• 00:46
  • sábado, 25 de septiembre de 2021

CANDIDATA

“En el Concejo hay una tranquilidad guionada”

Marcela Ricca, candidata en primer término por el Movimiento al Socialismo. Es además, referente feminista y delegada sindical (ATE). En diálogo con Cuatro Palabras se refiere a los últimos días de la carrera electoral de cara a las PASO, la brecha entre las propuestas de mejoras salariales del Ejecutivo y la realidad de trabajadores y trabajadoras, y anticipa algunas propuestas que -en caso de obtener una banca en el Concejo- presentaría su espacio. En ese sentido dice: “La izquierda viene a romper la comodidad del debate en una tranquilidad que parece guionada, el típico “yo no te jodo esto, yo te voto lo otro”, cajoncitos que se abren y proyectos que se guardan”.
WhatsApp Image 2021-09-07 at 23.23.04
WhatsApp Image 2021-09-07 at 23.23.04
“En el Concejo hay una tranquilidad guionada”

“En nuestro espacio tenemos toda la tranquilidad porque somos coherentes, desde que surgimos al momento nos han visto donde hay que estar, en la calle, en la lucha por los derechos de las mujeres, los trabajadores y trabajadoras, somos referentes creíbles, concretos, de la clase”, asegura Marcela Ricca en diálogo con Cuatro Palabras. 

 

-Como delegada de ATE estás atenta a lo que sucede en la Mesa de Relaciones Laborales, ¿se está jugando al desgaste?

Ayer tuvimos la última Mesa, donde quedó de manifiesto que hay una brecha enorme entre las necesidades de los trabajadores municipales y lo que el Municipio está poniendo en la mesa. Y esto se une muy bien con las propuestas de nuestro espacio político. Manuela Castañerira que es nuestra referente, habló de un salario básico de cien mil pesos indexado por inflación. La mayoría dijo que era inviable. En realidad no es un número gracioso, tiene que ver con los números que representan la canasta básica más un alquiler. Un salario básico debería estar en esos números. Dentro de este contexto, los trabajadores municipales de Chacabuco, con lo que cobramos en septiembre todavía no llegamos a los cuarenta mil pesos de básico en el inicial. Y este número impacta en los trabajadores jubilados, por eso la discusión hay que hacerlas en porcentajes sobre el básico. No podemos seguir hablando de bonos, ni de no remunerativos. Nada de eso, porque deja afuera una cantidad de población. Y sabemos que se puede hacer, el tema es cómo revertir la matriz impositiva, que recae sobre las espaldas de las y los trabajadores. Estamos sosteniendo el gasto del Estado, mientras hubo un impuesto por única vez a las grandes riquezas que algunos sortearon alegremente sin problema. 

 

-Es una campaña de pocas propuestas, al menos en los partidos hegemónicos, ¿cuáles son sus ideas para llevar al Concejo?

-Un salario básico de cien mil pesos indexado por inflación como ya dije, ley de pase a planta permanente de todas y todos los trabajadores, tanto en el Estado como en el privado. No queremos más precarización, ni pasantes, ni monotributistas, ni becarios. El Estado es el principal precarizador histórico, y no desde ahora. Proponemos una obra pública basada en la construcción de viviendas de acceso a la clase trabajadora, y también queremos un presupuesto real contra la violencia de género, que permita a las víctimas cortar el círculo de violencia. Y por último, la aplicación de la ley IVE en Chacabuco. Sabemos que existen denuncias porque no se estaba aplicando. Serían las primeras líneas en las que trabajaríamos de acceder a una banca en el Concejo Deliberante, y estaría re piola que por primera vez en Chacabuco hubiera en el Concejo una voz de una mujer socialista, feminista, que desbalancee un poco, que intente unir el Palacio con la calle, que los conflictos se vean reflejados. 

 

-¿Creés que el concejo deliberante es una institución que funciona?

-Son instituciones que están para garantizar el sistema patriarcal y capitalista. Responden fielmente a las fuerzas que nos gobiernan. La izquierda viene a romper la comodidad del debate y a traer voces disonantes en una tranquilidad que parece guionada, el típico “yo no te jodo esto, yo te voto lo otro”, cajoncitos que se abren y proyectos que se guardan. Las izquierdas para poder discutir tenemos que estar adentro. Pero no es el fin de la izquierda el parlamentarismo, sino lograr las bancas para llevar la voz de los de abajo. 

 

-La posibilidad de ingresar en el Concejo Deliberante hubiese sido mayor si se podían alcanzar algunos consensos previos entre las izquierdas, ¿no se quiso, no se pudo?

-En Salta lo logramos, el nuevo MAS con el PO Tendencia. A nivel nacional, Manuela Castañeira hizo una invitación a Del Caño como referente del FITU que fue rechazada, le clavó el visto. Pero hace algunos días por fin dio una respuesta y dijo que no tenía sentido un debate de las izquierdas. Las izquierdas no nos juntamos para ganar votos, tenemos la obligación de darle a toda nuestra clase una estrategia, tenemos que debatir cuál es la función de la izquierda de cara a lo que se viene. Si no decimos qué es lo que proponemos y cómo nos vamos a plantar para dar una salida anticapitalista a nuestros conflictos.