• 05:03
  • miércoles, 28 de julio de 2021

¨Necesitamos una ciudad que nos vuelva a encariñar¨

Después de una extensa carrera en la Policía de la Provincia de Buenos Aires, que le permitió alcanzar los máximos rangos de esa fuerza, Marcelo Seal se propone un nuevo desafío. Participar de la vida política, competir en estas elecciones legislativas y empezar a formar un grupo de trabajo para gobernar Chacabuco en el 2023. En está entrevista, habla de sus expectativas y plantea cuestiones urgentes como seguir mejorando el sistema de salud, construir viviendas, hacer pavimento y lograr que los vecinos puedan volver a dormir ́ ́con la puerta sin llave. ´´Tenemos que abandonar los egos y trabajar juntos para volver a sentir cariño por nuestra ciudad¨,asegura Marcelo con la simpleza que lo caracteriza.

 

Por Alejo Dentella

de6e657a-d01c-46b7-baa1-a6543b978397
de6e657a-d01c-46b7-baa1-a6543b978397
¨Necesitamos una ciudad que nos vuelva a encariñar¨

En medio de otra crisis de representatividad, agravada por la incertidumbre de la pandemia , se suman nuevos actores a la vida política nacional, y en Chacabuco parece darse un fenómeno similar. Estás definitivamente lanzado a la carrera electoral  

-Siempre trabajé en las fuerzas de Seguridad, pero mi último año lo hice en la Secretaría Política, fui Subsecretario de Emergencia en la Provincia. Por mi trabajo conozco toda la provincia, todas las localidades. Cuando uno se pone a charlar y a opinar con amigos, compañeros, en asados, o en un café, me han planteado “por qué no sos candidato”. Y creo que la política necesita gente nueva que quiera involucrarse, porque es fácil opinar desde afuera y si bien tengo claro que no todo es color de rosa, después de pensarlo mucho decidí involucrarme. Más allá del espacio político que uno representa, yo siento que represento más a Chacabuco que a un partido, no me identifico con una ideología partidaria en concreto, mi identidad y mi compromiso es con  mi ciudad. Ahora voy a representar al PRO porque tengo amigos en el partido que me pidieron que los acompañe, y en el PRO hay candidatos de distintas líneas políticas, como hoy pasa en Juntos por el Cambio y también en el Frente de Todos.  

 

-Cuando uno te imagina en la vida política, tiene la sensación de que partís con algún hándicap, primero porque has ocupado los mayores cargos de la Policía de la Provincia a los que se pueden aspirar, y desde ese lugar pudiste observar de qué se trata la política. Por otra parte, son un tipo no confrontativo, que busca los consensos, un valor escaso en una sociedad tan polarizada. 

-Ni hablar. Yo pienso por Chacabuco. Ojalá pudiéramos pensar en ir todos juntos, sin internas. No estoy pensando en un puesto, un sillón para calentar o un sueldo. Cuando uno piensa en su ciudad, como es mi caso, pretende que su ciudad progrese. En varios aspectos me gustaría tener el Chacabuco de 40 años atrás. Cuesta decirlo, pero cuando uno recorre otras ciudades de la zona, se nota la diferencia. 

 

Tenés el acompañamiento del exministro de Seguridad de la Provincia, Cristian Ritondo, ¿cómo creés que se va a plasmar tu candidatura en el orden local?

-Esto nace en su momento, con la famosa juventud PROtagonistas, con el apoyo de Maria Eugenia Vidal y Cristian Ritondo, pensando en su candidatura a gobernador para el 2023. Hasta ahí íbamos bien. Pero Cristian, pensando en mis ideas y mi preocupación por la ciudad me dijo “vos tenés que salir a competir”. El primer paso es salir a competir en las legislativas, por una banca en el concejo, pensando en el 2023. Esto no depende de mi solo, hay un partido, pero depende particularmente de la población, si quiere elegirme. Yo arranco en la política, y tengo muchos años cerca de la política, de referentes muy importantes como Díaz Bancalari, Rafael Romá. Grandes figuras. Díaz Bancalari fue uno de los grandes dirigentes que tuvo la provincia, desde que fue intendente de San Nicolás, esa ciudad creció muchísimo. 

 

-Ayer Facundo Manes confirmó su candidatura. Tu opción es participar con los candidatos de Víctor Aiola en una lista conjunta, o plan b, una lista propia. 

-En está semana vamos a presentar una lista propia con el PRO. No nos hemos sentado a charlar con Víctor Aiola, porque está compenetrado en su gestión y no hemos tenido oportunidad de charlar. Estuve aislado por Covid, estoy volviendo a la calle , seguramente vamos a coincidir que queremos lo mejor para Chacabuco. Nosotros desde el PRO lo vamos a apoyar a Santilli, mis mayores respetos con Manes, pero a Santilli lo conozco, es un tipo que gestiona, que estuvo trabajando mucho y me siento representado. Si la competencia es sana, me parece que está bien. No me gusta cuando se ensucian las cosas, o cuando cada uno sale a pelear por su ego. El pecado más grande del ser humano es la soberbia, y cuando estamos llegando al final del camino no nos sirve de nada. Siempre trabajé por Chacabuco, por ahí no lo hice público, pero desde mi gestión hice muchas cosas por la ciudad que las hice desinteresadamente, no pensaba en hacer política con mi trabajo. 

 

-Por el tipo de carrera que desarrollaste en tu vida, está claro que te involucras y  ahora vas por una banca en el Concejo pero tenés intenciones de pelear por la posibilidad de ser intendente.

-Lo voy a repetir hasta el cansancio, yo voy por un Chacabuco mejor. Yo no voy a prometer, no quiero prometer. Quiero hacer. Más allá de que conozco las problemáticas que puede tener el pueblo, amo a la ciudad donde crecí, quiero que mis hijos se queden acá. Si tengo el apoyo del partido, y si el pueblo acompaña, no tengas dudas que las puertas de la Municipalidad van a estar abiertas para todo el pueblo. Para hablar conmigo nadie va a necesitar una audiencia, porque lo he hecho en toda mi vida. Conmigo, tocás la puerta y si estoy, te atiendo.  

 

-¿Vas a pelear por tu candidatura en el 2021 en todos los casos?

-Sí, totalmente. Si no llegamos a un acuerdo va a haber una lista propia. Ritondo me está pidiendo que está semana llevemos todos los avales y la lista de concejales que me acompañarían, y estaríamos mandándolo. A mí me gustaría que hubiera consenso. Ojalá. 

 

-¿Quiénes te acompañarían?

-No quisiera nombrarlos hoy, hasta mañana o pasado. Sí puedo decirte que el Dr. Néstor Errico me va a acompañar. Nos conocemos de toda la vida y tenemos los mismos ideales por la ciudad. Hay mucha gente que me ha venido a ver, gente muy trabajadora, deportistas. No me importa de dónde vengan, sino que quieran trabajar por Chacabuco.

 

-¿Te ves trabajando codo a codo con concejales de otros partidos para sacar adelante ordenanzas que permitan pensar en políticas de estado?

-Sí, si, yo estoy convencido, no importa quién la presente. Tenemos que recuperar la Honorabilidad del Concejo. Esa palabra no la podemos olvidar. Las ideas buenas van a tener mi apoyo. No podemos tener concejales que se peleen en el recinto. Hay que consensuar ideas que acompañen a nuestros jóvenes, a los vecinos. 

 

-Chacabuco necesita políticas de Estado a largo plazo, que le permitan dar continuidad de gestión

-Primero tenemos que definir políticas de Estado, para que un cambio de gobierno no tire lo hecho por la anterior gestión. Tenés que evaluar y relevar a quien deja el cargo, ver qué podés corregir. Los intendentes, por ejemplo de Junín, siguieron las políticas de sus predecesores. Chacabuco tuvo buenos intendentes, pero no los supimos aprovechar. Me acuerdo que el primer Intendente con el que trabajé fue Osvaldo Rodrigo- yo era oficial ayudante- y la ciudad venia de un par de intendentes que a pesar de ser de facto, tuvieron políticas que Rodrigo continuó y fue mejorando.

 

¿Cuáles son los tres o cuatro temas que considerás esenciales?

 Hoy necesitamos una ciudad que nos vuelva a encariñar. No se sabe si Chacabuco es una ciudad o un pueblo. Le falta urbanización,  un buen código de edificación. 

Necesitamos una ciudad limpia, ordenada. Un buen sistema de salud, hoy el Hospital está muy bien, tenemos buenos médicos, pero la gente se termina yendo a atender a Junín o Chivilcoy, es una cosa de locos, falta aparatología. Falta participación ciudadana para pensar en la Educación. Y necesitamos atacar las áreas de Seguridad y Tránsito. Hace 30 años atrás teníamos las puertas abiertas de nuestros hogares, hoy es imposible. Va a ser difícil, pero con políticas claras y con la gente idónea, es posible. Necesitás un buen equipo. 

Y también aceptar que la gente te critique, te traiga ideas. Las críticas sirven, no podés enojarte. A mí no me molestaría que me critiquen. No es difícil, se puede corregir. 

 

-Hablando de políticas de Estado, ¿qué opinión tenés del déficit habitacional?

-Estando en Jefatura Policial, a través de la caja de jubilaciones, traje las ideas y nunca tuve eco del Municipio. La caja de policías con el convenio del Instituto de la Vivienda, realizan casas para el personal policial. Chacabuco tiene un déficit de arriba de 80 casas, solo para el personal policial. Si se hacen ochenta casas para la policía, resolvés la situación de vecinos de ese sector, que dan trabajo a otros vecinos, pero el quid de la cuestión era que además tenían que contratar a gente de Chacabuco. En todas las ciudades de alrededor se han entregado viviendas, acá hace seis años o más que no se ha hecho nada. Lo mismo ocurre con el asfalto y otros temas. 

 

-¿Se puede pensar en avanzar con un plan de pavimentación para que quienes pueden pagar lo hagan?

-No quiero ser hipócrita. Tendría que revisar la parte legal de ese tema, pero no me parece que sea una locura. Consensuar con empresas locales y decir, empiezo un mandato y antes de terminar mi gestión tengo que entregar setenta o ochenta cuadras de pavimento. Tenemos un gran déficit estructural, un corralón con seis o siete máquinas que no funcionan, empleados sin ropa de trabajo. En estos días leí que hay que salir a alquilar máquinas para arreglar la ciudad, no puede ser. 

 

-¿Cuántas viviendas creés que se pueden hacer en Chacabuco y que además eso se transforme en una política de Estado? 

-No puedo prometer porque no sé con qué dinero cuenta el Estado. Creo que tranquilamente podríamos entregar en un mandato 150 o 180 viviendas. Porque mínimo 30 o 40 casas por año tenés que hacer. Y hay que apuntar a un sector que incluso puede pagar cuotas, no se las tenés que regalar. Yo me crié en un barrio que hizo Perón, y las familias las iban pagando. Con cuotas que en vez de pagar un alquiler, pagás una propiedad. Pasa mucho en San Luis, que se construyen casas por todos lados, y la gente la va pagando. Así la dignificás. Los vecinos quieren una casa propia, no quieren que se las regalen, quieren trabajar, sentir su sacrificio.