21:10 h. Domingo, 19 de enero de 2020

“El vecino es quien más sabe en materia de seguridad”

Entrevista Por Alejo Dentella

Marcelo Loyola se incorporó a mediados de enero de este año como Director General de Seguridad, con la idea de fortalecer las políticas integrales del área. “Me entusiasmo trabajar para definir una planificación y un modelo de seguridad para Chacabuco, que va camino a tener 60.000 habitantes, donde cada barrio tiene su propia idiosincrasia y  particular problemática”, dice quien ahora fue designado Secretario de Seguridad Ciudadana. 

cuatropalabras.com.ar  |  19 de diciembre de 2019 (09:00 h.)
Más acciones:

-¿Cómo se compatibiliza la problemática del momento en materia de seguridad, con la prevención del delito? 

-Son dos cuestiones que corren por cuerdas separadas, pero tienen una misma finalidad. Una cuestión es el modelo de seguridad que uno planifica, que tiene que ver con un contexto general para ir avanzando con medidas que se pueden tomar en un corto, mediano y largo plazo.Y otra, es la emergencia y lo cotidiano, lo diario que en materia de seguridad nos lleva a poner todo el énfasis. Yo necesito trabajar con una Policía Comunal que sea proactiva, que llegue al barrio, que llegue al patrullaje prevencional. Estamos trabajando con un programa de patrullaje prevencional para fortalecer y llegar a todos los barrios.

-¿Es difícil alcanzar los objetivos que se proponen? 

-No es fácil, porque siempre la manta para nosotros es corta, quisiéramos tener veinte patrulleros más. Hoy Chacabuco está dividido en cinco zonas o cuadrículas, donde cada una de ellas tiene un patrullero que permanentemente hace un patrullaje, pero la ciudad va creciendo demográficamente, entonces tenemos el proyecto de ampliarlo con más patrulleros, con más refuerzos para tener más prevención. Respecto a lo cotidiano, manejo estadísticas y Chacabuco en materia de delito está muy bien, en comparación con otras ciudades similares. Sabemos que no nos alcanza, es como dice el intendente municipal, donde tengamos un solo delito, ya estamos en problemas. 

-El trabajo de la coyuntura, como el de mediano y largo plazo, no se puede dejar de ponerlo en contexto político, ustedes siguen siendo gobierno, pero arrancaste con una política nacional que marcaba Patricia Bullrich y Cristian Ritondo, ¿Cómo te posicionas frente a estos tiempos que serán diferentes?

-Me quedo con lo que dijo la ministra de seguridad nacional, Sabrina Fredick: tenemos que hacer un reconocimiento del delito, reformular algún tipo de protocolo, que siempre hay que formularlos porque esto va avanzando y sobre todo, también, reforzar los patrullajes en los barrios. En relación al Ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni, cuando fui comisario general, superintendente y jefe de comunicaciones en su momento, tuve la posibilidad de trabajar en distintos operativos que hacíamos con la policía de la provincia de Buenos Aires y con las fuerzas de seguridad de provincia cuando él era Ministro de Seguridad de la nación. Siempre hubo por parte de él un grado de disposición excelente y esto no creo que vaya a cambiar, porque el tema de la seguridad nos compete a todos y en esto nadie puede escatimar. Nosotros nos vamos a posicionar con el mismo compromiso y por supuesto teniendo en cuenta los lineamientos.

-Estás en un cargo político donde te toca diseñar las políticas de seguridad, hay colegas tuyos que hacen hincapié en que al “vigi” hay que cuidarlo, es decir, al policía que está trabajando para que implemente estos diseños y esas políticas que ustedes piensan.  Cuando el policia saca el arma y mata, sin necesidad de tener que matar, ¿qué sucede internamente en las fuerzas?

-El policía no sabe demasiado de política, el policía tiene un centro de entrenamiento que lo que le va a marcar es la posibilidad de hacer un procedimiento correcto, para no tener después responsabilidades a futuro. En este contexto, yo estoy a favor de que el policía tenga que tener cada vez más capacitación y más entrenamiento, porque esto es lo que lo va a defender al policía en un enfrentamiento, porque es un segundo en donde el policía tienen que decidir, cómo intervenir. A veces, la mayor cantidad de estadísticas en llamados al 911, es de conflictos vecinales y cuando un móvil llega a un conflicto vecinal tiene que saber cómo va a proceder. Si está superado, pedir apoyo, porque además se encuentra con un hecho donde lo único que tiene es un llamado de emergencia donde hay un conflicto vecinal. El policía que llega a ese lugar todavía no sabe quién es el bueno y quién es el malo y tiene que decidir en un instante. Generalmente, en un conflicto vecinal los dos quieren tener razón, esto es correcto, pero ahí tiene que ser la intervención del policía la que calme los ánimos, y tiene que estar preparado para que la intervención no sea todavía más traumática, después la última intervención siempre va a ser personal del policía.

-Tenemos que desmitificar el significado de la palabra “inteligencia” utilizado dentro de los mecanismos de prevención, ¿Cómo te llevás con está situación?

-El eje de la gestión nuestra en seguridad va a ser la participación comunitaria, es decir, trabajar junto al vecino, y seguir trabajando contra el narcotráfico. El mapa de prevención vecinal tiene distintas etapas, la primera es cuando llegamos y dialogamos cara a cara con los vecinos en cada barrio. El vecino de cada barrio es el más sabio en materia de seguridad, porque esto lo he comprobado en programas trabajando en el conurbano, siempre el vecino sabe más. Así que nos va a dejar una planilla en forma anónima, no me interesa quién es el vecino, lo que me interesa es protegerlo, queremos seguir teniendo un vecindario tranquilo. Dentro de cada barrio estas planillas nos van a permitir a nosotros hacer un diagnóstico, a ver qué precisa en materia de seguridad. Vamos a reforzar con más patrullaje donde sea necesario. Cuando hay gente que aparentemente anda en algo raro los vecinos te lo dicen “acá venden droga”, por ejemplo. Vamos a investigarlo, pero vamos a investigarlo en serio. 

-Cuando hablamos de mapa delictivo, justamente es inevitable pensar en el crecimiento demográfico

-Chacabuco está creciendo a pasos agigantados, desordenado, y cuando crece de un modo desordenado, todo cuesta más. Esto es lo que plantea el intendente municipal. Cuesta llegar más con los servicios, y también con la prevención. Sería el hombre más feliz teniendo cercado y blindado a Chacabuco, teniendo una lectora de patente en todos los vehículos en cada acceso, teniendo dos accesos controlados con lectoras, para saber quién entra y sale de Chacabuco, porque la delincuencia también hace inteligencia, entonces, tenemos que estar un poco preparados. Estamos pensando en reforzar distintas áreas y no descarto que Chacabuco en algún momento tenga una segunda comisaría o una subcomisaría. 

-Tenemos barrios a 50 cuadras de la plaza

-Uno comienza a avanzar en la zona perimetral, en los barrios periféricos y hay tres manzanas con terrenos baldíos y después empieza otro poblado. Esta cuestión es la que por ahí nos dificulta la prevención, porque tenemos un gran descampado. Quiero que el vecino sepa quién es el comisario que tiene que cuidarlo, quiero que el vecino recupere esa confianza en el policía que en algún momento se perdió y no sé porque. Hay que recuperarla. Cuando llegamos a barrios periféricos yo hago la pregunta obligada “¿ven que el patrullero pasa?”, y al fondo hay dos casitas y te dicen sí. Esto me da la satisfacción por un lado de que estamos avanzando, pero también siento el temor de que no alcanza, a la seguridad nunca nos alcanzan los recursos. 

-Respecto a la problemática del “narcotráfico”, tenemos por un lado la cuestión de la adicción y otro el del delito que rodea al negocio, ¿cómo se trabaja en ese sentido?

-Una cuestión importante es la que tiene que ver con las adicciones y las soluciones terapéuticas. Estoy convencido que tenemos que ayudar a la persona que está sufriendo una adicción. Venimos trabajando con Sedronar, la secretaría de políticas integrales sobre drogas, y esperemos que nos siga acompañando. Sedronar tiene programas para instalarse en los barrios, y nosotros queremos trabajar mucho con las sociedades de fomento, porque el meollo de cada barrio está en las sociedades de fomento. De ahí surgen los problemas de adicciones, porque no siempre el adicto va a buscar una ayuda, a veces hay que ir a ayudarlo. Después tenemos el tema de la comercialización vinculada siempre a acciones delictivas, esto es lo que nosotros tenemos que perseguir. 

-¿Cómo viene la disponibilidad de agentes para el operativo Sol y cómo afecta a la localidad?

-Yo al operativo Sol lo he vivido siendo Comisario General, siendo superintendente y en realidad a veces no estaba de acuerdo con la dinámica. Porque de una manera u otra es sacar gente de una localidad, es la frazada corta. Vamos a tratar de que se afecte el menor recurso posible, ya estoy con gente de la fuerza que fueron compañeros hace muy poco tiempo. Hace cuatro años que me he retirado, tuve la posibilidad de ir a un acto de egreso con la idea de solicitar que la gente de Chacabuco siga trabajando en Chacabuco.

 

¿Cuando se pondrá en marcha el Consejo de Seguridad Municipal?

Me comprometo a empezar a hablar con los diferentes sectores de la sociedad para avanzar con este tema.