• 10:39
  • miércoles, 16 de junio de 2021

SOCIEDAD

Camuzzi le reclama una deuda impagable

Desde junio del año 2019 el vecino Julio Cesar Lucitti es víctima de las gestiones de la empresa Camuzzi Gas Pampeana. En aquel momento comenzó a recibir boletas de casi nueve mil pesos, que no podía pagar. Según sus propias palabras, el 28 de septiembre de 2019 le enviaron una carta de corte, por lo que se acercó a las oficinas y aclaró que debían proceder en ese sentido.

3
3
Camuzzi le reclama una deuda impagable

Julio Cesar vive con lo justo: una pensión por discapacidad. Además, comparte la vivienda con una chica embarazada, y dos hijos. Luego de esa situación, la empresa nunca procedió a realizar el corte. “No vinieron nunca más, no mandaron recibo ni nada. Lo único que hicieron fue mandarme un gasista que miró el medidor y estaba todo bien”, cuenta Lucitti. 

Hace quince días recibió una factura de 202 mil pesos. Desde entonces está desesperado. 

“Necesito que venga algún representante político a ayudarme, algún funcionario que me ayude. Yo necesito la calefacción, me mandan para pagar refinanciado una cuota de 60 mil pesos y tres cuotas de 47 mil, yo les mandé todo para mostrarles que es imposible. Yo no puedo pagar 60 mil pesos si cobro 13 mil”, cuenta. Ayer Camuzzi se acercó para cortar el suministro de gas. Él le pidió a los empleados a cargo que “por favor no lo hicieran por las criaturas, yo tengo epoc y los huesos que ni puedo caminar, y me dijeron que iban a volver con la policía, les dije que vengan, total yo estoy jugado ya, pero quiero que venga alguien a hablar para explicarle todo, estoy dispuesto a cualquier cosa. Mil veces fui a que vengan a ver el medidor y nada, le hablaba a la pared”. 

Los representantes de Camuzzi se limitaron a aclarar que las facturas se envían por internet. Lo cierto, es que Julio César no tiene posibilidad de recibirlo: “Mirá el teléfono que tengo, no uso la tecnología, pero yo les mandé mi número y a mí no me llamaron”, dice a este diario. El vecino aclara que además se acercó a Defensa al Consumidor, y dice “no me niego a pagarlo pero cómo voy a pagar 60 mil si no los tengo”. 

Mientras dialogaba con Cuatro Palabras, llegaron los agentes de la policía local, que le aclararon que la empresa debía actuar según lo indicado. Una vez que el vecino los orientó respecto de su situación y les mostró los papeles que avalan su declaración, los uniformados lo defendieron ante la empresa. Según pudo saber este medio, de inmediato interfirieron para que la Defensoría del Pueblo se ocupara del caso.