• 02:16
  • miércoles, 28 de julio de 2021

SIN PUNTOS NI COMAS

Crónicas del Faquir (Etapa chacabuquense) XIII

Un muerto en el ascensor 

 

Apareció un muerto en el ascensor de un edificio con un puñal clavado en el pecho y un destacado integrante de Los Detractores de Siempre acusó al Faquir de ser el responsable esto que tuvo a la ciudad paralizada y otras menudencias dignas de mencionar es lo que contienen la Crónicas de hoy mi muy querido amigo

Crónicas del Faquir
Crónicas del Faquir
Crónicas del Faquir (Etapa chacabuquense) XIII

Los hechos que aquí se cuentan figuran en una muy antigua Crónica tal es así que no es posible saber fechas ni identidades de tan borrosas que llegaron a nuestros días sucedió entonces que un tal Andrija encontró al desdichado con el puñal clavado en el pecho en el ascensor de su edificio y dió la alarma enseguida una muchedumbre se agolpó en el lugar de los hechos todos querían saber cómo cuándo dónde y quién por supuesto como tu lo podrás entender querido amigo enseguida se hizo presente el comisario con varios patrulleros y pasaron inmediatamente a cercar la escena del crimen como mandan los protocolos en eso estaban cuando de repente y sin aviso se presentó un conocido integrante de los Detractores de Siempre y acusó a los gritos para que todos pudieran escucharlo a nuestro Héroe de ser el responsable del homicidio aludiendo que lo había hecho por venganza por que el Faquir hacia muchos años le había birlado las figuritas al muerto el comisario inmediatamente tomó cartas en el asunto y mandó un patrullero a buscar al Poeta al Huracán donde seguramente el sospechoso estaba como siempre tomándose un Whisky y charlando sobre bueyes perdidos “ Me lo traen al susodicho inmediatamente para acá” ordenó el Comisario y produjo una conmoción entre los presentes que ya para esto había gente hasta por arriba de los techos por que nadie querido amigo se quería perder nada de aquella sorprendente situación en un pueblo en que nunca pasaba nada enseguida nomás llegó el patrullero del que se bajo el Faquir y se encaró con el comisario diciéndole “Comisario ya le dije que no me gusta que me interrumpan cuando estoy cumpliendo con mis obligaciones de poeta” todos festejaron los dichos de nuestro Héroe pero el Comisario se puso firme y respondió “Cállese la boca sotreta que esto es serio” y esto también lo festejaron los presentes después se encaró con el denunciante y preguntó “este es el que vos decís responsable de haber sesgado la vida del infeliz que yace en el ascensor con un puñal clavado en medio del pecho” si Comisario se lo juro él fue” respondió el denunciante señalando a nuestro Héroe que quedó aturdido de semejante acusación y balbuceó “pero porque yo voy a hacer semejante bestialidad” “Por venganza que venias rumiando desde hace mucho exactamente desde que te robó las figuritas” repitió el conocido Detractor “ pero Comisario si todos saben que yo no pasé la infancia en Chacabuco” se defendió nuestro Héroe “ Eso habrá que berificarlo” fué la respuesta seca del Servidor Público cuya identidad no es posible distinguir por lo borroso de las como te dije querido amigo antiguas Crónicas pero en el mismo momento que estaban cargando a nuestro Heroe al camión celular ya esposado toda la situación dió un giro inesperado fué cuando todos vieron al muerto salir lo mas campante del edificio con el cuchillo  clavado en el pecho oh amigo que me escuchas el asunto fué que todo era una farsa organizada por un tal Juanjo un poligriyo que las iba de Director de Teatro que con un cuchillo de utileria un poco de salsa de tomates y algunos personajes que se prestaron a la puesta en escena tal como el muerto muy aplaudido por la concurrencia por lo creible de su actuación el Comisario que se prestó con patrulleros y todo para divertir un poco a la concurrencia y el acusador conosido como uno de los Detractores de Siempre que fué abucheado por la concurrecia el único que no sabía nada de la farsa era nuestro Heroe que también fué muy aplaudido y quedó en la memoria del pueblo como El día que el Faquir apuñaló a un desdichado en el ascensor aunque tú no lo creas querido amigo