• 13:49
  • lunes, 18 de octubre de 2021

ENTREVISTA

“Los concejales y legisladores deben cobrar como un trabajador”

La lista Avanza Libertad, encabezada por Andrés Orsini, corresponde a una de las cinco fuerzas políticas que atravesaron el piso necesario para participar de las elecciones de noviembre. En diálogo con Frecuencia Electoral (FM Radio Ultra 98.9) Orsini dice que revisarán su forma de llegar al vecino en las próximas semanas para explicarles que “No somos extraterrestres, ni locos que estamos proponiendo algo disparatado, lo que estamos haciendo es tratar de responder a las necesidades del sentido común”. Con fuertes críticas al gobierno local, insiste en que “Vamos a luchar ferozmente para que un legislador o un concejal gane lo mismo que el escalafón más bajo de los trabajadores del Estado”.
WhatsApp Image 2021-09-16 at 00.33.22
WhatsApp Image 2021-09-16 at 00.33.22
“Los concejales y legisladores deben cobrar como un trabajador”

- ¿Cuál fue la sensación que quedó post PASO cuando confirmaste la posibilidad real de ocupar una banca en el Concejo Deliberante?

-Siempre explico que voy por objetivos. A mí me educó siempre el deporte y creo mucho en el entrenamiento y en la preparación, más que en el resultado. Obviamente que a todos nos gustan los resultados buenos y estoy súper contento porque hubo mil trescientas seis personas que nos han votado. No son votos, sino personas que han confiado en nosotros. Lo que me pone más feliz es que yo hace seis meses no tenía a uno solo que se animara a poner la cara para armar un partido político, y hoy por hoy somos más de veinte personas que han dado la cara, que son vecinos comunes, se han animado a participar, a comerse un poco las críticas, a entrar en el barro, algo que a la gente común muchos no le gusta. Creo que hay que renovar, las caras y las ideas. Esto es un aval para seguir avanzando.

 

-¿Cómo evalúas el desempeño que tuvo a nivel de la provincia José Luis Espert y qué opinas sobre los comentarios y las comparaciones entre Espert, Milei, la derecha?

- Somos una fuerza liberal, no somos una fuerza conservadora. Lo que pasa es que el conservadurismo está muy ligado al liberalismo, porque muchos gobiernos conservadores han tomado medidas liberales durante sus procesos, e incluso algunas dictaduras también. Y esa es la mancha que tenemos. Ahora, cuando se va a las raíces del liberalismo, siempre nos opusimos al absolutismo, a las monarquías. De hecho, somos primos hermanos de los anarquistas, con la diferencia de que nosotros consideramos que sí tiene que existir el ejercicio del poder, un gobierno mínimo. Nos comemos trompadas desde la derecha y la izquierda. Estamos en el medio. 

 

-Teniendo en cuenta que hay un nicho de electores que los puede llegar a acompañar para que lleguen al Concejo Deliberante, ¿van desarrollar algún tipo de campaña más visible de acá en adelante?

-Sí, obviamente tenemos que pensar en estrategias. Nosotros nos gastamos el 90 por ciento del tiempo en hacer trámites burocráticos, participar con un sello partidario o con la personería jurídica en desuso durante diez años, y que casi no existía, fue un taladro mental. Hay un montón de cosas que nosotros podemos hacer porque somos nuevos, que los demás no las pueden hacer. Por ejemplo, no ensuciar la ciudad. Nos asociamos a una campaña verde de no poner pasacalles, no romper papeles de otros, ni pasacalles y afiches. Esas pavadas son parte de una práctica recontra antigua, que no va más.

 

-¿Y cómo van a llegar al vecino?

-No quiere decir que algunas cosas de la campaña tradicional las vayamos a copiar. Por ejemplo, no creemos en la caminata  para repartir boletas o folletos. Porque el folleto no sintetiza nuestra idea. Sería imposible. Necesitamos hablar un montón con la gente, un poco por el sesgo ideológico y otro poco también por darle la tranquilidad de que no somos extraterrestres ni locos, que estamos proponiendo algo disparatado. Entonces, en algún momento vamos a tener que hablar. Necesitamos un montón de votos más y quizás vamos a tener que salir a los negocios a hablar con los comerciantes, las empresas, con obreros, o sea, vamos a ver cómo lo hacemos.

 

-¿Pudieron determinar  el origen de los votantes de Avanza Libertad?

-Los liberales somos como un zoológico (risas). Acá en los pueblos, en las ciudades, todavía no se conoce como liberalismo, por eso tratamos de explicar cuál es nuestra visión, qué defendemos, y qué no. Lo que sabemos es que hay gente que quiere ver las cosas de otra manera, que necesita otra cosa. No me preocupa el origen de los votos. A mí me preocupa o me ocupa lo que pase de acá en adelante. No puedo juzgar a la gente si es peronista, si es radical, si es fascista, si viene de la izquierda, si viene de la derecha. De hecho, los intelectuales que a mí más me interesan y más me gustan son los de la izquierda. No creo en ese sesgo ideológico que provocan los partidos políticos, lo que estamos haciendo es tratar de responder a las necesidades del sentido común. 

 

-Si llegas al Concejo Deliberante, ¿estás de acuerdo en recibir una dieta de alrededor de 170 mil pesos sin carga horaria, sin que eso te impida seguir con tus tareas y todo lo demás?

-No, totalmente en desacuerdo. De hecho vamos a luchar ferozmente para que un legislador gane lo mismo que el escalafón más bajo de los salarios del Estado. 

Si los empleados públicos pueden trabajar por 40 mil pesos o 37 mil, un legislador part time tiene que hacerlo de la misma manera. Además, vamos a proponer que las fuerzas políticas, dadas las circunstancias del país, se comprometan en diez años a no sumar gente a la planta permanente de la Municipalidad. Nadie va a echar a nadie, pero consideramos que el tamaño del Estado está fundiendo a los privados, es imposible mantener todo el sector público. No me refiero a gente que obviamente brinda un servicio, ni el barrendero, ni el que trabaja en el corralón, pero sí directores o subdirectores, cargos políticos, punteros políticos. Todas las últimas administraciones han sumado a cientos de personas.

Yo voy a defender al empleado municipal, obviamente voy a estar de acuerdo en que el que gana menos, gane más. Hay que considerar que los funcionarios y concejales se han subido los sueldos en plena pandemia cuando han encerrado a la gente. Eso me pareció una cosa horrorosa y una falta de ética impresionante.