• 10:45
  • miércoles, 16 de junio de 2021

ENTREVISTA

“Juntos por el Cambio estimula el enfrentamiento social”

Al psicólogo Fernando Lescano, la militancia territorial le permite pensar los temas que atraviesan la comunidad desde distintas ópticas. En diálogo con Cuatro Palabras se refiere al proceso interno que debe transitar el peronismo previo a las PASO, la judicialización de las vacunas y las mezquindades políticas y sociales en torno a la llegada de las mismas. Además, habla del rol de las instituciones en la ciudad y de la necesidad de pensar los nudos problemáticos de Chacabuco: “nos quedamos pensando que Chacabuco es el pueblo de hace 15 o 20 años atrás, entonces las respuestas de la política son las mismas”. En relación al crecimiento demográfico y territorial y la falta de respuestas, abre una pregunta: “¿Qué pasaría si en el centro de la ciudad se sacan los colegios, semáforos, las cloacas, la luz, la polícia?”.
Screenshot_20210611-090415_Drive
Screenshot_20210611-090415_Drive
“Juntos por el Cambio estimula el enfrentamiento social”

-Faltan cuatro meses para las PASO y seguramente cada espacio va a dirimir discusiones internas. ¿Cómo creés que se puede dar este proceso dentro del peronismo?

-Hay dos cuestiones. Desde nuestro espacio promovemos la unidad del peronismo. Uno cuando se cierra, se achica, pierde. Ya tenemos la experiencia. Cuando uno amplía, hay posibilidad de ganar, porque interfieren distintos sectores. El peronismo tiene por suerte una movilidad y una guía, que no todos los partidos lo tienen. Pero creo en la idea de convocar a otros sectores progresistas del campo nacional y popular, es lo nos va a permitir ganar, me parece que la mejor orientación fue lo que paso a nivel nacional y provincial con las últimas elecciones donde si uno es generoso las cosas salen mucho mejor, me parece que los que tenemos la responsabilidad por ahí de generar estos espacios de encuentro donde ninguno de los sectores del peronismo quede afuera. 

Bueno está semana fue muy claro y muy obvio. Uno puede ver cómo a nivel nacional salieron con una estrategia política partidaria que fue de alguna manera denostar la vacunación, y pudimos ver cómo a nivel local se siguió la misma lógica política, y esa  lógica política la judicialización de la vacunación. Si bien, uno podría pensar que es una estrategia política, también tiene un efecto devastador porque se obstaculiza la llegada de vacunas, se trabaja en contra de la ilusión y la vida de todos los argentinos. Y algo peor, que se estimula el enfrentamiento entre distintos sectores de la comunidad. 

 

-Hay cierto eje de la campaña que los imponen quienes detentan el poder a nivel nacional. Si las vacunas llegan, ¿Crees que se va a judicializar la discusión y que van a atacar contra las deficiencias del Gobierno nacional?

-Ami me parece que a veces nos pensamos como si fuéramos una comunidad que no está articulada con los problemas provinciales y nacionales, obviamente que detrás de todo eso está la problemática de lo económico. Por eso a Cambiemos no le conviene que la vacunación avance, porque a medida que nosotros podamos salir de este no aislamiento físico, los números económicos obviamente van a mejorar y mucho,  que es también lo que Cambiemos no quiere. Por eso a veces la estrategia política está muy atada también a resolver cuestiones que tienen que ver con la pandemia. 

De todas formas, hoy hasta Estados Unidos está jugando geopoliticamente con la vacunación, porque pretende recuperarse más rápido que otros para seguir imponiendo su poderío político y económico. Hay cosas que parecen que uno no las podría pensar desde lo local, pero hay que hacerlo. 

 

-¿Cuáles son los temas que debería dejar de postergar la dirigencia en Chacabuco?

-Hay una cuestión que vengo viendo hace mucho tiempo, sobre todo en mi paso por Desarrollo Social que tiene que ver con pensar los nudos problemáticos de Chacabuco, muchas veces nos quedamos pensando en que chacabuco es el pueblo de hace 15 o 20 años atrás, entonces las respuestas terminan siendo desde ese pensar. Hoy Chacabuco se parece mucho a las pequeñas urbes, o los problemas a los que tiene el conurbano.

Hoy, teniendo en cuenta la diferencia demográfica, han crecido mucho las problemáticas y se parecen mucho. 

Chacabuco hoy necesita pensar una cuestión central que es la segregación. Por ejemplo, pensar en la inseguridad en los barrios. Un tema que hizo que el peronismo perdiera las elecciones en su momento, porque se posicionaba en que era un invento de los medios, o una una sensación, y en realidad era una problemática que le tocaba de lleno a los sectores medios pero también que le llegaba a los sectores más humildes también. Porque uno puede pensar la inseguridad en los barrios desde debe llevar mayores servicios, de ver las distancias que tiene con respecto a las oficinas públicas, eso nos llevaría a pensar en un transporte público. Uno no puede pensar en la inseguridad solamente como un hecho de represión delictiva o desaliento delictivo. ¿Qué pasaría si en el centro de la ciudad se sacan los colegios, semáforos, las cloacas, la luz, la polícia?. Eso nos daría una pauta de lo que pasaría con la inseguridad, no es solo una cuestión de policía o de control. Cuando uno piensa las problemáticas son mucho más complejas de lo que uno cree.

 

-¿Qué rol juegan las instituciones en medio de estos conflictos?

-Tanto una cooperadora escolar, pasando por distintas instancias como puede ser la comisión de un club, una empresa, uno va a hablar con esa institución y lo que te van a decir es “faltan dirigentes”, y uno se pone a pensar cómo puede ser que falten dirigentes. Hay que formarlos y capacitarlos, puede ser. Pero también hay una gran responsabilidad de quienes tenemos un interés más público, de no denostar la política, pensándola como la relación entre las personas. Se ha denostado mucho la participación comunitaria.

 

-En el último tiempo aparecieron ciertas mezquindades respecto a las vacunas y otros temas, ¿podemos pensar que no vamos a salir mejores de esta pandemia?

-Pensar que uno va a salir mejor o peor o mejor son idealizaciones que nos hacemos cada uno. Lo que sucede es que hay un cansancio que se puede manifestar en dos cosas, cuando se pierde la confianza y la creencia de que alguien porta un saber, lo que nos sucede es que tenemos pánico. El pánico hace que uno acude sin ningún tipo de medida o conciencia de lo que eso significa. Es real que los Estados-Nación colapsaron y no tienen respuesta, que los receptores de salud no dan abasto, que los médicos no pueden dar demasiada información y eso genera mucha incertidumbre. Ahora cuando creemos que nosotros no tenemos las respuestas adónde vamos es a un sentimiento de tristeza y desconfianza de sí mismo que nos melancoliza. 

Desde lo individual y desde lo colectivo va a haber un montón de aprendizajes que nos van a permitir dar respuestas. La pandemia generó un desastre mundial, un desastre económico. Hay pérdidas de vida, cuando todo termine uno va a mirar a un lado y le van a faltar amigos, le van a faltar familiares, eso no es menor. 

 

-¿Dónde esta  la política en todo esto?

-Hay un partido político que cuando empezó la pandemia dijo que no existía tal cosa, que el virus era un invento. Después salieron a hacer marchas anti cuarentena y a quemar barbijos, más tarde la estrategia fue judicializar la vacuna, plantear ante la justicia que se el gobierno pretendía envenenar a la población. Y después empezaron a decir que faltaban vacunas. Esa misma oposición está jugando a favor de que no lleguen vacunas. Pfizer desmintió que haya habido pagos indebidos. Sin embargo, hay medios de comunicación que lo siguen repitiendo y funcionarios locales, diputados y militantes de Cambiemos que lo repiten, además de que buscan judicializar la vacunación.

Perjudican a que Argentina pueda incorporar vacunas, no hay laboratorio que les venga bien, no hay contrato con la vacuna que venga bien. Aiola sigue la misma estrategia de Cambiemos a nivel nacional. Erosionan todos los días la ilusión y la vida de los argentinos. Y nos enfrentan, porque enfrentan a los comerciantes con los médicos porque están preocupados porque colapsan, y la responsabilidad de los funcionarios y de aquellos que tienen lugar en la responsabilidad es realmente no enfrentar a la comunidad. 

Ahora llevamos en Chacabuco 20 mil vacunados, no es poco. Te da a pensar que son militantes de la muerte, no de la vida. Además, estaría bien que se investigue cuando la vacunación la manejó el Municipio porque hasta ahora el vacunatorio funciona de maravilla, puede haber un error, pero también hay que decir que cuando lo manejó el municipio las cosas no funcionaron tan bien.