• 04:25
  • miércoles, 28 de julio de 2021

SIN PUNTOS NI COMAS

Crónicas del Faquir (Etapa chacabuquense)

Al Faquir lo invitaron a comer un puchero de gallina en lo de Mario el de la compra venta oh amigo que me escuchas el asunto es que la cosa era en pleno verano con temperaturas de 40 grados centígrados
Crónicas del Faquir
Crónicas del Faquir
Crónicas del Faquir (Etapa chacabuquense)

La memorable reunión fué en la compra venta detrás de la estación del ferrocarril el financista fue el propio Mario y el responsable de los quehaceres gastronómicos fue el Pacha que ya cerca del mediodía con el torso desnudo enrojecido por el solazo y bañado en transpiración atendía dos ollas que hervían sobre sendos fuegos apoyadas sobre soportes los invitados entre los que estaba nuestro Héroe esperaban sentados en una mesa larga a la sombra de un tinglado mientras el anfitrión convidaba con ajíes en vinagre salamín con pan y por supuesto el vino que fué abundante con hielo para mitigar la temperatura y soda para reducir la ingesta de alcohol mientras tanto Pacha iva y venía de una olla a la otra avivaba el fuego agregando verduras que hervían junto a las gallinas papas batatas cebollas morrones choclos abundante zanahoria puerro cebolla de verdeo por supuesto perejil y conforme subía la temperatura ambiente las ollas de Pacha llevaban su contenido a toda marcha de gallinas y compañia con el único destino de plato cuchillo tenedor y mandíbulas de los ya ansiosos comensales mi muy querido amigo para mitigar la espera Lalo una presencia destacada en la reunión contó el cuento del velorio en el que el muerto había perdido un brazo en un accidente y para que se viera bien en su ataúd sus deudos le pusieron un brazo ortopédico parece que Lalo según contó en aquella memorable reunión aunque tú no lo creas mi muy querido amigo se acercó compungido a despedirse del difunto lo tomó de la mano sin saber que era parte del brazo ortopédico y se quedó con el brazo en la mano llegando este punto en el relato Lalo repetía “me quedé con el brazo del muerto en la mano” y todos se descostillaban de risa “ me quedé con el brazo del muerto en la mano” y seguían las carcajadas querido amigo finalmente hizo una pausa en su relato  todos querían saber qué había hecho Lalo con el brazo del muerto en medio del velorio “ me quedé al lado del ataúd y saludaba a todos los que se acercaban a despedir al difunto con un apretón de manos pero con la mano ortopédica” remató Lalo su relato que recibió una ovación de los presentes solo acallada por la llegada de Pacha con las primeras bandejas del producto de sus ollas en el mismo momento en que el termómetro marcaba la temperatura récord de ese memorable verano la comida fué sazonada con una salsa picante producto de la casa a base de azafrán que como te imaginas querido amigo estimulaba a “empinar el codo” asi que a está altura la reunión estaba en su clímax lo cual precipitó la sobre mesa donde se sacaron chispas las guitarras de Tito y El Nero contrapuntistas de fuste que abrieron su show improvisando unos versos jocosos a propósito del relato del brazo ortopédico del muerto que le dió continuidad a las carcajadas de los comensales ahí querido amigo nuestro Héroe pidió una guitarra y cantó La mamá de Jimmy de Gieco uno de los hits del Faquir muy a propósito para reuniones como aquella finalmente cuando el mundo parecía abrazado por una lengua de fuego llegó la hora de la sopa que llegó a la mesa en vasijas de cerámica y encontró a todos de torsos desnudos y transpirando como condenados en el paredón en el momento mismo en que el termómetro marcaba 44 grados Centígrados mientra todos ingerían aquella sopa de gallina oh amigo que me escuchas