• 00:07
  • sábado, 25 de septiembre de 2021

ENTREVISTA

“A Chacabuco lo veo chato y triste”

Lo dice el exsubjefe de Policía de la Provincia, Marcelo Seal, que encabeza la lista de concejales por Juntos-PRO 2b. En diálogo con Frecuencia Electoral (98.9 Radio Ultra), reitera que buscaron impedir la interna y que “Ignacio Orsini no es del PRO, él renunció a la banca del partido para ir de Asesor Letrado del Municipio”. Por otra parte, asegura -después de haber recorrido toda la Provincia- que Chacabuco está “chato y triste”. “Veo que los chicos se van y no vuelven. Hace muchos años que queremos levantarnos. La primera parte de Víctor Aiola arrancó con todo, pero hay que ver por qué no pudo hacer ciertas cosas, por qué no pudo planificar”, dice.
WhatsApp Image 2021-09-07 at 23.23.04 (1)
WhatsApp Image 2021-09-07 at 23.23.04 (1)
“A Chacabuco lo veo chato y triste”

-¿Qué pálpito tienen para este domingo?

-Estamos muy contentos porque confiamos en la gente, en el boca a boca. Nos está yendo muy bien y el cambio que se ve venir somos nosotros, no hay otra lista nueva de toda la gente trabajadora. Si bien arrancamos recién ahora a hacer política, estamos tratando de hacer las cosas bien y somos los que estamos trabajando con transparencia y luchando en una interna que no la queríamos tener, pero se dio. 

 

-¿Cuándo vamos a lograr diseñar un nuevo concepto de seguridad con la idea de descentralización?

-En Chacabuco estaba el proyecto (con un cartel incluso) de construir una subcomisaría en Andes y Gutiérrez, en el barrio San Martín. Nunca se hizo. Después estaban los foros de seguridad, también la creación del destacamento del puesto caminero, en la curva de la espada rota. Son cosas que hay que proyectarlas y hay que empezar a gestionarlas. Hoy la policía rural, nos quedó en Cucha Cucha cuando tendría que tener un destacamento policial y la rural tendría que estar en otro lugar cumpliendo otra función. Chacabuco necesita tener subdependencia de seguridad en las Comisiones y con el personal que corresponde. 

 

-¿Cómo puede ser que la muerte de un vecino en manos de delincuentes aún no se haya podido esclarecer?

 

-Tiempo que pasa la verdad que huye. Lamentablemente los delitos se tienen que establecer lo más rápido posible, siempre si se trabaja cómo se tiene que trabajar. Han quedado muy pocos hechos impunes en lo que es la Provincia hoy con toda la tecnología que hay en la parte investigativa. Es muy raro, con la cantidad de cámaras que hay, ese es un tema que nosotros proyectamos y vamos a tratar de consensuar, de que se coloquen cámaras en las zonas rurales. Por ahí suena medio loco, pero eso es importantísimo, tenerlas. A un año y pico de un hecho, por lo menos tendríamos que tener una investigación muy avanzada, no me cabe duda de eso. Un antecedente vos tenés que tener siempre en cualquier hecho, que pase una explicación a la persona que fue víctima. Acá han pasado cosas y no es todo culpa de la policía, la justicia también tiene que acompañar. 

 

-Hay dos temas importantes que no logramos que salgan de agenda y son el descontrol de tránsito y la violencia en Chacabuco, ¿cómo podemos pensar en bajar esos índices a no muy largo plazo?

-Primero la educación vial, pero tiene que partir de la Escuela, y trabajar con la justicia, porque en estos pueblos donde nos conocemos todos, sabés de quién es la moto. Entonces hay que secuestrarla. Hay que potenciar a la dirección de tránsito, no en cantidad de gente, sino en la capacitación y la tecnología que tienen que tener y darle la autoridad que le corresponde, tampoco que sea un abuso de autoridad, sino lo correcto y que la justicia acompañe tanto contravencional como penalmente. Por otra parte, hay que ir viendo lo que se ha hecho en otras ciudades para que estos chicos a los que les gusta hacer picadas, tengan donde ir, por ejemplo, un picodromo. Ver si hay alguna inversión o pensar en algún lugar donde a donde puedan ir. 

 

-¿Cómo se podría llevar a cabo?

-Eso se tiene que hacer bien, como se hace en todos lados, con médicos, con una ambulancia correspondiente, con bomberos, con habilitaciones. En Capital se hace en el autódromo. Hay que empezar a hacer algo para sacar a todos esos chicos que quieren descargar la adrenalina de las calles. Son hijos nuestros, hijos de vecinos y están perjudicando al ciudadano que quiere estar tranquilo en la ciudad. Más que correrlos, hay que educarlos y hay que buscar una solución integral al tema. 

 

-Recorriste toda la provincia de Buenos Aires, ¿cómo ves a Chacabuco?

-Lo veo chato, triste. Veo que los chicos se van y no vuelven. No ves a los chicos con ganas de quedarse en el país. Y es un poco lo que a uno lo empuja a involucrarse en la política. Hace muchos años que queremos levantar. Los primeros años de Víctor arrancaron con todo, y sé que criticar es fácil, pero hay que ver por qué no pudo hacer ciertas cosas, por qué no pudo planificar. Tenés que tener un equipo en el Ejecutivo que sepa, y concejales que te apoyen desde el deliberativo. 

 

-¿Cuánto vale un banner de los que andan por algunas esquinas por la ciudad?¿averiguaste?

-En Chacabuco aproximadamente cinco mil quinientos pesos, y debe haber por lo menos trescientos banners por partido. Son un millón y medio de pesos. Nuestra idea es que las boletas sean dadas en mano, y si no nos quieren votar no nos voten, pero que cada persona vea lo que hace, hay que separarlas si no se usan, para tener una ciudad limpia. 

 

-¿Quién gane en el PRO va a ser la cara visible en Chacabuco?

-Para aclarar de entrada, para mí Orsini no es del PRO. Él renunció a la banca del partido para ir de Asesor Letrado del Municipio. Aparte quienes van a la lista son todos funcionarios del gobierno de Aiola, no vi que nadie renunciara. Éticamente hubiera correspondido que lo hicieran. Son una lista testimonial. Quién representa al PRO, lo dirán las autoridades del partido, y si no tenemos lugar en el PRO veremos qué podemos hacer por Chacabuco de todos modos.