucha fuerza en estos últimos años

Sí, y lo que notamos también es que la situación económica está tan complicada que afecta a esta problemática. El otro día nos preguntaban si con la crisis económica el violento se pone más violento. El violento es violento, lo que pasa es que el agresor siempre encuentra una excusa para decir que el otro o la otra lo provocaba, y hoy el solo hecho de no tener el control económico lo saca, y está potenciado. 

¿Cómo se asocia esta situación a la propuesta del taller para defensa?

Nosotras ya hicimos este taller en Junín porque surgió como un tema de seguridad más que nada. Pensando cómo nos cuidamos ante un robo, un ataque, ante tener que salir de una situación compleja en algún momento. Un chico en Junín, que daba estos talleres en Buenos Aires, encontró la posibilidad de hacerlo a través de la ONG. La realidad es que la técnica no es solo para la actividad, sino para cualquiera que se sienta en inferioridad de condiciones. Por ejemplo, una de las técnicas que enseñan es cómo colgarse la cartera, para evitar que te arrastren cuando te quieren atacar, violentar o robar. Son distintas técnicas que te van enseñando, de las cuales después tu cerebro automáticamente tiene que aprenderlo. 

Es importante destacar que el taller no avala la violencia sino que promueve la defensa 

Nada que ver con avalar la violencia. Se trata de darle un recurso a la víctima para poder escapar en ese momento. Esta vez el taller es intensivo pero vamos a continuarlo ya que vamos a tener una profe de Chacabuco; va a ser dos días a la semana para poder ir fijando la técnica. Y la idea es hacerlo extensivo al varón. 

¿Por qué al varón?

Porque por suerte hoy hay muchos varones que acompañan a las chicas para que no anden solas de noche, por ejemplo. Y también a ellos les puede pasar de encontrarse con un varón violento o en una situación de riesgo. La idea es enseñar una técnica en la que vos puedas parar, evitar, y que siga avanzando. Algunos de los que dan los talleres son varones, y tienen perspectiva de género. Tienen mucha facilidad para que la “víctima” se sienta cómoda. También la idea es trabajar con perder ese estigma de “varones contra mujeres”. Se trata de diferenciar al violento del resto.