• 00:18
  • sábado, 25 de septiembre de 2021

ELECCIONES 2021

“Quiero hacer política para brindar soluciones”

Por Martina Dentella


A menos de diez días de las elecciones PASO, Gabriela Belfortti, camina las calles junto a sus compañeros de fórmula y asegura que van a luchar para que el Concejo sea protagonista. Ademas se refiere a la baja intensidad de los niveles de enfrentamientos entre los distintos partidos a nivel local y habla de las visitas de los principales referentes de su espacio. Por último, y sobre su llegada a la política, insiste: “Me cansé de darme la ñata contra el vidrio desde el lado solidario, golpeándole la puerta al político para que hiciera lo que tenía que hacer. Entonces quiero ser la política que le abra la puerta al vecino y le diga que tiene la solución”.  
Captura de Pantalla 2021-09-03 a la(s) 08.53.40
Captura de Pantalla 2021-09-03 a la(s) 08.53.40
“Quiero hacer política para brindar soluciones”

-¿Qué significan las visitas de Victoria Tolosa Paz y Axel Kicillof en términos político-electorales?

-La visita de Axel a Chacabuco es un hecho histórico. Que un gobernador se venga a sentar con veinte empresarios de distintas ramas a preguntarles de primera mano cómo está su situación, si hay alguna herramienta del Estado para ayudarlos, creo que eso no se ha visto nunca. Fue única la capacidad de Axel de adaptarse a todas las preguntas. El comerciante que quiso ir fue, obviamente que por protocolo no podíamos ser demasiados, pero además no hubo condicionamiento a la hora de plantear cualquier inquietud. A veces hay herramientas que desde el llano desconocemos, y que el Estado las pone a nuestro servicio y desconocemos que existen. 

 

-Te sumaste a la política y no viviste la etapa “trágica” de la casa peronista, ¿está funcionando está segunda parte?

-Creo que sí, absolutamente. Desde el primer día se habló de que si había cuestiones internas que hablar, se hiciera puertas adentro. Los trapitos sucios se lavan en casa. A la hora de salir a caminar y pelear por las convicciones que creemos que tienen que estar representadas en el Concejo Deliberante, no hay peros, ni desaires. Se vive un ambiente muy lindo, porque además estamos hablando de recuperar un Municipio. 

 

-Hablás de un camino hacia la recuperación del Municipio, pero en concreto en estas legislativas se discute el recambio en el Concejo Deliberante, ¿cuáles son esos dos o tres proyectos que tienen en mente que modifique mínimamente el día a día de los vecinos?

-La verdad es que hay varios. Todavía no nos sentamos a discutir sobre a qué darle prioridad. Desde el Instituto Proyectar se hizo un trabajo brillante con distintas comisiones de especialistas. Hay una comisión de Discapacidad con gente muy formada y hay proyectos propios para que llevemos al Concejo, también una Comisión llena de docentes con proyectos y experiencia, entre otras.

 

¿Qué pensas sobre el descrédito del Concejo Deliberante?

-Si pensamos eso, tenemos que descreer de la política, y yo no creo que sea así. Al menos yo voy a entrar para batallar y para que cada proyecto que presentemos llegue a concretarse. 

 

-Hace unos días el periodista Pablo Pastore recordó que las minutas de comunicación no son respondidas por el Ejecutivo, las resoluciones son expresiones de deseo, y a las ordenanzas, “el Ejecutivo si quiere las cumple y si no quiere, no”. Esto es un hecho concreto y es de una gravedad enorme.

-Creo que es puntual y habla del respeto que el Ejecutivo le pueda tener a los miembros del Concejo Deliberante. Por eso creo que nuestro espacio debería recuperar la mayoría en el Concejo, porque estas cosas no pueden estar pasando. No responder ni siquiera un pedido de informes, me parece una falta de respeto a la institución en sí. 

 

-Es una práctica que se repite desde hace varios años…

-Entonces vamos a llegar los nuevos integrantes a cambiarlo. Si descreemos de lo que podemos generar en el concejo, es demasiado. 

 

-Es necesario hablar con los políticos de los grandes consensos que hacen falta para instalar políticas de Estado más allá de los gobiernos de turno, ¿podemos pensar en una nueva etapa donde se logren esos acuerdos?

-Creo que llegó ese tiempo, ya no da para más. Si no nos sentamos a pensar todos en el Chacabuco que queremos no vamos a salir adelante. Ni siquiera es por nosotros, es el lugar donde se van a criar nuestros hijos, donde van a nacer nuestros nietos. No veo otra manera. Yo pienso dejar todo de mi parte, y estoy segura que cada representante de la lista piensa lo mismo que yo. 

 

-Fuimos testigos de niveles de violencia muy elevados en campañas anteriores, sobre todo durante el 2015. ¿Hay coincidencia para calmar los niveles de agresión en está oportunidad?

-Creo que es lo que la gente nos demanda. Sobre todo cuando caemos en la descalificación personal. Los vecinos están cansados de laburar todo el día para a duras penas llegar a fin de mes y estar escuchando que dos candidatos se estén peleando. A esa persona hay que representarla fuertemente desde el Concejo o desde los distintos espacios, y no estar devolviendo acusaciones que no suman. 

Cuando uno está seguro de la boleta que lleva y de los valores que representa, camina más seguro y trata de contagiarle todo eso a la gente. 

 

-¿Cuál es el termómetro de la calle en relación a las preocupaciones de los vecinos y las cuestiones que un gobierno local puede resolver y no está resolviendo? 

-Lo que escuchamos es que falta gestión. Volvemos siempre a lo básico. Falta luz en los barrios, la recolección de residuos. También hay planteos en relación a cuestiones nacionales, pero creo que el gobierno nacional ha marcado la cancha con un montón de políticas públicas, que a veces la gente desconoce. Desde la asistencia a las empresas grandes y pequeñas, las becas a los estudiantes, las asignaciones, el PROcreAr que está volviendo al ruedo y se nota un montón, puedo dar fe de lo que significa en una ciudad para la nuestra. Se nota en el trabajo de los electricistas, pintores, albañiles. 

 

-Con 42% de pobreza para “la vida que queremos” falta muchísimo, ¿por donde se empieza en Chacabuco?

-Primero, por el plato de comida en la mesa, después seguimos hablando de todo lo que quieran. Hay un montón de comedores y viandas, mucha gente que trabaja y le pone el hombro. No está siendo muy visibilizado, y si bien hay mucha solidaridad de los vecinos, es el Estado Municipal el que tendría que estar presente. Me cansé de darme la ñata contra el vidrio desde el lado solidario, golpeándole la puerta al político para que haga lo que tenía que hacer. Entonces quiero ser la política que le abra la puerta al vecino y le diga que tiene la solución. 

 

-¿Cuánto te pesan o te empujan tus perdidas en está etapa de incursión en la vida política?

-No me pesa, me empuja y muchísimo. Todos los días. Vivo muy en paz la ida de mis seres queridos. Y los encuentro siempre, a cada ratito, en lugares impensados. Me pasa, sobre todo con mi hermano, voy a los rincones que menos te puedas imaginar, golpeo la puerta y me dicen “vi tu apellido en la boleta”, y se me infla el pecho. Están caminando al lado mio.