• 04:44
  • viernes, 03 de diciembre de 2021

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Se conmemora cada 25 de noviembre, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1999 como un día de sensibilización y denuncia sobre la violencia contra las mujeres.

 

El origen de la fecha tiene que ver con el crimen de las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, quienes fueron brutalmente asesinadas en 1960 por orden del dictador Rafael Trujillo (1930-1961).

 

Luego, en 1979, la Organización de las Naciones Unidas consiguió la aprobación de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

 

Las hermanas Mirabal, fueron apodadas como “Las Mariposas”; las tres comenzaron activamente a participar de la lucha contra Trujillo, un dictador que no permitía las disidencias ni el activismo político. Manifestando un temprano interés por los estudios, las hermanas dedicaron gran parte de su vida a luchar por la libertad en un país entonces enmarcado en 'la era de Trujillo', una de las dictaduras más sangrientas de Latinoamérica. Minerva y María Teresa fueron constantemente hostigadas por su participación política, siendo apresadas varias veces.

 

En la actualidad, tenemos muy poco por celebrar y mucho por repudiar. En lo que llevamos del 2021, entre el 1 de enero y el 31 de octubre de 2021 se cometieron 227 femicidios y diez transfemicidios o travesticidios en el país y como consecuencia de los mismos, 255 hijas e hijos —de los cuales el 60 por ciento son menores de edad— quedaron sin madre.

 

Del total de femicidas, 27 eran agentes o ex agentes de fuerzas de seguridad y 17 tenían dictada una medida cautelar de prevención. En el 60 por ciento de los casos, eran pareja o expareja de la víctima.

 

Entonces es momento de preguntarse, ¿en qué estamos fallando? Aunque son muchas las conjeturas a las que podemos llegar.

 

El Sistema Judicial es una de ellas, por eso se insiste tanto en la capacitación a efectores de la Justicia y Fuerzas de Seguridad, para que el abordaje de una denuncia por violencia de género tenga un accionar con perspectiva de género.

 

Pero resulta necesario ahondar en un debate más profundo, debido a que todas las mujeres conocemos una amiga, prima o hermana que sufre o sufrió algún tipo violencia de género, pero poco se habla de los agresores, entonces es en este sentido, que resulta necesario repreguntarse algunas cuestiones en torno a la  legitimidad de la violencia: por ejemplo, ¿por qué tenemos tan naturalizada la violencia de género? ¿Por qué no somos capaces de remarcar actitudes machistas aunque las tenga un amigo o un familiar varón? ¿Por qué la violencia nos indigna tan poco?, ¿Por qué creemos que no implicarnos, es mejor?.

 

Como sociedad aún nos falta construir espacios para lograr visibilizar esta problemática y generar espacios de escucha para denunciar aquello que hoy resulta una violación a los derechos humanos.

 

La educación es uno de los factores principales e influyentes para la erradicación de la violencia: ¿Desde qué ideales de amor educamos a nuestros hijos y a nuestras hijas? ¿Qué patrones culturales imitan los y las jóvenes? ¿Qué creemos que es el amor?

 

¿Le damos espacio a las nuevas masculinidades? ¿Por qué les enseñamos a las mujeres a cuidarse de los varones, pero no les enseñamos a los varones a respetar a las mujeres? ¿Qué hay detrás de todas esas canciones de moda que romantizan la violencia y el machismo?

 

Son múltiples las causas que hacen que construyamos un ideal de amor romántico y patriarcal, pero también sabemos que la cultura es una construcción y que en la actualidad no para de deconstruirse.

 

Repensemos nuestras prácticas, repreguntémonos constantemente sobre nuestras actitudes, porque por muy mínimo que parezca, contribuyen a un mundo más equitativo y respetuoso.

 

Hoy las Mariposas Mirabal no pueden volar porque les cortaron las alas, sin embargo, nos dejaron un legado: salir a la calle a luchar y a visibilizar.

 

Por ellas y por todas las mariposas que nos arrebatan cada 37 horas. Por vos, por mí, por nosotras.

 

Área Municipal de la Mujer - Secretaría de Desarrollo Social