• 07:06
  • martes, 25 de enero de 2022

La dialéctica del amo y el esclavo: un análisis contemporáneo

Publicación pedida
La dialéctica del amo y el esclavo: un análisis contemporáneo

En 1807, el gran filósofo Hegel escribe  “La fenomenología del Espíritu” y dentro de ella se encuentra la “Dialéctica del amo y el esclavo”, una obra tan magnífica que nos permite analizar los dichos del Intendente actual, nuevamente cargados de odio, resentimiento, bravuconería, desprecio y muchas cosas más a las que nos tiene acostumbrados con su soberbia y aires de superioridad. Sobre todo cuando se dirige hacia los trabajadores municipales y la oposición política, a quienes mira con desaire y subestima todo el tiempo, pese a que nunca va a dejarnos callados.
Hegel plantea en su obra maestra el origen de la historia, es decir el origen de las relaciones humanas, y esta historia comienza en 2015, cuando el Dr. Aiola gana la Intendencia.
La misma se inicia cuando se enfrentan dos deseos, en el plano humano, el hombre anhela el deseo del otro, es decir que lo reconozca como su superior, que se le someta (como muchos de sus funcionarios). Es aquí cuando nuestro Intendente comienza a sentirse protagonista. Desde su asunción hasta la fecha, no ha hecho otra cosa que tratar de someter a todo aquel que piense distinto a él, persiguiendo, amedrentando a los trabajadores municipales y al arco opositor, obviamente fiel al espacio que representa. Todos sabemos de los dichos del entonces Ministro de Trabajo de María Eugenia Vidal, el señor Villegas, hablando de crear una Gestapo sindical, con la complicidad de la Justicia, los medios hegemónicos para perseguir a los trabajadores y opositores, acciones que son totalmente repudiables y que ponen en riesgo la convivencia democrática. Aquí en nuestro pago chico, las cosas no son muy distintas.
Siguiendo a Hegel, entre Aiola y los trabajadores, el deseo que prima es el del primero, ya que el trabajador tiene miedo a ser despedido, es decir lo somete a partir de la coerción y la intimidación, pues el intendente se convierte en el Amo y los trabajadores en los esclavos.
Pero la cosa no queda ahí y se pone más interesante cuando el amo queda en total insatisfacción, al ser reconocido por alguien que le teme, que no quiere ser despedido, ni perseguido, por ende, ese reconocimiento basado en el miedo le genera una insatisfacción que lo abruma. Y es ahí donde queda paralizado, porque el otro que lo reconoce no es más que un objeto.
Aquí se da la maravilla de la dialéctica, el esclavo trabaja para el amo (Aiola), el amo queda confinado a la pasividad, al ocio y al goce, es decir se transforma en un ser ocioso, por lo tanto, el amo termina convirtiéndose en un ser pasivo.
La maravilla de “La dialéctica del amo y el esclavo” es que nos permite comprender los 6 años de la actual gestión que no gestiona, y que son los trabajadores los que ponen en pie cada día el Municipio, mientras que Intendente y funcionarios engordan en sus sillones sin recibir ni atender los reclamos de ningún ciudadano… 
En seis años no se construyó una sola vivienda, un solo jardín de infantes, ni un solo pozo de agua que en esta época tanto nos hace falta, ni los trabajadores recibieron el tan ansiado bono de fin de año que tanto lo necesitan. Ni hablar de la persecución que sufrieron en plena paritarias salariales y los despidos arbitrarios en esta sensible época del año, etc, etc…
Mientras tanto, los trabajadores en plena pandemia pusieron alma, vida y corazón.
Entonces…¿el amo no es esclavo de su propia ideología? Del pseudo poder que pregona… 
¿No cabe preguntarse entonces quién es el vago que no trabaja?

Movimiento Mayo en el Frente de Todos.