• 01:06
  • sábado, 25 de septiembre de 2021

ELECCIONES 2021

De dónde vienen a dónde van

Por Alejo Dentella

 

En esta columna tratamos de reflejar los trazos mas gruesos de las y los candidatos que se suman a la política al proceso electoral 2021. Hoy es el turno de Gabriela Belfortti. La empresaria exitosa, la que no se quiebra frente a las peores adversidades, la “hija de”, la que se suma después de haber dicho dos veces ¨no¨. La mujer que sabe a donde va, aunque reconoce que más lento o mas rápido, los escalones se suben de a uno y la lealtad es un bien escaso pero sagrado.

Gaby
Gaby
De dónde vienen a dónde van

En el rostro se nota el cansancio de un día interminable que comenzó a las seis de la mañana. Estamos terminando la entrevista que había pactado en los estudios de Radio Ultra 98.9, en el programa Frecuencia Electoral que se emite de lunes a Jueves de 18:00 a 19:30. Lo pensé varias veces hasta que finalmente asumí el riesgo. En el aire se sintió una densidad casi insoportable. La respuesta fue inmediata. Entonces el silencio se transformó en una bocanada de aire fresco que se filtró en la hermética caja de la radio. “Las ausencias me empujan, me dan fuerza porque los siento al lado mío en cada instante”, respondió Gabriela Belfortti y nos trajo alivio. 

Tal vez ese momento, es el que mejor grafica la llegada de Gaby a la política cuando lo pensamos en términos de expectativa por un renacer. Esa fortaleza para sobreponerse de las peores dificultades, es una de las materias que deben aprobar los que decidan arrimarse al ejercicio de la función publica.

La llegada de Gabriela Belfortti al actual escenario electoral es el resultado de un camino espinoso. La vida le dio y le arrancó demasiadas cosas en muy poco tiempo. Hacer equilibrio en medio de circunstancias tan pendulares, requiere de estabilidad emocional y de mucha convicción. Ni sus éxitos como empresaria, ni su compromiso social a través del Hogar San José, ni las heridas que nunca paran de sangrar, son lo mas o lo menos de esta “crónica de una candidata anunciada”.

 

La tercera es la vencida

 Hubo dos antecedentes de convite previos al sí. El más importante fue en el 2019 y en aquel momento se negó a ser segunda candidata en la lista de concejales. Eso habla de su tozudez y de sus limitaciones a la hora de interpretar la dinámica de la política, del poder y del peronismo. Su actual decisión también filtra su capacidad para asimilar experiencia. 

En esta ocasión entendió que era el momento. Tal vez el proceso de síntesis que logró el Frente de Todos local fue uno de los datos que allanaron el camino. La tercera es la vencida dice el refrán popular.

Mientras tanto, debe imponerse límites a su vocación natural de líder. Tiene claro que “con Golía no alcanza, pero sin Golía no se puede”. Por eso cuando se refiere a Darío, reconoce que el dos veces intendente tiene una magia especial con su electorado que se traduce en reconocimiento como conductor. Todo lo demás se verá con el tiempo.

 

La mujer

Más allá de los trazos que definen su personalidad y la coyuntura en la que da el PASO, hay algunas cuestiones no menores que la proyectan como una mujer del poder para los próximos 20 años de la política local y por qué no algo mas. Gabriela, además es Belfortti y sabe bien que el ascenso económico de la familia despierta todo tipo de sentimientos encontrados, “Pueblo chico, infierno grande”. Las generales de la ley le caben como a todos. De cualquier modo, se enorgullece de todo el recorrido y de ser la cara visible de la empresa en el rubro de materiales de construcción, que conoció cuando apenas había cumplido 18 años y seguramente no imaginaba nada de lo que venía por delante. 

La decisión final para sumarse al Frente de Todos también estaba condicionada por el compromiso asumido con el Hogar de ancianos, donde debió postergar su mandato porque la pandemia impidió el recambio de autoridades, tal como estatutariamente estaba previsto. No hubo traiciones, ni especulaciones, porque hacía mucho tiempo que había anunciado que el final de su paso por la institución sería casi en paralelo a su llegada a la política. 

A esa mujer, con apenas cuatro décadas, a la que parece que nunca le entran las balas, nada le fue tan sencillo.

A pesar de los cambios de época, como una épica de género, a Gaby le toca enfrentar un desafío por partida doble. En paralelo a su rol de empresaria, decide participar de la vida pública y las disputas del poder que todavía parecen reservadas a los machirulos.  

 

Hacia dónde va

En público y en privado Gabriela Belfortti habla de esta elección como una instancia rumbo al 2023 y enseguida larga “tenemos que recuperar el Municipio”. En tiempo récord construyó un discurso propio que irradia mucha esperanza en términos de futuro. Cuando alguien le pregunta de dónde viene no lo oculta, al contrario, estos días volvió al barrio donde nació y creció. Fue recibida como una más. Cuando le preguntan hacia dónde va, dice “quiero ser intendenta”, tal vez la primera mujer en llegar a ese lugar. Mientras tanto, en el andar, ya aprendió que también en política, los escalones, más lento o mas rápido, se suben de a uno. Y las lealtades, aunque son un bien escaso, deben ser sagradas.