• 12:20
  • viernes, 07 de mayo de 2021

Se cae la presencialidad

La coyuntura política electoral pasa por clases en las aulas si o no. Distintas investigaciones en el mundo sostienen que la apertura de los establecimientos educativos aumenta el número de contagios. Juntos por el Cambio se aferra a la presencialidad judicializando el debate, y hasta que se ponga en juego el último respirador. En Chacabuco, el secretario de Salud y el Intendente oficiaron como “defensores de la presencialidad”, aunque en las últimas horas mutaron su discurso. Los gremios reclaman que cierren las escuelas y aseguran que “las burbujas están rotas”. Los datos concretos sobre los contagios, se mantienen en el hermetismo del “secreto profesional”. Luego de una ronda de reuniones con los gobernadores, Alberto Fernández anunciará hoy las nuevas medidas que regirán a partir del sábado. Chacabuco, que está en fase dos por decreto municipal, podría ingresar oficialmente a esa fase, a partir de lo cual Víctor Aiola ya anticipó que se suspenderán las clases en las aulas. 

Archivo_001
Archivo_001
Se cae la presencialidad

Las restricciones a la actividad y circulación se concretan en todo el mundo tanto como las suspensiones de la presencialidad en escuelas. Días atrás, la epidemióloga Deepti Gurdasani de la Queen Mary University of London encabezó una reciente investigación publicada en “The Lancet” (una de las revistas más prestigiosas sobre ciencia) que llegó a una conclusión inequívoca: el cierre de las escuelas primarias y secundarias baja el número de casos, la apertura de los establecimientos educativos, los aumenta. Deepti Gurdasani señaló que a una conclusión similar arribaron distintas investigaciones en todo el mundo. 

En Chacabuco, a raíz de la escalada de contagios y el riesgo de colapso en el Hospital, el Intendente decretó una fase dos adaptada, pero con presencialidad en las aulas que comenzó a regir desde el 24 de abril. El día 26, el equipo de Salud, realizó una conferencia de prensa conjunta para alertar a la comunidad de la gravedad del caso. El secretario del área, Ignacio Gastaldi, señaló su preocupación por las edades de los pacientes que requieren internación y dijo “Sinceramente pienso, por momentos, que no están conscientes de la situación que estamos atravesando”, y dijo “se los estamos rogando”. De todos modos, ese mismo día insistió en que desde el gobierno local son “defensores de la presencialidad”. “Particularmente soy un defensor de la presencialidad, siempre y cuando los números los números sigan dando como hasta ahora”, dijo. 

Al otro día, Mónica Zubeldía, titular de la Seccional local de SUTEBA y Graciela Salvador, representante de UDOCBA, dos gremios que agrupan a los docentes de la ciudad, aseguraron a este medio que “los números de contagios en las escuelas que maneja el Director de Educación, Rubén Cruz, no coinciden con los suyos. Salvador dijo que “el canal de comunicación no está funcionando y el problema es que la presencialidad es un decir, porque las burbujas están rotas, no hay gente trabajando, no hay chicos dentro de las escuelas” y que además “los padres están negando a mandar a sus hijos porque tiene miedo”. ​

Como señalamos esta semana, la urgencia obligó al Intendente Aiola a volver sobre sus pasos, y ponerse la chaqueta de médico. El estrago sanitario, la falta de camas, la escasez de respiradores e insumos es una realidad. Ayer, en medio de la preocupación por la posible circulación de las cepas Británica y Manaos, se supo que el Intendente había solicitado a Provincia que la ciudad pasara oficialmente a Fase 2. 

De esta forma, la única modificación respecto al decreto municipal anunciado días atrás, es la suspensión de las clases presenciales, que pasarían a la virtualidad en todo el distrito. Se sabrá con el correr de los días si llegamos a tiempo.