• 12:44
  • viernes, 07 de mayo de 2021

OPINIÓN

Buenas noticias en Abya Yala

Por Gustavo Porfiri

 

La lengua quechua es precolombina, originaria de los Andes peruanos, y una de las pocas que sobrevivió a la conquista europea. Se estima que la cantidad de hablantes -en sus diferentes variantes- está entre los ocho y diez millones de personas en toda Sudamérica. El vocablo “runa”, en quechua, significa “ser humano”, aunque también le cabe la acepción “pueblo”. Recientemente, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, anunció el nacimiento de Runasur. Veamos.

OPINIÓN
OPINIÓN
Buenas noticias en Abya Yala

“Hoy se inicia la primera reunión del Equipo Técnico para conformar RUNASUR. Los pueblos indígenas y organizaciones sociales de nuestra América del Sur trabajamos juntos para fortalecer la integración y por la liberación de los pueblos”, escribió Evo Morales en su cuenta de Twitter, el sábado pasado. El anuncio llega cinco meses después de que el ex primer mandatario de Bolivia planteara la iniciativa de crear un organismo internacional de los movimientos sociales. 

"Runasur tiene una meta: unir a los movimientos sociales -sea indígenas, obreros, de la clase media y magisterios- con profesionales intelectuales para luchar por una verdadera liberación de toda América plurinacional, de los pueblos y para los pueblos", señaló Morales, y definió rápidamente -y sin titubeos- de qué estaba hablando: "La América plurinacional no es compatible con capitalismo ni imperialismo".

Los siete principios rectores básicos

A la primera reunión del equipo técnico de Runasur, celebrada en el municipio de Villa Tunari, en Cochabamba, asistieron representantes de Bolivia, Venezuela, Ecuador y Argentina. El documento constitutivo contiene los siguientes principios rectores: 1) Unidad de los pueblos para luchar contra el capitalismo, imperialismo y el neocolonialismo; 2) Proteger la soberanía de los pueblos sobre los bienes comunes; 3) Respeto a los derechos de la madre tierra como sujeto de derecho para vivir bien/buen vivir; 4) Respeto a la vida para consolidar el equilibrio y la armonía con la madre tierra y todos los seres humanos; 5) Reconstitución y articulación de la diversidad de identidades culturales para rehabilitar y fortalecer el sistema comunitario plurinacional; 6) Soberanía política, económica y tecnológica de los pueblos para los pueblos; 7) Diplomacia de los pueblos, complementariedad para la integración plurinacional de la región hacia la reconstitución de Abya Yala.

Observemos que este manifiesto fundacional rescata el nombre de Abya Yala, con el que se conocía al continente que hoy denominamos América, en tiempos anteriores a la conquista. Hoy esa denominación ha sido recuperada y utilizada por millones de habitantes de toda Sudamérica; su significado es “tierra de sangre vital''. 

Funcionamiento

El Consejo de Representantes es la máxima autoridad del organismo y estará compuesto por un secretario general y un directorio integrado por los representantes de los países miembros. Dentro del mismo funcionarán el consejo del sistema político, el consejo educativo, el consejo jurídico y el consejo económico. 

Morales puntualizó que Runasur integrará a una docena de países de la región. En principio, Bolivia se hará cargo de compartir la información con organizaciones sociales de Perú y Paraguay; Argentina hará lo mismo con Brasil y Uruguay; Ecuador se encargará de Colombia y Chile; y Venezuela con Surinam y Guayana.

Una alternativa al intento fallido

El 23 de mayo de 2008, en Brasilia, se conformó la Unión de Naciones Suramericanas(UNASUR). Evo recordó que “con Lula (Luiz Inácio Lula da Silva), con Néstor (Kirchner), con Hugo Chávez, con (Rafael) Correa organizamos fácilmente la Unasur, pero nos ganaron, la derecha paralizó la Unasur”. Y anticipó que “al movimiento indígena, a los distintos sectores, movimientos sociales, nunca nos van a derrotar, porque tenemos principios, tenemos ideología, venimos de tantas luchas desde la Colonia. Runasur es un espacio de integración en Sudamérica”.

Por su parte, el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, Jaime Vargas, señaló: “sólo unidos nos vamos a defender entre nosotros. Estamos siendo asesinados por los grandes intereses neoliberales, por las transnacionales, por los gobiernos que no quieren que nosotros sigamos defendiendo la autonomía, la libre determinación y es por eso que estamos aquí”.

En la misma línea, el secretario adjunto de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Hugo “Cachorro” Godoy, indicó: “Vamos a construir en Latinoamérica y el Caribe la Patria Grande, la América plurinacional(...) No es solamente para exigirle a los gobiernos que recreen la Unasur, que recreen la Celac, nuevas instituciones de los gobiernos, sin la injerencia de Estados Unidos, ni la injerencia del ‘Ministerio de las Colonias’, que es la OEA”.

El antecedente

En el invierno de 1990, el Partido de los Trabajadores de Brasil, junto a diversas fuerzas políticas de América Latina, impulsaron la creación del Foro de São Paulo. Fue un gran muro de contención al avance del neoliberalismo de aquellos tiempos. El año pasado, al cumplirse el trigésimo aniversario del nacimiento de esa experiencia, el presidente cubano, Miguel Díaz Canel, recordó: “hace treinta años, los agoreros de la desesperanza, los entusiastas del mercado, los voceros del pensamiento único, le hicieron creer al mundo que había terminado la historia. Y aquí estamos los insumisos defensores de la esperanza y de otro mundo posible celebrando treinta años de un abrazo que ya es historia.(...) Las fuerzas políticas revolucionarias, progresistas y democráticas de América Latina y el Caribe confluyeron en este espacio de legítima concertación y construcción de la unidad de la izquierda por la emancipación e integración de nuestros pueblos contra la Doctrina Monroe y sus aliados en el continente”. 

Ojala que Runasur también se convierta en una usina política al servicio de los pueblos que habitan Abya Yala.