• 03:30
  • miércoles, 28 de julio de 2021

OPINIÓN

¿De que se quejan cuando se quejan?

Por Alfonso Puey *

Para afuera, las diferencias ideológicas de un gobierno peronista y el sector agrario son notorias.

images
images
¿De que se quejan cuando se quejan?

En épocas de pandemia, con la crisis sanitaria, económica, laboral y social más grande que hemos visto, los números del sector agropecuario, en términos económicos son fabulosos.

La producción más rentable del siglo en lo que respecta a maíz, soja y girasol, junto con precios internacionales altos y retenciones bajas (maíz 12%, girasol 5%, siendo la soja la única con 33%) explican los resultados económicos del sector.

¿Por qué un gobierno supuestamente opositor al sector y que busca redistribuir mantiene el statu quo?

La delicada situación en la que nos encontramos (renegociando enormes deudas heredadas y con reservas en aumento desde el año pasado pero excasas) hace al gobierno dependiente de los dólares comerciales provenientes de la actividad primaria exportadora, lo que constituye una restricción potente para la autonomía de la política económica nacional. 

Si a esta dependencia mencionada en el párrafo anterior le sumamos el triunfo conservador en el 2008 del sector agrario y la consolidación de la idea de eliminación de retenciones en el gobierno anterior, hace que, en términos políticos se dificulte la aplicación de una suba de los derechos de exportación (retenciones). 

¿Qué trae aparejado mantener el statu quo?

No aumentar las retenciones trae como consecuencia una merma en el potencial recaudatorio, que podría fortalecer el crecimiento económico vía gasto público y motorizar otros sectores (empezar a distribuir realmente). Además, el aumento del precio internacional de las materias primas se traduce en inflación ya que con retenciones bajas y dólares altos es indistinto vender en el mercado interno o exportar.

La concentración de riqueza es cada vez mayor y por falta de poder político y consecuente inacción el gobierno termina favoreciendo al sector que más lo critica.

*CPN. UBA