• 00:06
  • domingo, 24 de enero de 2021

“Vamos a ser inflexibles” 

Lo dijo el Intendente Aiola, que volvió a dirigirse en vivo a toda la población. En un breve comunicado informó las medidas que implementará Chacabuco por un lapso de catorce días para reducir la cantidad de contagios y pacientes activos covid-19. A partir de este lunes el horario comercial será hasta las 22:00, el horario de circulación en todo el partido de Chacabuco hasta las 23:00, con excepción del sector gastronómico que podrá abrir sus puertas hasta las 00:30. Quienes concurran, podrán circular hasta las 01:00 siempre que tengan el ticket de la consumición. Las reuniones sociales al aire libre, serán de hasta diez personas y se impondrán multas de hasta 3 millones de pesos para quienes organicen fiestas clandestinas. 

“Vamos a ser inflexibles” 

Después de algunos meses, el Intendente volvió a realizar una transmisión en vivo para anunciar los criterios de restricción que se impondrán en la ciudad. Según aclaró, se van a basar en el número de camas de Terapia Intensiva, número de internados por covid, cantidad de casos, y la disponibilidad del personal de salud. “Con estos parámetros vamos a ir tomando medidas, en relación al sentido común y el factor científico”, explicó y reiteró que su gobierno “adhiere totalmente a las medidas que tomó el gobernador el día sábado”. 

 

En tanto, el horario comercial será hasta las 22:00, el horario de circulación en todo el partido de Chacabuco hasta las 23:00, con excepción para el sector gastronómicos que podrá abrir sus puertas hasta 00:30. Quienes circulen después de esa hora -y hasta la 01:00- deberán tener el ticket de consumición. “Lo hacemos para mantener los puestos de trabajo de este rubro, este sector no es el que debe pagar el costo de las irresponsabilidades generales”. 

 

El jefe comunal dijo, además, que las reuniones sociales al aire libre, vuelven a reducirse, con un máximo de hasta diez personas, y adelantó que quienes realicen fiestas privadas clandestinas podrán percibir multas de hasta 3.364.000 pesos. “Vamos a ser absolutamente inflexibles”, afirmó. 

 

En cuanto al límite de horarios, Aiola explicó que se debe a que si bien “el virus circula las 24 horas del día, nosotros tratamos de evitar la cantidad de contacto de los ciudadanos de Chacabuco, de reducir este tiempo”. En ese sentido, aseguró que “Si hacemos las cosas bien, en catorce días debería haber una disminución paulatina de casos”. 

 

¿Por qué ahora?

 

En Chacabuco, la Provincia y la Nación se viene viendo un aumento de casos de forma exponencial que se explica en tanto que ha habido un relajamiento de las medidas de cuidado. “Si comparamos antes de las fiestas, antes del 20 de diciembre, había 70 casos activos y hoy tenemos un promedio de 170 casos activos, y está relacionado con el relajamiento del distanciamiento, con las fiestas clandestinas, entre otras”. En esa línea aseguró que “las nuevas medidas están relacionadas con cuidar al sistema de salud, para que cada vecino tenga respuesta de parte del Estado”. 

 

 

No son solo los jóvenes 

 

Mientras que en las redes sociales y medios de comunicación los distintos discursos apuntan hacia los jóvenes, hay indicadores que aclaran esta cuestión. Aiola hizo hincapié en que “si bien los jóvenes son transmisores de la enfermedad, los adultos también lo son cuando se juntan en reuniones, fiestas y quintas; así se explica la cantidad que tenemos hoy en día”, dijo. 

 

“Los trabajadores de la Salud están agotados”

 

Todo parece indicar que durante este año habrá medidas intermitentes que permitan ciertos momentos de aperturas, y otros de aislamiento. Aiola dejó en claro que en principio estas medidas se aplicarán por catorce días, hasta que los indicadores muestren una disminución de los pacientes contagiados y hospitalizados. “Sabemos que viene para largo, si bien hay una esperanza que es la vacuna, va a tardar en llegar y distribuirse, por lo tanto la única manera de cuidarnos por ahora y cuidar al sistema de salud es cumplir las medidas de prevención”, dijo el Intendente. Mientras tanto, las seis camas de Terapia Intensiva se encuentran ocupadas. Todavía hay respiradores a disposición, aunque los trabajadores de la salud están agotados. A ellos se refirió Aiola antes de despedirse, “Vienen haciendo un trabajo a destajo, hay cansancio, hay agotamiento, y están cansados de ver que mientras dejan todo para dar respuesta, no se cumplen con las medidas de prevención”.