• 04:47
  • viernes, 03 de diciembre de 2021

“Necesitamos que se empiece a invertir en comunicación”

Sandra Russo volvió a los medios nacionales de forma autogestiva. Su programa, Jugo de Limón, se emite de lunes a viernes de 20:00 a 21:00 en la AM 530, Somos Radio. Desde ese lugar opina que la facilitación de una nueva comunicación, profesionalizada y con recursos, “tiene que venir de quienes estén interesados en ganar en la Argentina, las PyMEs nacionales, tienen que empezar a invertir en comunicación, sino del pozo no salimos más”. En diálogo con Frecuencia Electoral (FM Radio Ultra 98.9), se refiere además de la avanzada de las derechas en el mundo, la pérdida de credibilidad de las encuestadoras y el rol de los medios. 
“Necesitamos que se empiece a invertir en comunicación”

-¿Las encuestadoras erran porque no están dispuestas a aggiornarse o porque la sociedad cambia hábitos a una velocidad que no pueden seguir? 

-Nunca les tuve mucha confianza a las encuestas, ¿cuántos años hace que nos damos cuenta de que la encuesta que paga fulano la da ganadora a fulano? También se da un fenómeno extraño, que tiene que ver con la estadística, habría que hacer un análisis sociológico en relación a cómo se hacen las encuestas. Por ejemplo, en Argentina hay un subsuelo de gente que vota a la que nadie consulta nunca. Esto de hacer encuestas telefónicas, es un recorte previo de los encuestadores porque se hacen en teléfonos fijos. Muchas veces la gente para sacarlos de encima dice cualquier cosa, y el voto no está decidido. Es una herramienta que ya nos ha defraudado en muchas elecciones como para seguir guiándonos por eso. Hay más bien una vibra que uno siente, un ánimo colectivo, pero eso no lo leen los encuestadores. 

 

-Pareciera que no hay otra opción que una gran mesa de diálogo político, ¿cuál es tu mirada?

-Depende a qué se le llama diálogo político. Seguramente si lo dicen desde el oficialismo, es en términos de ponernos de acuerdo -independientemente del resultado- en cuatro o cinco cosas que se supone que nadie podría estar en desacuerdo, porque no son cuestiones ideológicas, sino para la supervivencia de los argentinos y argentinas. En un país serio, normal, democrático, nadie puede estar de acuerdo con la inflación, salvo antes de las elecciones para ganarlas, cuando sos un mal jugador o jugás sucio, entonces te alineás con los que le empeoran la vida a la gente, para tener más chances de ganar. Pasadas las elecciones, hayas ganado o hayas perdido, es necesario un poco de sentido común, hay que ver si lo tienen. Hay otros que hablan de diálogo político, en realidad como una especie de co-gobierno, sobre todo los que hablan desde la oposición, porque creen, y, lo han verbalizado, que un resultado positivo en las elecciones de medio término, les daría el derecho de co-gobernar, lo cual es ciencia ficción. Es una película que ellos se pasan, es una forma de golpismo. 


-Sí, y el gran aparato comunicacional que es el brazo armado de la oposición en la Argentina, no ha respetado la veda desde el viernes a las 8:00 de la mañana en ningún momento…


-Al final siempre somos los mismos los que respetamos todo, y siempre son los mismos los que violan todo. Así que uno está un poco harto. Uno no puede saber con qué información cuenta, o qué medio mira, o a través de qué se informa, la persona que va a votar. Acá hay nerviosismo (yo lo tengo), pasé muchas elecciones de medio término, y no se jugaban las cuestiones que se están jugando en estas elecciones, y no es una cuestión de Argentina. Es una cuestión global. Por el resurgimiento de los neonazismos, de los neofascismos. La semana que pasó hubo un miembro del partido de Milei que rompió un mosaico de las Madres de Plaza de Mayo, y lo subió a las redes como para hacer proselitismo con eso. A ese tipo de barbaridades fascistas no estamos acostumbrados, ni quiero que nos acostumbremos. El tema acá es que entra en la contienda, gente que quiere entrar democráticamente para después destruir la democracia. Eso es lo que a muchos nos tiene un poco nerviosos.
 

-Mejor dicho, se profundiza a partir de la insinuación de Mauricio Macri de amenazar a su propio espacio anunciando una posible alianza con alguno de esos sectores, para correrlo a Rodríguez Larreta por derecha.


-Hace meses que vengo haciendo columnas sobre que el sistema de derecha es una avanzada del Macrismo. Osea, no es obsesivo, iba a pasar. Era evidente. Macri estaba disimulando todos estos años su propio fascismo, pero no lo logra. Y ahora justamente, está acoplándose a una ola global, porque estas extremas derechas están apareciendo en todo el mundo. Quieren frenar una oleada que no es la continuidad de la década ganada, porque pasó tiempo, el mundo es distinto, hubo una pandemia, cambiaron los dirigentes. Es otra cosa, pero es un punto al neoliberalismo. El neoliberalismo se está defendiendo con el sistema de derecha. Todos juntos, no son más que Cavallo.

-Sabemos que todas estas avanzadas en última instancia dependen de la instalación monopólica de la comunicación, ¿por qué no se han podido generar condiciones para el desarrollo de medios de comunicación alternativos?

-Se intentó con una Ley de Medios. Y ahí nos dimos cuenta de que el Poder Legislativo tiene mucho menos poder que el Poder Judicial. Porque cualquier juez de morondanga te metía una cautelar y te frenaba la ley. Estamos obligados a convivir con gente que repite mentiras todo el tiempo, y es porque no hay manera de zafar de los miles de medios que tienen. Cuando aparece alguna herramienta, fue el punto de inflexión en el que nos dimos cuenta que la política es, como dice Cristina, un 25% de poder, el resto lo tienen los poderes fácticos. Entonces yo creo en un Estado mucho más fuerte del que tenemos y creo que el presidente que tenemos es mucho más débil del que me gustaría tener a mi. Pero también reconozco que hay un solo bote, el bote ahora lo comanda él, y acá estamos. Porque no se trata de un partido político, se trata de la defensa de intereses básicos, elementales.

-Pero no aparecen interesados que inviertan recursos para construir esta alternativa de medios

-Ahora se supone que empezamos una etapa de crecimiento económico, creo que los sectores de la industria, los sectores que conformen -si empieza una etapa de crecimiento- un polo de poder nacional, y es el que tiene que darse cuenta, que no va a poder seguir creciendo si no invierte en comunicación. Nunca lo hicieron. Y no podés tener un medio  que crezca, y competitivo, sin capital. Yo estoy laburando autogestivamente, y la verdad que es muy triste el trabajo, juntar peso por peso para poder pagar un mínimo equipo de comunicación. Y para dar un producto profesionalizado, no una cosa berreta. Y la verdad que es un esfuerzo enorme, la gente tiene que esperar dos meses para poder cobrar muy poca plata, mientras vemos canales que compran candidatos políticos donde los tipos ganan fortunas. Somos de diferentes clases sociales también. Pero creo que la facilitación de una nueva comunicación tiene que venir de quienes estén interesados en ganar en la Argentina, en las PyMEs, las empresas nacionales, tienen que empezar a invertir en comunicación, sino del pozo no salimos más.