15:29 h. Martes, 16 de julio de 2019

“Los centros integradores son un acierto y hay que mantenerlos” 

Rubén Gilligan es Coordinador del Centro Integral Comunitario La ilusión, ubicado en la calle La Rioja y Artigas, detrás del Club Social. Cerca de ochenta alumnos asisten a distintos talleres que se dictan de lunes a viernes de manera gratuita. En esta entrevista con Cuatro Palabras, habla del funcionamiento del CIC, donde además de participar de las actividades, el vecino puede acercarse para realizar reclamos o sugerencias respecto a las problemáticas del barrio, como el deterioro de las calles o la falta de servicios: “Lo que hacemos es ofrecer un canal más de comunicación, siempre hay cosas para reclamar porque hay deterioro, y quien no puede acercarse al Corralón puede venir al CIC”. Además, el espacio funciona como contención estatal, “lo importante es mantenerlos, que estén vivos, que estén abiertos y que la gente sepa lo que hay y se acerquen, tienen que funcionar siempre” dice Gilligan. 

EL ROSTRO DE LOS SERVICIOS ​  |  04 de abril de 2019 (12:15 h.)
Más acciones:

¿Cuáles son los talleres que se dictan en La lusión?

Tenemos talleres de gimnasia para adultos y para chicos, hay clases de zumba, taller de panadería, taller de pintura, hay un taller nuevo de telar, hay incorporado también teatro, un taller de hockey y otro de fútbol para chicos, también tenemos uno de baile con ritmos latinos que da Marcela Ricca. Y anexado a lo que son los talleres, brindamos el espacio físico para que la escuela primaria de adultos tenga un lugar más en el barrio como para llevar adelante sus actividades. 

¿Qué devolución hay de parte de los vecinos y vecinas del barrio?

La verdad es que es un acierto y algo lindo que se lleva al barrio y nosotros lo único que hacemos ahí es tener la predisposición de facilitar el espacio para que se den las clases, nada más. 

¿Los talleres de deporte los dan desde esa misma área?

Tenemos dos tipos de talleres. Unos que dependen de la Escuela de Actividades Culturales y otros talleres que dependen de Deportes, particularmente todo lo que tenga que ver con la gimnasia o baile. Panadería, telar y pintura dependen más de la EAC. Entre los dos nos brindan los talleristas, nosotros brindamos el espacio para que ofrezcan sus clases y así la comunidad tiene diferentes alternativas.

¿Qué otros servicios se están ofreciendo hoy en el CIC?

El CIC es un lugar donde se recepcionan diferentes tipos de reclamos o sugerencias de parte del vecino. Hay un Centro de Gestión de lunes a viernes. Es el Centro de Gestión Nº 2 que consta con una Asistente Social que atiende por la mañana de 08:00 a 12:00. Es parte de la descentralización de Desarrollo Social. 

¿La asistente social es quien recibe los pedidos de los vecinos?

Exactamente. Recibe, evalúa, y charla con los vecinos por cualquier problemática. También nosotros tratamos de compartir algún folleto o algo como para que sepan qué hay en el CIC para que hagan algún tipo de actividad. Es muy importante la difusión y tratamos de repetirla. El año pasado tuvimos siete talleres y no quedaba mucho espacio así que hicimos tres huecos más y ahora tenemos 10 talleres y estamos por confirmar uno más. La gente lo usa, sabe que está ahí. Son clases que en cualquier lugar las tiene que pagar y esto para el vecino es gratuito. Es un servicio que está bueno.

¿Cuántas personas pasan diariamente por el CIC?

En talleres estamos por arriba de las 80 personas que van pasando semanalmente. Obviamente que se repiten, pero a veces uno deja, o falta uno y se agrega otro. En invierno siempre a alguno le cuesta más y por ahí baja un poquito la currícula y aparecen nuevos. Lo importante es que estamos con la puerta permanentemente abierta y al servicio de la comunidad.

Respecto al mantenimiento de calles, ¿ustedes están en comunicación con el Corralón Municipal? ¿reciben quejas de algún vecino para resolver?

Sí, por supuesto. Lo que hacemos es ofrecer un canal más de comunicación. Siempre hay cosas para reclamar porque hay deterioro, hay cosas que se rompen por lo que sea. Entonces los reclamos pasan por diferentes vías. El vecino que no se puede acercar al Corralón puede venir al CIC.

¿Cuántas personas trabajan hoy en el CIC?

Desde que yo entré siempre hubo dos empleados administrativos y dos empleados de limpieza. Se dividen por la mañana y la tarde y estoy yo con ellos, o sea que en total somos cinco del CIC, más los profesores que van rotando. El otro día justamente hubo una actividad muy linda. Se hizo una invitación a unos alumnos del CIC Los Nogales como propuesta de los vecinos y se vinieron las chicas de zumba, hicieron una clase en el CIC y después compartimos una mateada y facturas. Dentro de quince días va a haber una devolución. Los Centros Integrales tienen esas cosas que son muy lindas. Son un acierto y lo importante es mantenerlos, que estén vivos, que estén abiertos y que la gente sepa lo que hay para que se acerquen. Esto tiene que funcionar siempre y así tiene que ser para el vecino.