05:37 h. Viernes, 18 de Agosto de 2017

Cuatro Palabras

No le pidas aumento a tu jefe

Por Laura Federico  |  26 de Octubre de 2016 (01:26 h.)
Más acciones:

OPINIÓN

El dinero no lo es todo en la vida. Tampoco lo es en los negocios. Es por ello que en esta columna te voy a explicar por qué pedir un aumento a tu jefe es la respuesta errónea a tus problemas económicos.

Cuando la factura de gas o de luz llega con aumento es imposible no sentirse defraudado. Nos están ofreciendo el mismo servicio a un mayor precio. Nuestro jefe siente exactamente lo mismo cuando nosotros le pedimos que nos suba el sueldo.

Entonces se preguntarán: ¿Cómo hacemos para conseguir mayor cantidad de dinero sin pedir una suba en el salario?

La clave radica en ofrecer un trabajo de mejor calidad e importancia.

El objetivo que debemos perseguir para mejorar nuestra economía NO debe ser ganar más dinero, sino ocupar un puesto de mayor relevancia en la empresa de la cual formamos parte. Debemos crecer profesionalmente, ofrecer resultados superiores y aportar un mejor desempeño para que la organización en la cual trabajamos mejore con nuestra labor. ¿Cómo hacerlo? Presentando propuestas de cambio laboral, nuevos proyectos, mejoras en la gestión. Ofreciendo otro tipo de servicios diferentes a los que brindamos actualmente. Tomando más responsabilidades y dando mucho más de nosotros en cada tarea y en cada día laboral. 

El ascenso en la escala jerárquica que lograremos conseguir si mejoramos nuestro de- sempeño, viene de la mano de un aumento de sueldo. Lo justifica. Porque usted señor/a va a pasar a valer más dinero. Su trabajo va a ser más importante y va a jugar un rol estratégico en la empresa. Solo restaría animarse a exigir lo que corresponde que se nos pague por el trabajo ofrecido. En estos casos, la negociación es la llave maestra que necesitamos aprender a manejar para conseguir lo que queremos.

Debemos recordar siempre que el objetivo no es obtener más dinero. La meta final es ofrecer más de nosotros, para crecer como profesionales, valer más en la empresa y, de esta forma, mejorar los resultados. El dinero es una simple consecuencia que viene adosada a una razón más abstracta. Si queremos que nos paguen más, tenemos que valer más. Nada se regala en esta vida y nadie merece más de lo que tiene y es capaz de conseguir. Por ello, en lugar de pedir más dinero, ofrece más de vos mismo. Que el resto llega solo y la actitud siempre hace la diferencia entre ser o no ser un buen empleado y un buen profesional.