• 10:58
  • miércoles, 16 de junio de 2021

Se rompió la cuarentena

La plaza San Martín fue el lugar de mayor notoriedad de la marcha que comenzó su recorrido en la intersección de Avenida Alsina y Garay. El argumento de los vecinos y vecinas se reiteraba reclamando la posibilidad de poder trabajar en cualquiera de sus formas posibles. 

Screenshot_20210526-120713_Drive
Screenshot_20210526-120713_Drive
Se rompió la cuarentena

Más de dos centenares de automóviles participaron ayer de la manifestación, haciendo sonar constantemente sus bocinas, enarbolando algunas banderas argentinas y lanzando consignas tales como “queremos trabajar”, “que compren más vacunas” o “el trabajo no contagia”. Se sumaron también algunas motocicletas y también jinetes y jinetas pertenecientes al Centro Tradicionalista “La matera”, quienes expresaron que “se extrañan los desfiles del 25 de mayo”, mientras acompañaban la fila de autos y camionetas portando el pabellón nacional y la bandera de Chacabuco.

Entrevista con el intendente e Himno remixado

La forma de caravana y la insistencia por parte de los organizadores que “no había que bajarse de los vehículos para garantizar el distanciamiento”, fue respetada casi en su totalidad. Al momento de detenerse frente al Municipio, la mayoría de los manifestantes se quedó arriba de los autos, mientras algunos representantes ingresaron a mantener una reunión con el intendente. El motivo del encuentro con Aiola fue “solicitarle que haga las adaptaciones necesarias para posibilitar que todos puedan trabajar durante estos nueves días”, parate que en realidad terminarán siendo sólo 6, descontando el domingo y feriado puente decretado por el Gobierno nacional. Mientras esperaban frente al Palacio Municipal, un vehículo utilitario de una empresa de sonido hizo sonar a todo volumen el Himno Nacional en versión música electrónica, interpretado por un DJ , haciendo alusión al Día de la Patria. 

“Queremos vivir en libertad”

“Venimos a expresar el deseo de gran cantidad de personas que vivimos en Chacabuco, poder trabajar y vivir en libertad”, comenzó diciendo Luis Esperanza, el primer entrevistado que seguimos caminando, mientras él avanzaba con la ventanilla de su automóvil abierta. Respecto a la crítica situación epidemiológica que hoy ha puesto en jaque a todo el sistema sanitario nacional, pidió “traigan las vacunas y vacunen, no le pidan más sacrificio a la gente, hace un año y medio que estamos encerrados”. Por otra parte, el ex edil de Cambiemos no ahorró acusaciones contra el Gobierno nacional disparando “traigan las vacunas que le dieron a La Cámpora y a toda esa manga de atorrantes”, así como también resaltando que “Argentina está muy mal ubicada a nivel mundial en lo que tiene que ver con compra de vacunas”, refiriéndose al puesto número 20 que tiene nuestro país en un total aproximado de 200 países que pujan por conseguir dosis. En lo que tiene que ver con la realidad sanitaria expresó “fijate la cantidad de muertos que hay, no digan solamente los números que les convienen, ningún del mundo hizo lo que se hizo acá”, espetó.

Albañil y albañila

Una joven pareja de albañiles, Romina e Ignacio, que vive en cercanías del Cementerio, argumentaron que “no podemos vivir sin trabajar, nos quedamos sin comida para nuestros hijos, no podemos pagar la luz, el gas y las cuentas. De por sí, los albañiles no trabajamos los días de lluvia, si encima tenemos que parar se nos complica mucho”. “Yo mañana quiero trabajar, tengo tres hijos en mi casa y no puedo más, sin plata es imposible”, se quejó ella, mientras que él agregó ”no podemos levantarnos del año anterior, venimos golpeados por la pandemia desde el 2020”, siguió él. “Cuando nos estamos acomodando, nos paran y volvemos a lo mismo, no es un delito trabajar, te diginifica, es nuestro derecho, no es que que queremos salir a cualquier hora a pasear o a ir a una juntada. A esos hay que controlar, a los que hacen fiestas clandestinas”, dijo Romina, mientras que Ignacio recordó cuando “el año pasado metieron preso a un albañil por trabajar, y ese mismo día me quisieron cobrar a mí 25.000 pesos por estar trabajando y me tuve que volver a mi casa dejando el trabajo sin terminar”, culminó. 

Nota de redacción

Mas allá de los razonables y legítimos reclamos de todos los vecinos y vecinas angustiados por una situación que, en muchos casos, los deja al borde de la imposibilidad de mantener sus actividades y los ingresos familiares, lo cierto es que en paralelo cruje el sistema de salud. Solo en las últimas 48 horas, en Chacabuco se sumaron 166 contagios, lo que insinúa una semana  récord de personas alcanzadas por el virus. El gobierno local no encuentra la manera de controlar el desplazamiento de personas, al mismo tiempo que el Hospital se encuentra con sus recursos edilicios y humanos al borde del colapso.