• 15:10
  • lunes, 18 de octubre de 2021

“JUNTOS TIENE UNA INTERNA FICTICIA”

“La carta de Cristina ordenó políticamente”

Para Julieta Garello, la carta de Cristina Fernández “ordenó políticamente la salida”. “Ahora le toca al presidente dar respuesta respecto a lo económico”, dice en diálogo con Frecuencia Elecotral (FM Radio Ultra 98.9). Además, habla de cómo se dan las discusiones dentro de su espacio, de una “una interna ficticia” que sobreactuó Juntos, y asegura que “el Frente de Todos tiene que crecer en Chacabuco”. Por otra parte, la candidata a concejal insiste en que “No a todo el mundo le fue mal durante la pandemia, hubo un sector concentrado de la economía que se vio beneficiado y de ésta se sale tocando esos intereses y acelerando el proceso de redistribución de la riqueza”.
20210921_190443
20210921_190443
“La carta de Cristina ordenó políticamente”

-Hubo muchas críticas post primarias y hubo que esperar un poco más para saber cuál era la posición de Cristina Fernández, ¿cuál es tu lectura de esta derrota electoral a nivel nacional?

-La elección fue una foto de algo que nosotros veníamos viendo en los recorridos y en cada casa que nosotros visitamos nos encontrábamos con una situación difícil, y en algunos casos dramática. La económica es lo vertebral y eso se tradujo en un resultado electoral. Si bien creo que no hay que dramatizar, tampoco hay que tomarse los resultados electorales livianamente. Por lo menos yo me los tomo con mucha seriedad. Creo que el presidente, finalmente, después de las discusiones que dimos las y los peronistas, tomó cartas en el asunto para dar una respuesta política luego de la carta de Cristina. 

 

-Se vieron las tensiones. Cristina mostró su posición, y la carta que publicó delimitó las acciones, ¿creés que esto le hace bien a la política, le suma al electorado?

-Creo que los peronistas tenemos una metodología de discusión que difiere de otros espacios, de cara a la sociedad. Pero debatimos un proyecto de país y debatimos las formas, los métodos, los ritmos que queremos para que el proyecto de país se lleve adelante. Yo valoro de Cristina que con el liderazgo que tiene, puso contenido al debate que estábamos teniendo después de lo que se puede llamar como una crisis política. Lo he visto en parte del electorado, que sentía que era necesario que se ponga una voz a sus necesidades, a sus demandas. Y creo que Cristina ha expresado eso con la carta, y finalmente fue la que ordenó políticamente. Ahora le toca al presidente dar respuesta respecto a lo económico. 

 

-Sos una referente política con mucha territorialidad, ¿tenías la sensación de que en las bases había ciertos enojos?

-Se da como una cierta dicotomía, porque por un lado nuestra lista se recepcionaba muy bien, se valoraba la unidad, la composición en la que había renovación y experiencia.

Y eso se tradujo en lo electoral, pero también se veía una situación social difícil. No todo es enojo. Hay un reconocimiento de lo que se hizo durante la pandemia, pero también se entiende que eso no fue suficiente y que se espera más. Y esto tiene que servir. Tenemos que interpretar, comprender y en todo caso representar aquello que le pasa a nuestra sociedad. Ese es el desafío de la militancia política. Ir a escuchar por ir a escuchar no tiene ningún sentido. Si nos ponemos a revisar algunos indicadores, no a todo el mundo le fue mal durante la pandemia. Lo que vemos es que hubo un sector concentrado de la economía que sí se vio beneficiado y la brecha de desigualdad ha crecido notablemente. Por eso, de esta se sale tocando los intereses de esos sectores concentrados y acelerando el proceso de redistribución de la riqueza.

 

-Con el mapa general, se ponen en valor los resultados del FdT en Chacabuco, ¿puede crecer electoralmente de acá a noviembre?

-Tenemos grandes chances de crecer, fundamentalmente porque gran parte del electorado que no fue a votar tiene una adhesión ideológica por tradición cultural con nuestro espacio político. Pero además nuestra lista fue la lista más votada y porque en política 2+2 no es 4. En ese sentido, ha habido una interna ficticia y una interna real, y eso se va a poder traducir en que parte de ese electorado se vuelque al peronismo. Más allá de eso, tenemos que profundizar en esta segunda etapa de campaña el proyecto de ciudad que queremos. No estamos discutiendo la ejecutiva, puede ser la antesala, pero en definitiva, estamos pidiendo que tengan la expectativa de que el frente, teniendo una mayoría en el Concejo, va a poder engrandecer los debates y las propuestas que se tienen que dar.

 

-¿Esa tensión se replicó en Chacabuco, como se lleva la familia ensamblada?

-Muy bien porque somos muy respetuosos de las identidades y los espacios de cada uno. Nosotros somos kirchneristas y por supuesto, tenemos nuestra impronta y nuestra línea. Pero todo lo que nos diferencia lo hemos podido sintetizar y aquellas identidades las podemos nutrir en un proyecto común. No veo que esto traiga dificultades, por lo menos no en el corto plazo y estoy casi segura que no va a ser así hacia adelante. La carta de Cristina no trae grandes conflictos. Al contrario, permitió ordenarnos y siempre que la dirigencia traiga política, traiga inteligencia y traiga a debate de ideas, es sano para la democracia y sano para los frentes de coalición como los nuestros.

 

-¿Creés en un final cabeza a cabeza en noviembre?

-Espero que sea un número que nos permita tener una fuerte presencia en el Concejo Deliberante, hay que ser respetuoso de los resultados electorales, y recibirlos con humildad porque el Frente de Todos tiene que crecer, tiene que seguir discutiendo los aportes que le puede dar a la comunidad, convocando e interpretando a la ciudadanía. 

 

-Cristina Álvarez Rodríguez, es la nueva ministra de gobierno de la provincia y representa al espacio en el que militás activamente, ¿cómo la podés definir y qué representa su designación?

-Es sobrina nieta de Evita, es una genética que para nosotros representa un montón. Es una compañera peronista, que tiene una historia muy rica en su militancia, y en los distintos lugares de gestión que le ha tocado asumir. Hoy tiene el desafío de conducir la organización Corriente de la Militancia en la provincia y fue designada en un rol que asumió ya durante la gestión 2011-2015, tiene una definición ideológica muy clara, siempre ha estado acompañando la figura de Cristina Kirchner y en los peores momentos se ha encolumnado dentro de esa identidad política, y para nosotros era un baluarte que no íbamos a poner en discusión, porque somos kirchneristas. Es también una compañera muy sensible y con mucha capacidad de diálogo, por eso le toca ocupar un lugar que por excelencia articula las políticas territoriales.