23:19 h. Lunes, 14 de octubre de 2019

 Wainfeld presentó "Estallidos Argentinos"

Ayer, el periodista estuvo en Chacabuco presentando su libro “Estallidos Argentinos”. La actividad, promovida por Cuatro Palabras, se llevó a cabo por la tarde y posteriormente por la noche en el salón de No Charles Cantinflas, lugar al que acudió un público numeroso. Varios dirigentes políticos también estuvieron presentes. “Me propuse darle un rizo, una vuelta al trabajo cotidiano del periodista”, comentó Wainfeld respecto de su propia obra, escrita sobre diez hechos de la historia reciente de la Argentina. “Nueve son reales, todos del siglo XXI, y uno es ficticio, lo inventé”, explicó. Por la mañana, el veterano profesional de los medios visitó los dos canales de televisión de nuestra ciudad y algunas radios.

cuatropalabras.com.ar  |  27 de septiembre de 2019 (09:14 h.)
Más acciones:

El periodista estuvo acompañado por Alejo Dentella, director de Cuatro Palabras, quien lo presentó como “un maestro”. Dentella también leyó una declaración de interés legislativo provincial para con el evento enviada por el diputado Mauricio Barrientos. El auditorio, que colmó las instalaciones del restobar No Charles Cantinflas, tuvo la oportunidad de compartir una cena con el autor después de la presentación.

Wainfeld empezó su intervención hablando del concepto del “palacio y la calle”: “hay un texto formidable sobre la crisis de 2001, de Miguel Bonasso, que se llama así, “El palacio y la calle”. Yo digo que, si Bonasso no hubiera escrito este libro, acaso hubiera sido un título más preciso que el que le terminamos poniendo a “Estallidos Argentinos”. 

“¿Qué me propuse con este texto?”, se preguntó el autor, y respondió: “Me propuse darle un rizo, una vuelta al trabajo cotidiano del periodista. Tomé diez hechos de la historia de la Argentina, de los cuales nueve son reales, todos del siglo XXI. Nueve son reales, uno es ficticio, lo inventé”.

Sobre los nueve episodios reales, Wainfeld señaló: “son aspectos, facetas, de la vida pública argentina, de la vida política, mediática también, muy importantes, que yo cubrí con bastante interés. Escribí muchos artículos cotidianos y, salvo dos episodios que están muy abiertos y que son los asesinatos de Santiago Maldonado y de Rafael Nahuel, los demás artículos parecen que están cerrados”. 

Siguiendo esa línea de pensamiento, el periodista explicó que pudo “volver a mirarlos”. “Eso habilita una mirada diferente. Puedo verlo de otra forma, puedo pensarlos de otra forma. Volví a hablar con fuentes que había consultado antes”, señaló y dio un ejemplo: “hay trabajos académicos muy interesantes escritos sobre la violencia de las fuerzas de seguridad. Por ejemplo, el asesinato de Kosteki y Santillán que se escribieron después y tomaron años. Entonces, hay una posibilidad de perspectiva que es muy interesante y eso posibilita una forma de mirar los hechos que me atrajo mucho”. 

También el autor de "Estallidos Argentinos" se refirió a la consecuencia de los hechos trabajados: “es interesante el aspecto de la comparación histórica. Cuando uno está observando, cuando yo observaba, cuando escribí el mismo día que sucedieron los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, no sabía que (Eduardo) Duhalde iba a renunciar como consecuencia de ese asesinato. Mayormente, no lo sabía nadie, él no lo sabía”. 

La cuestión contrafáctica

“Otra cuestión que me interesa mucho, es cuando el futuro está envuelto, está allá en un paquete”, expresó Wainfeld. “Uno sabe lo que ocurrió, lo que pasó: Eduardo Duhalde renunció, Adolfo Rodríguez Saá duró siete días y no dos años, Fernando de la Rúa no terminó su mandato(...) Hay un gran filósofo y más de un discípulo que dice que, todo lo real es posible. O sea, lo que sucedió, sucedió, era posible. Sin embargo, sabemos que en la historia, tanto en la subjetiva de nuestras vidas personales, como en las situaciones políticas, hubo otros porvenires que pudieron darse y no se dieron. Cuando escribíamos la columna, teníamos en la cabeza: `¿Y si Adolfo dura? ¿Y si Adolfo se queda con la presidencia?´ No solo si se quedaba con la presidencia `¿y si va de candidato en 2003 y gana?´ Hoy diría que había pocas posibilidades. ¿Pero, por qué no lo hizo?”

Respecto de esta misma cuestión, el autor formuló varios interrogantes: “¿Duhalde podía evitar, no caer en la virulencia, en la salvajada? ¿En no crear las condiciones de posibilidades de los crímenes que, en definitiva, le cerraron el camino a la presidencia institucional por el voto popular? Lo podía haber hecho, ¿por qué no lo hizo?”. “Esa bifurcación de futuros es fascinante también ¿porque ocurre esto y no aquello? ¿Por qué en la Argentina ocurren estas cuestiones? ¿Por qué se frustran algunos liderazgos?” 

Wainfeld también destacó “escribí diez crónicas que procuré que sean lo que algún gran escritor dijo: `la crónica periodística es cuento pero es verdad´. O sea: se tendría que leer como un cuento, pero, es verdad. Tendría que tener el garbo del cuento, el atractivo del cuento, la legibilidad del cuento. Me gustaría que estas crónicas, inclusive algunas que hablan de hechos muy densos, se pudieran leer en media hora, alguien sentado en un café”.

“Yo no represento a nadie”

En otro momento de la presentación, el autor de "Estallidos Argentinos" se refirió a su manera de relacionarse con los máximos protagonistas de la vida política argentina: “yo al `palacio´ no voy ni como amigo de los protagonistas, ni como representante de la sociedad civil.; yo no represento a nadie. Podría hacerlo, podría intentarlo, me podría haber presentado a las primarias, pero como no lo hago y tampoco formo parte de organizaciones sociales o sindicales, yo no represento a nadie”. y agregó: “este es un problema que tenemos los periodistas. La idea que el periodista viene en nombre de la sociedad civil a interpelar a no se quien. Eso me es ajeno”.