10:53 h. Miércoles, 20 de noviembre de 2019

Una verdadera marea verde en las calles de La Plata

OPINIÓN  Por Plenario de Trabajadoras  |  21 de octubre de 2019 (13:15 h.)
Más acciones:

En la marea que copa las calles de La Plata vuelve a hacerse sentir la voluntad de dar continuidad a la lucha por el aborto legal que ha conmovido al país.

Como en años anteriores, los recorridos de esta larga marcha dan cuenta de la lucha política en el Encuentro. La marcha oficial, que fue alterada a último momento por las agrupaciones que dirigen el Encuentro, alineadas con el Frente de Todos (PJ, Patria Grande, PCR y el kirchnerismo), evitó pasar en el camino frente a la Plaza Moreno en la que se encuentran la Catedral y el Palacio Municipal. De esta manera buscaban bloquear un pronunciamiento contra la Iglesia y el poder político.

En contrapunto, el Plenario de Trabajadoras y el Partido Obrero, de igual modo que las demás organizaciones del Frente de Izquierda Unidad y agrupamientos combativos del movimiento de mujeres, marchamos hacia ese centro de la Ciudad, denunciando al clero y al Estado, levantando bien en alto el reclamo por la legalización del aborto y el operativo de quienes se preparan para gobernar con el FMI de devaluar esta demanda hacia una despenalización, que no termina con la clandestinidad. Fue por este motivo que realizamos, durante todo el fin de semana, diversas asambleas para trazar un plan de lucha que nos permita obtener el derecho a decidir. 

Mientras se desarrollaba la enorme movilización, el debate presidencial dejaba al descubierto lo más reaccionario de los candidatos patronales.

El único que se pronunció en favor del encuentro y las reivindicaciones de las mujeres fue Nicolás Del Caño, candidato del FIT-Unidad.

Finalmente, en el acto de cierre, la burocracia que conduce los Encuentros impidió que se expresen las distintas voces y que muchas organizaciones que se movilizaron hasta el lugar subieran al escenario a hacer las propuestas. Proclamaron de manera unilateral la sede de San Luis, en un acto regimentado, con vallas de seguridad y golpes a las compañeras.

La intención de las numerosas delegaciones de Izquierda era proponer como próxima sede la Ciudad de Buenos Aires para que el año que viene, masivamente, el movimiento de mujeres se concentre en el centro del poder político. El 2020 se augura con fuertes batallas, cambiará la figura presidencial pero el FMI se queda y la ofensiva contra los derechos también. Por ello, con un gobierno aliado a las Iglesias y que se ha pronunciado en contra de avanzar con el aborto legal será fundamental impulsar esa lucha, por la ESI, por la separación de la Iglesia y el Estado. Con el FMI no habrá NiUnaMenos ni trabajo genuino, salario y condiciones laborales.