• 04:33
  • jueves, 24 de septiembre de 2020

Carbofobia 

escriben lxs profesionales 

(*)Por Malena Raggio 

Carbofobia 

 

Existe una creencia popular y generalizada que considera a los hidratos de carbono como aquellos causantes de un aumento desmedido del peso corporal, siendo los culpables del desarrollo de un cuerpo que no se corresponde al estereotipo social impuesto. Por esta razón, gran parte de la población comenzó a excluirlos de su alimentación habitual para intentar adelgazar rápidamente. 

 

En esta práctica, suele ocurrir que muchas personas optan por consumir un producto industrializado “light”, el cual contiene azúcares ocultos, y en la cena se prohíben una porción de pizza porque “engorda''. Esta situación visibiliza la falta de educación alimentaria, lo cual genera un gran desconocimiento sobre la función y los distintos tipos de hidratos de carbono existentes. 

Por esto, es de fundamental importancia conocerlos para poder decidir cuáles consumir en mayor o menor cantidad, sin restricciones innecesarias. 

Existen dos tipos de hidratos de carbono, simples y complejos, que se diferencian por su estructura química. Los simples se encuentran principalmente en el azúcar, la miel, los dulces y productos industrializados. Los complejos están en los cereales, tubérculos, legumbres, en las cáscaras y semillas de frutas y vegetales. 

 

Los hidratos de carbono cumplen funciones de vital importancia en nuestro organismo; son la principal fuente de energía del sistema nervioso, sirven como combustible para el desarrollo de actividades, son útiles en la recuperación luego de un ejercicio físico, y contribuyen a mantener la masa muscular permitiendo que las proteínas puedan cumplir su función.

Por su parte, los hidratos complejos aportan fibra alimentaria y saciedad. La fibra se destaca por su rol en la prevención y tratamiento de enfermedades crónicas no transmisibles como el sobrepeso y la obesidad, la hipertensión, diabetes tipo 2, cáncer y enfermedades cardiovasculares. También favorece la regulación del tránsito intestinal junto con el desarrollo de una microbiota saludable. 

 

Entonces, ¿realmente los hidratos de carbonos son enemigos? 

No, esto es un mito nutricional. Al consumirlos, la importancia radica en optar por alimentos enteros con carbohidratos complejos, en detrimento de los simples. No es lo mismo un cereal integral con aporte de fibra, vitaminas y minerales, que un producto industrializado con exceso de azúcares refinados.  

 

El equilibrio nutricional se alcanza con variedad y combinaciones alimentarias, para que en lugar de demonizar a un grupo de alimentos y prohibir una comida, empecemos a consumir, por ejemplo, nuestra porción de pizza con una ensalada de vegetales y semillas.

 

Las dietas de moda y restrictivas no proponen un estilo de vida saludable, y en determinadas situaciones, somos lxs nutricionistas quienes debemos considerar cualquier modificación alimentaria, para evitar deficiencias nutricionales. 

 

 

(*) Licenciada en Nutrición- UBA 

Instagram: @nutri.atr