• 23:41
  • viernes, 24 de septiembre de 2021

OPINIÓN

No es todo lo mismo

*Por Alfonso Puey

 

En plena campaña electoral la oposición trajo al debate un tema sensible, al que mucha atención se le ha prestado en este espacio. Es la pesada herencia recibida, el endeudamiento monstruoso y mal utilizado.

5f80bdbb59738_720_960!
5f80bdbb59738_720_960!
No es todo lo mismo

La exgobernadora bonaerense Maria Eugenia Vidal, señaló que la actual gestión se está endeudando a un mayor ritmo anual que durante los cuatro años de Cambiemos. ¿Es lo mismo deberle al FMI que deberle al Banco Central? ¿Qué la deuda sea en dólares o en pesos? ¿El contexto en que se genera cada endeudamiento?

Comenzando por el último interrogante decimos que tomar deuda para tapar déficits fiscales, está muy lejos de ser bueno, pero la alternativa sería el ajuste fiscal, y eso sí que no es una opción. Cualquier política pública que en el actual contexto no contemple la realidad de los sectores medios/bajos, tiene como destino el fracaso, no hay margen para el ajuste.

Aclarada la necesidad que el contexto imprime y dejando subrayado que el ideal a seguir es el crecimiento con superávit, en la encrucijada de tomar deuda, habrá que diferenciar entre los distintos tipos de deudas, en los términos y las condiciones. Nunca es lo mismo tomar deuda en dólares con organismos internacionales de crédito que acumular una deuda interna y en pesos.

Ahora bien ¿Nos endeudamos y seguimos tapando los déficits fiscales? Definitivamente esta tiene que ser una salida extraordinaria para un momento extraordinario, el margen es cada vez más chico. Si la salida que se intenta repetir es aumentar el gasto público y fomentar el consumo, deberá ser efectivo el control. Los recursos tendrán que llegar a quienes correspondan, ejecutarse de manera ordenada y transparente, para que luego parte de esa misma masa de dinero reingrese como recursos tributarios y el ciclo pueda volver a reproducirse.

CPN UBA