• 11:46
  • miércoles, 16 de junio de 2021

SIN PUNTOS NI COMAS

Crónicas del Faquir (etapa chacabuquense) VI

El Faquir se jugó su alma al truco con San la Muerte. Fue en una noche de tormenta en el Bar Berazategui.
Crónicas del Faquir
Crónicas del Faquir
Crónicas del Faquir (etapa chacabuquense) VI
Sucedió oh amigo que me escuchas que una noche lo fué a buscar su amigo Lalo para invitarlo a jugar un torneo de truco que tenia lugar en el Bar Berazategui haciendo cruz con la placita del Hogar mi muy querido amigo aya fueron los dos amigos en la motito de plástico de Lalo nuestro héroe no se perdía una reunión de ese tipo lo sabe todo el mundo el asunto es que el poeta tuvo un mal presagio cuando a mitad de camino vino a desatarse una tormenta de Padre y Señor nuestro con rayos y centellas con ráfagas de viento que arrancaban los árboles de sus raíces y obligaban a los horneros a mudarse a otros sitios tanta fué el agua que cayó en poco rato y con tal violencia que el Faquir y Lalo se vieron obligados a entrar al Bar Berazategui con moto y todo lo cual fué saludado por los asistentes con gran algarabía los árboles que cayeron sobre el tendido eléctrico obligaron a la Cooperativa a cortar el suministro por lo cual Chacabuco quedó a oscuras la doña que atendía el Bar haciendo gala de su condición de precavida había preparado unos candiles y velas con lo cual quedó iluminado el lugar con la luz mortecina esa que sale de una llama afuera los horneros seguían abandonando sus nidos adentro el truco se hizo rabioso de pronto se abrió violentamente la puerta el cielo volvió a tronar y todos vieron a una pálida figura que señalando a nuestro héroe con un dedo huesudo dijo “ Vengo a buscar su alma” y mostró un pergamino donde se podía leer claramente “Páguese al portador con el Alma del Faquir” se produjo un silencio sepulcral aquella noche en el Bar Berazategui mi muy querido amigo para sorpresa de todos el Faquir dijo con vos templada “Se la juego al truco” un silencio y “Hecho” contestó la muerte, se sentó frente al poeta  todos rodearon a la extraña pareja  algunos se persignaron temiendo por la suerte de nuestro Héroe la Muerte barajó las cartas  se las ofreció al Faquir para el corte y afuera el cielo bramó oh amigo que me escuchas el Faquir recibió un cuatro de copas un dos de oro y la sota de bastos con intenciones de robar el tanto dijo Envido la Muerte dijo no quiero pero truco si nuestro héroe dijo no y se fueron en la primera mano uno a uno hacha y tiza pasaron el partido la revancha y llegaron al bueno catorce a catorce la muerte dijo Envido el Faquir Quiero por no poder decir otra cosa la Muerte canto treinta y dos y agrego siniestro “me llevo su alma y a su cuerpo huesudo lo entierran en el gallinero para siempre” el poeta orejeaba todos rogaban al cielo por la suerte de nuestro héroe algunos se persignaban afuera el viento seguía desguazando árboles y desalojando horneros adentro a la luz de los candiles el Faquir seguía orejeando gotas de transpiración le corría por la cien hubo incluso quien lloro por el evidente destino del Faquir la Muerte rebuznaba de satisfacción un trueno agrego terror a la situación mi muy querido amigo de pronto el Poeta grito treinta y tres tiro sobre la mesa el siete y el seis de espada estalló una algarabía en festejo del feliz desenlace la doña invitó a los presentes con chorizo seco y vino en damajuana afuera la tormenta se calmó los horneros volvieron a sus nidos y San la Muerte se fue para nunca regresar por el lugar oh amigo que me escucha.